:::: MENU ::::
  • 11.12.15
Homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, detención ilegal, amenazas y lesiones con empleo de armas. Esos son los delitos a los que se enfrenta Félix Matute, el hombre de 35 años que en la mañana del pasado martes hirió a dos agentes de la Guardia Civil en Montalbán, uno de los cuales tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Comarcal de Montilla, con pronóstico grave.



Pasadas las 9.00 de la mañana de ayer, el presunto autor de los hechos llegó al Palacio de Justicia de Montilla, fuertemente custodiado por miembros de la Guardia Civil, para prestar declaración ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2.

Ya en sede judicial, Félix Matute aseguró no recordar nada de lo sucedido este martes, cuando alrededor de las 11.30 de la mañana abrió fuego contra dos guardias civiles y un policía local que se habían personado en el domicilio familiar para interrogarle sobre unas supuestas amenazas que habría proferido el día anterior contra la familia de su expareja, con la que tiene dos hijos.

Fuentes próximas a la investigación relataron a Montalbán Digital que durante la declaración, Félix Matute no recordó ninguno de los hechos que desembocaron en su detención, aunque sí preguntó en varias ocasiones por una colección de cuchillos que, supuestamente, le fue incautada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tras el tiroteo registrado en su domicilio el pasado martes.

Tras su comparecencia en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2, el magistrado dictó un auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza, que condujo a este montalbeño de 35 años hasta el Centro Penitenciario de Alcolea, donde ha pasado su primera noche en la enfermería, tal y como ocurre con todos los internos de nuevo ingreso.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía confirmaron ayer que el juez de instrucción continuará con la investigación de los hechos, con lo que citará a declarar a familiares, vecinos y testigos tanto del incidente registrado en Montalbán –donde Félix Matute llegó a atrincherarse en el domicilio familiar, con sus padres dentro, por espacio de tres horas– como del episodio de presuntas amenazas que protagonizó contra los familiares de su expareja.

Avanza la investigación

Además de Félix Matute, ayer compareció en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Montilla su expareja, para declarar como víctima de un presunto delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género. Tal y como confirmó a este periódico el abogado de la mujer, el ahora detenido la había agredido y amenazado gravemente en anteriores ocasiones. “Hubo una denuncia anterior pero se retiró”, recordó el letrado.

Pese al auto de prisión provisional dictado ayer por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Montilla, la expareja de Félix Matute, natural de La Rambla, “sigue teniendo muchísimo miedo”, según indicó ayer su representante legal, quien se mostró convencido de que si la Guardia Civil no hubiera intervenido en la mañana del martes en Montalbán, “seguramente hubiera ido a por ella, si no en ese momento, a lo mejor por la tarde”.



El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Montilla, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, trabaja ya en la reconstrucción de los momentos previos al intento de homicidio que protagonizó Félix Matute en su domicilio de la calle Ancha, situado a escasos metros de la plaza de Andalucía.

Las primeras hipótesis apuntan a que fue la propia madre del ahora encartado la que alertó a los familiares de su exnuera de las intenciones de su hijo, que “entró en cólera” cuando supo que su expareja, que reside desde hace un tiempo fuera de la provincia, se había acercado a La Rambla. “Por eso ellos pusieron en conocimiento de la Policía Local y de la Guardia Civil de su pueblo que temían alguna reacción violenta por parte de su exyerno”, señalaron fuentes conocedoras del caso, que indicaron que ese fue el motivo por el que dos agentes de la Benemérita se personaron en la vivienda familiar de Montalbán, donde se desencadenaron los hechos que a punto estuvieron de costarle la vida a un agente de la Benemérita.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos