:::: MENU ::::
  • 21.7.19
El Hospital Comarcal de Montilla ha realizado durante los seis primeros meses del año cerca de 74.700 actos asistenciales, entre los que se encuentran casi 46.900 consultas externas, cerca de 25.600 urgencias, 242 partos y 2.000 intervenciones quirúrgicas. Precisamente, en el Área de Ginecología y Obstetricia, han sido 242 los partos registrados y 246 los bebés nacidos, 36 partos y 39 bebés más que en el mismo período de 2018, un aumento que supone el 17 por ciento con respecto al año anterior.



Con respecto a las intervenciones quirúrgicas, 1.054 han sido de cirugía mayor ambulatoria y 497 de cirugía menor ambulatoria, aplicándose en ambos casos técnicas quirúrgicas y tecnológicas más avanzadas y menos invasivas que la cirugía tradicional, permitiendo acortar el tiempo de recuperación en el postoperatorio y facilitar al paciente una incorporación más rápida a su vida cotidiana.

Precisamente, el modelo de Alta Resolución con el funciona el centro está articulado para evitar, en la medida de lo posible, largos ingresos hospitalarios. De esta forma, además de reducirse la posibilidad de contraer infecciones dentro del hospital, se disminuye la ansiedad del paciente al encontrarse en un entorno medicalizado y se le facilita una incorporación más rápida a su rutina diaria. En este sentido, hasta el 30 de junio se han registrado en 2019 un total de 1.531 ingresos, que han generado un total de 5.603 estancias hospitalarias.

En lo que respecta a las consultas externas (46.897), han sido las especialidades de Oftalmología, Traumatología, Rehabilitación, Ginecología y Aparato Digestivo, en este orden, las que más pacientes ha tratado. Además, nueve de cada diez pacientes que acudieron a las Consultas Externas del centro hospitalario pudieron marcharse a casa en el mismo día con un tratamiento a su problema de salud debido a que se beneficiaros de la consulta de acto único.

Con este sistema de atención, en tres o cuatro horas se completa todo el proceso asistencial de consulta, ya que en que en ese breve espacio de tiempo el paciente es visto por el especialista, se le realizan las pruebas diagnósticas y se le ofrece el diagnóstico y tratamiento más adecuado, evitándole desplazamientos sucesivos.

En el Área de Hospitalización, por su parte, se han producido 1.531 ingresos, que han generado 5.603 estancias, con una media de 3,7 días. Asimismo, por el Área de Urgencias han pasado 25.541 pacientes, con una media de 142 diarios. De ellas, no han necesitado ingreso el 95 por ciento.

En cuanto a pruebas diagnósticas, se ha llegado a superar las 32.656 realizadas en el área de Radiología (de las que 23.775 son radiografías simples, 3.008 ecografías, 3.568 mamografías, 55 Telemando, y 2.250 TAC). En cuanto al área que las solicita, más de 29.700 se efectúan para Urgencias y para Consultas Externas. El resto pertenecen a Hospitalización, al screening de cáncer de mama y a las solicitadas por Atención Primaria.

En lo que se refiere a pruebas de Laboratorio, se han llevado casi 554.000 análisis clínicos (incluyendo bioquímicas, gasometrías, orina, microbiologías, etc.), 116.323 pruebas de Hematología (entre hematimetría, coagulación y banco de sangre) y unas 4.000 pruebas de Anatomía Patológica.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 20.7.19
El Vermut VRMT. Receta andalusí de Bodegas Robles ha sido galardonado con un Gran Oro, la más alta distinción del Certamen, en la cuarta edición de los Premios Internacionales ConVino, uno de los pocos certámenes nacionales que premia las mejores bebidas con base de vino. El concurso, organizado por Alamesa Wine & Beer Action Marketing, contó con una sesión de cata celebrada en la Escuela de Cata de Madrid a cargo de expertos del mundo del vino y del análisis sensorial.



Bodegas Robles y el chef Paco Morales, que cuenta con una estrella Michelín, han elaborado el Vermut VRMT. Receta Andalusí sobre la base de un vino oloroso ecológico que ha envejecido durante ocho años en barricas de roble americano, una madera que le aporta un elegante aroma a vainilla.

En boca, un ligero toque de Pedro Ximénez despliega un amplio abanico de aromas a jalea de membrillo y tonos a miel. El vermú se macera con diez de plantas aromáticas presentes en el viñedo ecológico de Bodegas Robles, "en un intento por trasladar al producto la experiencia completa de las vides, protegidas durante buena parte del año por un manto de lavanda, amapolas, romero, tréboles y plantas silvestres.

Paco Morales ha incorporado aromas y recuerdos de la gastronomía andalusí y es el responsable de su equilibrio entre dulce, amargo y ácido que permite una prolongada presencia de sus aromas en el paladar y en la nariz. Dos años de intenso trabajo en biblioteca, cocina y viñedo que han permitido recuperar sabores perdidos en la memoria.

Esta nueva apuesta por los sabores andalusíes se suma a la línea de cooperación iniciada meses atrás entre Bodegas Robles y Paco Morales y que, de momento, no solo ha servido para hacer de las hojas adultas de vid de la variedad Pedro Ximénez un nuevo ingrediente en el Restaurante Noor, sino también para la creación de este nuevo vermú o el Agraz-Verjus, un aliño inspirado en la cocina tradicional de los imperios Almohades y Almorávides.

Apuesta por lo ecológico

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación tomó el relevo en la bodega y comprendió la necesidad de incorporar la viticultura ecológica y el trabajo con levaduras autóctonas a la tradición de la bodega.



A primera vista, los viñedos de Bodegas Robles tienen el aire de un jardín salvaje y romántico donde, sin embargo, no hay nada accidental. Su viñedo es el resultado de años de investigación en el que mantiene un diálogo permanente con la universidad y varios centros de investigación nacionales e internacionales.

Este proyecto de investigación fue reconocido por el Ministerio de Medio Ambiente, que premió a Bodegas Robles como la Mejor Empresa Ecológica en España 2006. En 2014, recibe el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Dos años más tarde, la firma recibió el Premio "Rutas del Vino de España", convocado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y por el Instituto de Turismo de España (Turespaña) y, en 2017, recogió el Premio Andalucía de Agricultura y Pesca otorgado por la Junta de Andalucía.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 20.7.19
A los políticos les preocupan las pensiones. Eso dicen. Seguramente las suyas. Nacen pocos niños, ¿pero qué ayudas hay para procrear? Ser madre o padre es un paso de gran responsabilidad: esa personita que va a venir al mundo tiene que tener las necesidades básicas cubiertas y, para ello, sus padres tienen que trabajar y ganar dinero.



Pero si hay paro, si hay sueldos míseros con los que un trabajador es pobre, ¿quién que tenga dos dedos de frente se va a embarcar en la aventura de ser padre? Si para sobrevivir tienes dos trabajos, ¿cuánto tiempo dedicas a tus hijos? Los niños no son macetas que se crían solas a las que apenas hay que regar de vez en cuando. Una criatura necesita amor, caricias, protección y una educación que le permita no ser un desgraciado el día de mañana.

Comprarles una tele y una videoconsola no es educar: es quitárselos de encima. Hay gente que está tan cansada que no tiene fuerzas para jugar con sus hijos y les compran cosas para tenerlos callados, haciéndoles creer que, en la vida, lo importante es lo material y que se puede conseguir todo sin esfuerzo.

Las normas son fundamentales: no vivimos en la selva. Veo a adultos sin capacidad de resiliencia, sin aceptar la frustración y creyendo que aún son infantes que tienen derecho a todo. Desgraciados que no ven que su vida depende de ellos. De nadie más.

Ahora que veo a mi amiga con noches sin dormir, con dedicación absoluta a amamantar a su pequeña, con su pareja llevando todo lo de la casa, me pregunto: ¿Cómo vamos a traer más españolitos si solo contamos con cuatro meses de baja? Y mucha gente, cuando vuelve, lo hace a jornada partida. Eso que llaman “conciliación familiar” es una fantasía solo al alcance de las altas rentas y de los bajos cariños.

¿Una persona que gana 600 euros puede pagar una guardería o a una persona que cuide de su prole? No. Si queremos apostar por la natalidad habrá que ayudar especialmente a las rentas bajas para que sigan trabajando y cotizando y no tengan que elegir entre tener hijos o abandonar el trabajo.

Si creamos más guarderías públicas, se contrataría personal, con lo que habría menos paro y más personas que cotizarían a la Seguridad Social, permitiendo así que la gente que tiene menos ingresos pueda tener hijos. No se puede juzgar a nadie por su elección de ser padre o no, pero se le puede dar la posibilidad de elegir. Para eso pagamos impuestos: para que la sociedad mejore y no para despilfarrar el dinero público en corruptelas.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ
  • 20.7.19
Teoría del valor, comunicación y territorio. Ese es el título del nuevo libro que ha publicado Francisco Sierra Caballero, catedrático de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla y nuevo colaborador de Andalucía Digital, de la mano del sello editorial Siglo XXI de España. La obra, que reúne aportes originales de autores de referencia como David Harvey, Toni Negri y Carlo Vercellone sobre Teoría del Valor y Revolución Digital, analiza las discusiones de aportes como las tesis sobre Capitalismo Cognitivo.



El nuevo volumen, que ha sido editado como autor por el catedrático de la Universidad de Sevilla, es fruto de tres años de trabajo e investigación en el marco del Seminario Internacional Milton Santos de Comunicación y Cultura Urbana.

"En un momento de crisis y tensiones geopolíticas, donde la brecha que separa a ricos y pobres es cada vez más profunda, repensar la agenda para la crítica materialista de la sociedad debe considerarse la tarea más urgente y necesaria", indica Sierra, quien se muestra convencido de que "hoy, en la era de las plataformas digitales, donde la figura protagonista es la del trabajador precario que las alimenta, el capitalismo opera desde la abstracción de un proceso de acumulación por desposesión procurando limitar el alcance de la lucha de clases como un problema del pasado merced a la dependencia del capital financiero".

Con el fin de comprender las contradicciones y los procesos de transformación actuales, los intelectuales y críticos sociales que aglutina este nuevo libro reformulan y amplían el horizonte de comprensión de la clave fundamental de cualquier reflexión que quiera enfrentar la actualidad del capitalismo: la Teoría del Valor.

Un reputado experto en Comunicación

Nacido hace 50 años en Gobernador, un municipio de poco más de 200 habitantes situado en la comarca granadina de Los Montes, muy cerca de Jaén, Francisco Sierra es catedrático de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla, donde dirige el Departamento de Periodismo I. Además, su nombre se hizo especialmente popular el pasado verano, tras ser incluido en el exclusivo comité de expertos que habría de evaluar a los aspirantes a dirigir Radio Televisión Española (RTVE).

Investigador del Instituto Andaluz de Investigación en Comunicación y Cultura, el nuevo columnista de Andalucía Digital  es fundador de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación y, en la actualidad, preside la Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura, así como la Asamblea de la Confederación Iberoamericana de Asociaciones Científicas en Comunicación.

Autor de relevantes ensayos sobre Comunicación, Política y Cambio Social, Francisco Sierra ha coordinado equipos internacionales de investigación para la Comisión Europea o para el Plan Nacional de Investigación y Desarrollo de España. El pasado mes de marzo, y de la mano de la Asociación Cultural y Científica Iberoamericana, presentó Introducción a la Comunicología, una obra en la que aborda, de manera crítica y panorámica, el ámbito de la mediación social y el papel que juega la comunicación en la propia conformación de la sociedad.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 20.7.19
La situación "dramática" que vivió hace unos días un vecino de Montemayor tras sufrir varios ataques epilépticos sin recibir atención médica ha llevado al alcalde de la localidad, Antonio García, a reclamar a la Delegación Territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía una mejora del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) que presta servicio en la comarca.



En declaraciones a Andalucía Digital, García se mostró convencido de que "la falta de dotación de recursos suficientes del servicio", así como los "protocolos de actuación establecidos" para este tipo de emergencias "derivó en una tardía actuación" el pasado 14 de julio, cuando un vecino estuvo "a punto de fallecer asfixiado" tras haber sufrido varios ataques epilépticos y esperar la llegada de los profesionales sanitarios "durante más de media hora".

En un escrito enviado por el alcalde de Montemayor a la titular de Salud y Familias en Córdoba, María Jesús Botella, el propio García relata que pasado un tiempo prudencial desde que los familiares del enfermo solicitaron asistencia médica a través del 112 y el 061, uno de ellos se desplazó hasta Fernán Núñez –centro de referencia de las urgencias para los vecinos de Montemayor– para comprobar que hubiese personal sanitario disponible.

Al llegar al centro,"los médicos se encontraban en la puerta esperando a que llegara la ambulancia –que no se encontraba en el centro de salud–, a pesar de que tenían allí el vehículo con el que se desplazan a las urgencias". Y es que, según trasladaron los efectivos sanitarios al familiar del paciente que requería atención médica, "debían ir con la ambulancia dado que la urgencia se realizaba a través del 112".

Media hora más tarde, un vehículo medicalizado sin personal sanitario a bordo llegó al lugar donde se encontraba el enfermo y "un rato después llegaron los médicos que, finalmente, se desplazaron en el coche de Urgencias", señala el alcalde en su escrito dirigido a María Jesús Botella.

A juicio de Antonio García, esta situación "de grave riesgo" es consecuencia de la respuesta "inadecuada" de los medios sanitarios con los que cuenta el municipio, de ahí que haya solicitado a la Delegación de Salud que el Centro de Coordinación Andaluz autorice al personal sanitario para que, en caso de emergencia, puedan salir de su base con el vehículo del que dispongan en el Centro de Salud y sin necesidad de esperar la llegada de una ambulancia o un permiso de una instancia superior.

Asimismo, el Ayuntamiento de Montemayor ha solicitado información sobre los servicios, equipos y personal sanitario "que, por ley, le puedan corresponder al Centro de Salud de Fernán Núñez, como centro de urgencias para unos 13.000 habitantes", con el objetivo de que en el mismo "se presten los servicios correspondientes" y, de este modo, "evitar que vuelva suceder lo ocurrido", dado que para el Consistorio montemayorense dichos servicios se consideran "insuficientes" y "no adecuados para la demanda asistencial".

Por último, García ha denunciado que el DCCU que presta servicio en Montemayor "dispone de una sola ambulancia con personal sanitario para atender todas las urgencias que puedan acontecer" lo que, en opinión del primer edil, "es claramente insuficiente, ya que del mismo depende un gran número de habitantes de toda la zona".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 19.7.19
La Guardia Civil ha detenido en las localidades cordobesas de Montoro y Villa del Río a tres personas como supuestas autoras de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y otro de pertenencia a organización criminal. La actuación se ha desarrollado en el marco de los servicios realizados en la Operación Braca Victus.



Las investigaciones se iniciaron tras la desarticulación el pasado mes de diciembre de otro grupo criminal que operaba en las localidades de Villa del Río y Montoro y que concluyó con la detención e ingreso en prisión de la mayoría de los integrantes de esa banda. De este modo, los ahora detenidos se habían hecho con el control de la venta de droga en la comarca del Alto Guadalquivir, implantando sus principales puntos de venta en Montoro y Villa del Río.

El avance de la investigación permitió identificar a los tres integrantes del grupo y comprobar que estaban perfectamente estructurados. Así, en un primer escalón se encontraban un vecino de Villa del Río que era quien tomaba las decisiones sobre la venta de drogas y se encargaba de la venta en la localidad de Villa del Río; en un segundo escalón se encontraba un familiar y otra persona, con residencia en Montoro, que eran los encargados de la venta de la droga en esta y otras localidades próximas.

Durante el desarrollo de la operación, los investigadores de la Guardia Civil detectaron que el grupo criminal tenía previsto adquirir una importante partida de droga, por lo que se intensificaron los servicios de vigilancia sobre los mismos, lo que permitió localizarlos en Montoro, procediendo a su detención y a la aprehensión de más de 300 dosis de cocaína.

Con esta operación la Guardia Civil desarticula, por tercera vez consecutiva, los intentos de los grupos criminales que intentan controlar el negocio de la droga en la comarca del Alto Guadalquivir. La primera vez fue en mayo del pasado año, en la localidad de Bujalance, donde la Guardia Civil desarticuló una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, blanqueo de capitales y receptación de bienes robados.

En aquella ocasión, además de la detención de los doce integrantes del grupo, se desmanteló un punto “muy activo” de venta de droga, e intervino a la organización 700 dosis de cocaína, más de 130 dosis de heroína y más de 20 dosis de “basuco”, así como numerosos efectos, muchos de ellos de ilícita procedencia.

El segundo operativo tuvo lugar el pasado mes de enero en Montoro y Villa del Río donde, tras la detención e ingreso en prisión de la mayoría de los integrantes del grupo desmantelado en Bujalance, la Guardia Civil detectó que otro nuevo grupo se había hecho con el control de la venta de droga en la comarca del Alto Guadalquivir, montando sus principales puntos de venta en las localidades de Montoro y Villa del Río y en la vecina localidad de Torredonjimeno (Jaén).

En esta ocasión, además de desmantelar siete puntos de venta de drogas en dichas localidades y detener a los nueve integrantes del grupo, la Benemérita intervino a la organización criminal 1.500 dosis de cocaína, 525 de mdma y 27 de “Basuco”, así como dos vehículos de alta gama, diversas joyas y 15.000 euros supuestamente producto de la venta de la droga.

En esta tercera ocasión, la Guardia Civil, con estas tres nuevas detenciones, da por desarticulada la estructura organizada de tráfico de drogas en la comarca cordobesa del Alto Guadalquivir.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 19.7.19
Los sueños, las esperanzas, la familia, la educación, la cultura... son parte indivisible de un territorio. Los municipios son la parte político-administrativa de un territorio e, institucionalmente, son responsables de la aplicación de las normas y políticas que se aprueban a nivel nacional e regional, aunque es cierto que tienen cierta autonomía para aplicar y aprobar políticas públicas a nivel local. Por tanto, es en el municipio donde realmente se pueden erradicar las desigualdades y donde se puede llegar a una igualdad plena y efectiva.



Los municipios son el espacio más cercano a los ciudadanos, ya que es aquí donde viven y se desarrollan las personas. También en estos microespacios territoriales es donde  aprenden, se forman y se culturizan nuestros jóvenes.

Las limitaciones, los paradigmas, los efectos del micro y del macromachismo se dan en la vida cotidiana de los municipios, siendo más acuaciantes en los territorios más pequeños, pues este concepto se simplifica más conforme más pequeño es el municipio, dado que resulta más fácil de controlar lo que hacen y no hacen los vecinos.

Ello implica que las tradiciones, las formas obsoletas de ver las cosas, se multiplican por diez, siendo la crítica destructiva la que refiere el quehacer social de las pequeñas urbes. Sin embargo, el potencial de producir cambios es muy fuerte –e incluso sostenible–, ya que este acontecer urbano puede producir cambios sostenibles en el tiempo, desintegrando los estereotipos desde el aprendizaje por imitación.

La promoción del asociacionismo, sentar las bases de la igualdad de género, trabajar desde la cercanía, hacer que las Administraciones se conviertan en los inductores de la igualdad, son el punto de inflexión necesario para que comencemos a erradicar las desigualdades y a trabajar en las potencialidades de las personas, sin distinciones ni desigualdades.

Hasta ahora son las ciudades de medio y gran porte las que han generado y han sido protagonistas de los distintos movimientos y acciones dirigidas a concienciar en la necesidad imperativa de trabajar por la igualdad. Sin embargo, se hace necesario promover desde lo urbano y lo rural acciones que permitan perforar todas las fases inductoras de las desigualdades, concienciando a la ciudadanía de la necesidad de erradicar viejos conceptos desde el núcleo de la familia.

Son los rincones más recónditos de los municipios donde hay que trabajar para que las mujeres y las niñas puedan sentir una igualdad plena. Son muchos los municipios andaluces que, en pleno siglo XXI, sientan sus bases y creencias en estereotipos erróneos que fueron marcados a fuego.

De hecho, aún podemos apreciar muchas familias en las que ellas renuncian a todo para estar al cuidado de los hijos, teniendo el hombre el roll de traer el dinero a casa y visitar los bares populares de hombres después del trabajo, evitando participar de la educación ni de la vida de los hijos.

La cultura es una parte importante de nuestros pueblos y medios rurales, pero es cierto que en muchas ocasiones confundimos cultura con estereotipos y creencias erróneas que tienen su origen muchos siglos atrás. Ello limita a personas y familias, que sufren en silencio para no hacer público su sentir y, de esta forma, ser criticados y puestos en evidencia.

Trabajar con estos municipios, crear conceptos nuevos, construir una nueva mirada construida por todos y todas permitirá crear una mirada conjunta e territorial que identifique a cada espacio municipal como único y especial, donde se trabaje la igualdad de género, la integración, la transversalidad del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 y su capilaridad en todas las acciones del acontecer urbano de una forma más personalizada y adecuada a las necesidades y exigencias del territorio.

El ODS 5, que es la Igualdad de Género y la Agenda 2030, son herramientas que deben estar en la base del ordenamiento territorial y de la erradicación de las desigualdades, poniendo en la mirada de los territorios la necesidad de que se conciencie y actúe desde una perspectiva más igualitaria, incluyendo el género como un vértice fundamental y transversal de las políticas públicas y de los proyectos que se desarrollen en el territorio. Por lo tanto, son los municipios el ángulo y vértice indiscutible y necesario para el desarrollo y la aplicación de políticas y acciones firmes y contundentes en género e igualdad.

Estando en Brasil como asesora del movimiento municipalista latinoamericano, tuve la gran suerte de poder participar como consultora de un grupo humano para la construcción y la fundación del Movimiento de Mujeres Municipalitas de Brasil, que tiene entre sus objetivos promover la participación de las mujeres en la vida pública y política de sus municipios.

Este movimiento, con base en la Confederación Nacional de los Municipios de Brasil, es hoy día un modelo de buenas prácticas que ya tiene estadísticas municipales, en las que la participación de las mujeres en el acontecer municipal y rural ha crecido considerablemente, lo que pone de manifiesto la importancia de empoderar y trabajar con los municipios en la implementación de acciones que tengan como objetivo final las personas, sin dejar a nadie atrás.

En definitiva, si fortalecemos a las mujeres y a las niñas con programas, proyectos y políticas locales, estaremos trabajando para una Andalucía más justa y más equitativa para las personas.

MERCEDES C. BELLOSO
  • 19.7.19
Con el Castillo de los Duques de Frías como telón de fondo, el Ayuntamiento de Montemayor, en colaboración con la Diputación de Córdoba, dio comienzo ayer a la novena edición de Montemayor Medieval, una iniciativa que pretende recuperar una parte fundamental de la historia de este municipio de la Campiña Sur y que, en esta ocasión, se centra en el legado andalusí como hilo argumental.





A lo largo de tres días, la actividad permitirá rememorar la llegada de los primeros pobladores procedentes del asentamiento cercano de Dos Hermanas gracias a una espectacular puesta en escena que ha transformado algunas calles del municipio en enclaves medievales.

El programa de actos arrancó ayer con el tradicional Desfile de la Fundación, en el que juglares, guerreros, bailarinas y cetreros hicieron su entrada en la localidad para desembocar en la Plaza del Mirador, donde se celebró una de las citas más consolidadas de este programa, La Comitiva del Cochino, que ofreció un gran banquete comunal amenizado por actuaciones, combates y la representación de la obra Orígenes Andalusís.

"Nuestro municipio dispone de un patrimonio histórico y cultural que nos hace singulares y con actuaciones como ésta conseguimos ir dándolo a conocer año tras año, aprovechándolo para incrementar ese turismo de interior en el que debemos seguir trabajando", indicó la primera teniente de alcalde de Montemayor, Ana María Guijarro, en la presentación de la novena edición de este programa.

AYUNTAMIENTO DE MONTEMAYOR - LA FUNDACIÓN - MONTEMAYOR MEDIEVAL

Por su parte, Antonio Soto, concejal de Cultura, explicó que Montemayor Medieval recrea la llegada de los pobladores al Monte Mayor de la Campiña, buscando un lugar de refugio ante el ataque de la frontera. Un legado histórico que a través de esta iniciativa "se conjuga con fiesta, gastronomía, desfiles, y talleres, entre otras propuestas".

Esta edición introduce como principales atractivos un seminario sobre los castillos en la provincia de Córdoba y la continuación de las excavaciones en el mismo enclave donde apareció el pasado año el excepcional carro íbero. A su vez, esta misma tarde, a partir de las 20.00 horas, se celebrarán talleres medievales para todos los públicos, con juegos de habilidad, escuela de escuderos, tiro con arco, lucha de espadas y gladiadores y malabares, entre otros. También tendrá lugar un espectáculo de cetrería y, en el Paseo, se representará a partir de las 23.00 de la noche las obras Peronio Circus y Lazarrillo de Tormes.

Asimismo, desde ayer y hasta hoy se celebra en la localidad el XIV Seminario de Historia Medieval, impulsado por la Universidad de Córdoba, en el que se está abordando el paisaje fortificado medieval de Córdoba y las aportaciones realizadas a través de las diferentes investigaciones arqueológicas desarrolladas al respecto.





Este encuentro, organizado desde el Área de Historia Medieval de la Universidad de Córdoba (UCO) a través del profesor Javier López Rider y el Grupo de Investigación HUM-128 Meridies, junto con el Ayuntamiento de Montemayor, Diputación de Córdoba y Cajasur, ha permitido reunir a un extenso grupo de expertos para conocer las diferentes actuaciones que se están desarrollando en el territorio de la provincia por preservar sus paisajes fortificados y, de esta forma, conectar este patrimonio.

"Existen multitud de intervenciones arqueológicas y tareas de restauración en diversos castillos, cuyos resultados, apenas son divulgados para el conocimiento tanto de otros especialistas como para la sociedad en general. En esta reunión, expertos en la materia tanto de la Universidad de Córdoba como de Jaén, además de arqueólogos, mostrarán la metodología que emplean, los resultados que van alcanzando y la puesta en valor en los municipios de esa investigación arqueológica de las fortificaciones medievales", subrayaron desde el Ayuntamiento de Montemayor.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 19.7.19
Las primeras uvas del marco vitivinícola Montilla-Moriles comenzarán a recolectarse a finales de esta semana o o a comienzos de la siguiente. Así se avanzó ayer durante el pleno que celebró el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y en el que se puso de manifiesto que la falta de precipitaciones durante buena parte de la primavera aconseja adelantar unas dos semanas el inicio de la vendimia, la más temprana de la Europa continental.



De este modo, la recolección mecánica de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza, podría arrancar en la madrugada del próximo lunes, si bien no se descarta que los controles a pie de viña que desarrollan los enólogos de las distintas cooperativas y bodegas adscritas a la DOP Montilla-Moriles aconsejen, incluso, un inicio más temprano.

Tras la recogida de la variedad Chardonnay, la vendimia continuará con las uvas del tipo Verdejo, Sauvignon Blanc y Moscatel para, finalmente, completar la campaña con la recolección de la variedad autóctona del marco Montilla-Moriles, la Pedro Ximénez, que se extiende a lo largo del 85 por ciento de la superficie del marco vitivinícola cordobés.

De esta forma, Montilla-Moriles adelantará casi en veinte días el inicio de la campaña con respecto a 2018, cuando la recolección se inició el 8 de agosto, fecha habitual para el comienzo de la vendimia en el marco cordobés. En esta ocasión, la falta de precipitaciones durante la pasada primavera ha motivado este adelanto de la cosecha, una situación que no es nueva en la zona pues, ya en 2017, la corta de la uva arrancó el 19 de julio, tras una intensa ola de calor que asoló la Campiña cordobesa.

Asimismo, la falta de precipitaciones no solo marcará un inicio más temprano de la vendimia sino que, además, hace temer una caída de la producción con respecto a la pasada campaña próxima al 30 por ciento, si bien se espera cosechar un fruto de "gran calidad" gracias a las suaves temperaturas registradas en los últimos meses, lo que ha favorecido un proceso madurativo sin estrés térmico.

El pasado año, el marco Montilla-Moriles finalizó la vendimia con un aforo final de 44 millones de kilos de uva blanca, una producción que supuso un incremento del 30 por ciento con respecto a la cosecha registrada en 2017 gracias a la tardía maduración de la uva propiciada por una primavera muy lluviosa y un mes de julio anormalmente fresco.

Con todo, en los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del año 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

Un sector emblemático

El marco Montilla-Moriles cuenta en la actualidad con algo más de 2.000 viticultores inscritos y con una superficie de viñedo que alcanza las 4.890 hectáreas inscritas en la Denominación de Origen Protegida (DOP), un tercio de ellas ubicadas en la Zona de Calidad Superior. A finales de la década de los setenta, Montilla-Moriles llegó a tener casi 20.000 hectáreas de viñedo y tras el importante arranque de cepas que tuvo lugar en los años ochenta y noventa, la superficie se ha estabilizado prácticamente en la última década.

En la actualidad, la DOP Montilla-Moriles engloba 18 municipios. De este modo, las localidades que conforman la Zona de Producción son Montilla, Moriles, Doña Mencía, Montalbán, Monturque, Nueva Carteya y Puente Genil, así como parte de los términos municipales de Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Castro del Río, Espejo, Fernán-Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor y Santaella. La Zona de Crianza se completa, además, con el núcleo urbano de Córdoba capital.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos