:::: MENU ::::
  • 1.9.18
Montilla abrió anoche de par en par las puertas de su Fiesta de la Vendimia. Y lo hizo de la mano de una de sus principales embajadoras, la chef Eva Micaela Millán, quien evocó durante un ameno y emocionante pregón el “prodigioso y mágico” proceso de creación del vino en el marco Montilla-Moriles.



Presentada por José Luis Baños, responsable de visitas y eventos en Bodega Viña La Constancia de Jerez de la Frontera y uno de los grandes innovadores del enoturismo en Andalucía, la subcampeona de la primera edición de MasterChef, el popular programa de cocina de Televisión Española, glosó las excelencias de los vinos de su tierra durante el transcurso de un multitudinario acto que tuvo lugar en el patio central de Bodegas Pérez Barquero.

Licenciada en Biología y con un máster en Calidad y Seguridad Alimentaria, la pregonera de la Fiesta de la Vendimia reconoció que “aún poseyendo los conocimientos científicos que consiguen explicar el proceso de creación del vino, me gusta pensar que es prodigioso porque, en esencia, estamos bebiendo la vida de un organismo unicelular”.

Para Eva Micaela Millán, que hasta hace unas semanas ha estado al frente de las cocinas del Camaleón Mayakoba Golf Club, uno de los alojamientos más exclusivos de la Riviera Maya mexicana, “es mágico que tan solo a través del consumo de azúcar, las levaduras produzcan el etanol y el dióxido de carbono y que el fabuloso mundo de la química y la sinergia entre bacterias, levaduras, oxígeno y temperaturas nos regalen tantas clases de vinos que curan los ataques de acetona, ayudan a mejorar la circulación e, incluso, previenen el cáncer”.

En un pregón cargado de referencias a autores como Plinio El Viejo o Hipócrates y a anteriores pregoneros como el doctor Manuel Concha o el periodista Ezequiel Martínez, la chef montillana rememoró su llegada a la localidad de la que procede toda la familia de su padre.





“Me siento orgullosamente montillana y así deseo que me reconozcan allá por donde voy, porque amo y admiro a mi ciudad, a Montilla, el lugar de donde soy”, reiteró la pregonera, que aprovechó su paso por MasterChef para poner en valor no solo los vinos de su tierra sino, además, otros elementos típicos de la cocina cordobesa, como el ajoblanco montalbeño, la sopa de gazpachuelo, los flamenquines o el salmorejo.

Además de recordar a sus abuelos paternos –Carmela y Manolo, el popular Maestro Millán–, la joven cocinera relató su “proceso de amontillamiento” tras recalar en la localidad procedente de Jaén, toda vez que defendió la importancia de conmemorar la recolección de la uva.

“La Fiesta de la Vendimia no solo es importante para promocionar nuestros vinos, sino que también nos ayuda a no olvidar nuestro pasado, a recordar que detrás de cada copa que bebemos hay una historia escrita por trabajadores y trabajadoras en el campo, en lagares y en bodegas, que se esfuerzan para sacar a sus familias adelante a través de esta noble y nada sencilla labor”.

Eva Micaela Millán, que aprovechó el pregón para ofrecer una receta de tacos mexicanos de rabo de toro al Pedro Ximénez, animó a los jóvenes interesados en la enología o en la vitivinicultura a “conocer nuestra propia cultura y a hacerla verdaderamente nuestra” porque “es única y forma parte de nuestra identidad”. Para la pregonera, “está bien conocer otras culturas y os animo también a hacerlo, pero mi consejo en cocina es que antes de realizar un ceviche, hay que saber cocinar unas buenas alcachofas a la montillana”.



Como viene ocurriendo desde hace años, el pregón dio comienzo inmediatamente después del acto de coronación de la Vendimiadora Mayor, un honor que este año ha recaído en la joven montillana Helena García Fernández, que estuvo acompañada por su corte de damas, formada por Natalia Cubero Cano, Andrea Tejada León, Marina Santiago Olivares, Clara Bellido Pedraza, Ana Gómez Durán y Estrella García López, todas ellas en representación de colectivos vecinales y culturales del municipio.

Durante el día de hoy, la Fiesta de la Vendimia rendirá tributo a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba, coincidiendo con la conmemoración del cincuentenario de su fundación. A su vez, el enólogo montillano Miguel Cruz Marqués, uno de los más reconocidos expertos con los que cuentan los vinos del marco vitivinícola cordobés, será nombrado Capataz de Bodega, mientras que el ingeniero agrónomo morilense Fernando Fernández Cuenca recibirá el título de Capataz de Campo.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos