:::: MENU ::::
  • 12.6.16
En esta segunda parte de la investigación llevada a cabo con los escolares de Educación Primaria, vamos a abordar cómo lo hicieron las niñas. Recordemos que la propuesta que se les hacía en la clase era que dibujaran a un hombre y a una mujer trabajando, de modo que en la lámina blanca que se les entregaba dividida con una línea vertical por la mitad podían comenzar por quien quisieran, al tiempo que eran libres de elegir el trabajo que consideraban más adecuado para cada género.



Si ya supuso una enorme sorpresa comprobar que los niños, mayoritariamente, rompían con el estereotipo de que el trabajo de la mujer consistía en ser ama de casa, puesto que les atribuían a las figuras femeninas distintos trabajos o profesiones; en el caso de las niñas se acentúa, pues ellas apenas ligan a la mujer con el trabajo doméstico, si exceptuamos algunos casos en los que aluden de manera no consciente a los roles que sus madres ejercen en el hogar.

Es precisamente en el ámbito doméstico en el que se han producido enormes cambios, sea por las nuevas formas de familias, por la crisis que ha abocado a uno o los dos progenitores al paro, por las ideas de igualdad que, paso a paso, van calando en niños y niñas o porque las propias niñas dibujan, especialmente en las edades superiores, aquellos trabajos que les gustaría realizar cuando fueran mayores.

Los trabajos o profesiones que las alumnas han plasmado para el género femenino son muy amplias: profesora, veterinaria, doctora, arquitecta, enfermera, oficinista, policía, bombera, guardia de la circulación, etc. Las que asignan a los personajes masculinos suelen tener el mismo rango social e, incluso, en algunos casos con situaciones de superioridad femenina.

Para que veamos de modo concreto las imágenes que las niñas plasman de la mujer y del hombre trabajando, he seleccionado siete dibujos de los más de quinientos recogidos, de modo que iremos desde los 6 hasta los 12 años, edad esta última en la que acaban la Educación Primaria.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Comenzamos con una niña de 6 años que se encuentra en el primer curso de Primaria. La pequeña comenzó trazando, en la parte izquierda, una figura femenina que aparece delante de una pizarra. Esto tiene dos significados: por un lado, inicia el dibujo con una figura que pertenece a su propio sexo y, por otro, presenta como modelo de trabajo para la mujer a una profesora, una de las profesiones más citadas por las niñas que participaron en esta actividad.

Una vez que acabó la escena de ‘una mujer trabajando’, pasa a la derecha para llevar adelante la idea de ‘un hombre trabajando’, realizando una figura masculina en la misma actividad que la anterior, por lo que la pequeña autora muestra a ambos géneros en una situación igualitaria.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

La crisis social, económica y moral, que azota a gran parte de nuestro país, ha conducido a que en el seno de las familias aparezcan nuevas formas o nuevos roles. Suele suceder en las parejas más jóvenes que no tienen tantos problemas o prejuicios de repartirse las tareas domésticas, e, incluso, llegado el caso, el que los hombres realicen trabajos que tradicionalmente se han considerado femeninos.

Es lo que sucede en este dibujo de Lucía, una niña de 7 años que comenzó dibujando a un hombre fregando platos, al tiempo que en el lado derecho muestra a una mujer trabajando en la oficina. Son las imágenes que representan al padre y a la madre de la pequeña autora. Esta realidad la ve en su familia como algo natural, por lo ha asumido que los de trabajos de los géneros masculino y femenino no son tan rígidos y estáticos como tradicionalmente se han considerado.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

En las edades más pequeñas, es habitual que las niñas reflejen los trabajos que realizan sus padres, porque son los modelos más cercanos a ellas. Es lo que sucede en este dibujo de Alicia, una niña de 8 años cuyos padres recientemente se habían separado. En estos casos, la figura masculina suele dibujarse la primera, ya que manifiestan, de manera no consciente, que el hombre es quien tiene mayor poder en el seno familiar.

Alicia ha trazado, en el lado izquierdo, a un camionero, es decir, la profesión de su padre. Cuando acabó, pasó al lado derecho para dibujar a una figura femenina como ama de casa, es decir, encargándose de todo el trabajo que hay que ejecutar en el hogar. Este es uno de los pocos trabajos recogidos en la investigación en los que las niñas acuden a la imagen de la mujer para reflejar la idea de ‘una mujer trabajando’.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

A medida que van avanzando en edad, las niñas comienzan a reflejar situaciones alejadas de lo que ven en sus casas o a partir de los trabajos que realizan padres y madres. Esto se comprende bien al entender que hay muchas profesiones que pueden ejercerse socialmente y con las que llegan a identificarse.

Lo indicado podemos apreciarlo en el dibujo de la niña que realiza el cuarto dibujo que presento. Su autora, de 9 años, se encuentra en cuarto curso de Primaria. Comienza por el trazado de una figura femenina, en este caso, una profesora de inglés que está impartiendo la clase de este idioma. Una vez terminada la idea de ‘una mujer trabajando’, acude a realizar la parte derecha y nos muestra a ‘un hombre trabajando’ en la imagen de un taxista.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Tradicionalmente, se suele asociar al género masculino con aquello trabajos que implican fuerza y habilidad manual; mientras que al femenino con los que implican componentes emocionales y de cuidados personales.

Sin embargo, este esquema se está rompiendo en las generaciones más jóvenes, como he podido comprobar en esta investigación llevada a cabo en más de treinta centros de Primaria.

Para que veamos los cambios que se están produciendo en los estereotipos establecidos acerca de los trabajos que llevan a cabo hombres y mujeres, sirve bien este dibujo de Marina, una niña de 10 años que se encuentra en quinto curso de Primaria.

Comienza en el lado izquierdo con una figura femenina que está trabajando en un taller. Allí la vemos rodeada de todos los utensilios -mesa de trabajo, martillo, sierra, alicates, etc.- que son habituales en este tipo de trabajo. En el lado derecho, representa a un hombre como guardia de la circulación dirigiendo el tráfico.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Resulta curioso comprobar cómo, en esta investigación, las chicas de sexto curso apuntan hacia profesiones de gran reconocimiento social. Así, en la lámina de Silvia, una chica de 11 años que se encuentra en sexto curso de Primaria, vemos que acude a la figura femenina de una veterinaria que está cuidando de un perro.

Quisiera apuntar que el trabajo de veterinaria ha sido representado en los dibujos por un alto número de chicas como una profesión femenina muy estimada por ellas. Quizás se deba a que el cuidado de los animales, y, más aún, si tienen mascotas en sus casas es un motivo poderoso para ello.

Una vez terminada la figura femenina, en el lado derecho traza una masculina sentada sobre una mesa. Al preguntarle qué profesión es la que ejerce el hombre, la autora nos indica que es un abogado.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Acabamos esta breve visión de los trabajos realizados por las alumnas con uno que se corresponde con una chica de 12 años que se encontraba en sexto curso de Primaria. En la izquierda, aparece una figura femenina, vestida con una especie de mono, cubierta con un casco y con herramientas en la mano y la cintura. Por detrás de la lámina, ha escrito la palabra ‘arquitecta’. Una vez finalizada esta parte, pasa al lado derecho y dibuja a un hombre con gafas, arremangado, con un espejo en su mano derecha y unas tijeras en su izquierda. La profesión asignada al hombre es la de ‘peluquero’.

Quisiera, finalmente, cerrar este recorrido por esta investigación reafirmándome en lo que he comentado al inicio de ambos artículos: las ideas de niños y niñas acerca del trabajo masculino y femenino está cambiando considerablemente, de modo que los estereotipos que han funcionado en el imaginario colectivo a lo largo de los años se están rompiendo y da paso a unas opciones más igualitarias, de modo que tanto el hombre como la mujer tengan opciones de caminar hacia aquellos trabajos o profesiones que son las que verdaderamente les gusta.

AURELIANO SÁINZ

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos