:::: MENU ::::
  • 18.11.18
Los vinos de Bodegas Robles han sumado esta semana tres nuevos galardones a su extensa lista de reconocimientos. En esta ocasión, la última apuesta de esta bodega familiar fundada en 1927, el vino Caprichoso, se alzó con una medalla de oro en el Austrian Wine Challenge Vienna (AWC Vienna), certamen líder internacional que ha contado con la participación de 12.402 vinos de 39 países de todo el mundo. Asimismo, su Pedro Ximénez Selección 1927 renovó su trofeo y medalla de oro al mejor vino de su categoría.



El AWC Vienna está reconocido por la Unión Europea como uno de los concursos del sector más importantes del mundo tanto por sus estrictas normas de cata a ciegas, que han permitido unos altísimos estándares de calidad de los vinos premiados, como por el nivel del panel de catadores que han participado en esta edición del certamen, desarrollado en el Colegio Federal y en la Oficina de Vinicultura de Klosterneuburg en cabinas individuales y anónimas.

Caprichoso es un ensamblaje de uvas ecológicas Pedro Ximénez y uvas frescas verdejo. Su amplia gama de frescos aromas a frutas, miel y flores hacen viajar al consumidor a la primavera en el viñedo Villargallegos, invadido por un manto vegetal repleto de inflorescencias y polen.

"Es un vino ecológico contemporáneo no incluido en la Denominación de Origen Montilla-Moriles, resultado de más de cuatro años de trabajo en los que se realizó un esfuerzo especial en comprender los nuevos hábitos de consumo de vino", subrayan desde Bodegas Robles sobre este vino, y que se haconvertido en la revelación 2018 para esta firma familiar, "tanto por su buena acogida entre el público como por los premios recibidos".

De esta forma, la medalla de oro recibida en el AWC Vienna se sima al resto de galardones obtenidos en 2018 como el oro en Biofach (Núremberg, Alemania); oro en Ecovino (La Rioja, España); oro en Ecoracimo (Córdoba, España); plata en Millésime Bio (Montpellier, Francia) y bronce en The Global Organic Masters (Londres, Reino Unido).



Por su parte, el Pedro Ximénez Selección de Robles 1927 –que ya percibió este premio hace dos años–se caracteriza por proceder una solera fundacional del año 1927, "una de las reliquias de la bodega" que es ligeramente refrescado cada año con vinos más jóvenes. "Una experiencia única de madurez y frescura que provoca un complejísimo retrogusto con recuerdos de chocolate, torrefactos toffees, pimientas y mentoles", apuntan desde Bodegas Robles.

Ambos reconocimientos en el certamen internacional austriaco se suman a las dos medallas de oro y un primer y segundo puesto, que Bodegas Robles recibió en 2016 por sus Pedro Ximénez Selección de Robles 1927 y Pedro Ximénez Piedra Luenga BIO, ambos en la categoría de "Vino Fortificado".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos