:::: MENU ::::
  • 30.6.20
La Empresa Provincial de Residuos y Medio Ambiente (Epremasa) de la Diputación de Córdoba ha puesto en marcha la mejora y la renovación de la instalación de tratamiento de residuos del Complejo Medioambiental de Montalbán, una actuación que ha contado con una inversión de 5.238.305 euros.



Así, lo ha dado a conocer su presidente, Francisco Palomares, para quien “esta intervención se hacía necesaria ante los nuevos retos que se nos plantean en materia medioambiental y ante nuestro objetivo de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Según Palomares, “la incorporación de esas mejoras nos permitirán el aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos, cumpliendo así con el principio de jerarquía de residuos, primando la recuperación, el compostaje y el reciclado, frente a su eliminación”.

“No encontramos ante un ambicioso proyecto que dio comienzo el pasado mes de febrero y que, pese a los inconvenientes generados por la situación que hemos vivido, ha podido concluirse dentro de los plazos establecidos”, ha añadido Palomares.

El también delegado de Medio Natural y Carreteras de la institución provincial ha abundado en que “se han realizado tres actuaciones diferenciadas, consistentes en una renovación de la línea de tratamiento de la fracción resto, una mejora para incorporar nuevos equipos con novedades técnicas en separación y compactación y una instalación para la separación de envases monodosis”.

Esta renovación ha posibilitado la incorporación de una instalación de transferencia para rechazo, equipos de separación de plástico film, un triturador para rechazo, trómeles, prensas, separadores ópticos, desdoblamiento de separador balístico, ejecución de trojes de almacenamiento de material y renovación de equipos obsoleto, consiguiendo una instalación con todos los procesos automatizados.

Palomares ha remarcado que “como consecuencia de los cambios tecnológicos acometidos ha tenido lugar un desdoblamiento de parte de las líneas existentes en la planta, mejorando los rendimientos y alcanzando un aumento de los materiales recuperados en la Planta de Valorización, algo que, sin duda, viene a contribuir al medio ambiente y la salud de nuestros pueblos”.

“Estas mejoras vendrán a mejorar el tratamiento de residuos en la provincia, convirtiendo al complejo de Epremasa en un referente en la materia al conseguir que el proceso de tratamiento de residuos no genere fuera de la planta ningún residuo que pueda contaminar el entorno”, ha señalado Palomares.

El presidente de Epremasa ha recordado que “este año celebramos el 20 aniversario de esta planta, una instalación en la que se realiza el tratamiento de los residuos municipales que se generan en la provincia, atendiendo a un total de 459.532 habitantes, en gran parte población rural, con una generación de residuos que supera anualmente las 200.000 toneladas”.

El Complejo de Montalbán cuenta con un sistema de tratamiento que incluye la planta de recuperación de materiales reciclables (fundamentalmente materiales plásticos, metálicos y papel procedentes de la recogida selectiva de las fracciones envases y orgánica-resto), y la fracción orgánica mediante su bioestabilización en túneles de compostaje, además de otros servicios relacionados.

Según Palomares, “podemos señalar que su actividad transcurre de manera satisfactoria, posibilitando eI cambio del modelo de tratamiento de residuos de la provincia de Córdoba y contribuyendo a la recuperación de gran cantidad de material”.

A modo de conclusión, el presidente de Epremasa ha hecho hincapié en que “todas estas actuaciones van encaminadas a poner al servicio de la ciudadanía todas las infraestructuras y medios para alcanzar el ambicioso objetivo de contribuir a la mejora del medio ambiente y a la consecución de los ODS”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: CEIP MIGUEL DE CERVANTES (PERIÓDICO ESCOLAR)
  • 29.6.20
Más por suerte que por voluntad soberana de los votantes, los españoles más vulnerables y débiles (entre los que incluyo a los trabajadores, las amas de casa, las personas dependientes y la mayoría de los jóvenes y los niños) pueden albergar motivos para una cierta esperanza en que el Gobierno de España intentará defender y proteger los intereses generales de la ciudadanía.



Por suerte, el país está dirigido por un Gobierno de izquierda, nada radical, que conjugará, si no traiciona sus promesas, el interés social con el económico, lo que significa que no doblegará el primero a las exigencias del segundo, como hace y ha hecho siempre la derecha para satisfacer intereses particulares muy poderosos.

Las clases más desfavorecidas, las primeras que son olvidadas y que tienen que cargar con todos los sacrificios, tienen motivos para una cierta confianza en que, en esta ocasión de emergencia sanitaria y crisis económica, no serán dejadas de la mano de Dios por un Gobierno que, a los pocos meses de su formación, ordenó una subida espectacular del Salario Mínimo Interprofesional, comenzó a compensar el salario de los empleados públicos (profundamente devaluados por la anterior crisis financiera) y ha derogado el despido de cualquier trabajador por causas médicas.

Un Gobierno que, enfrentado a la crisis sanitaria, ha facilitado los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor, que benefician tanto al trabajador (no agotan su derecho al paro) como a las empresas (no asumen la carga empresarial de la cotización), gracias a los cuales el trabajador no rompe su vinculación laboral con la empresa durante el actual parón de la actividad económica causado por la pandemia.

Todas ellas son medidas de fuerte impacto para las cuentas del país que el Ejecutivo adopta priorizando las necesidades sociales a las estrictamente económicas, como se espera de un Gobierno de izquierda, sin por ello renunciar al sistema capitalista ni a la economía de mercado, por mucho que la derecha lo acuse de actuar de manera radical y hasta revolucionaria.

Comparado con la actuación del anterior Gobierno conservador durante la pasada crisis financiera, que practicó recortes drásticos en el gasto social, redujo a su mínima expresión al Estado de Bienestar y solo ayudó con el rescate europeo al sector financiero (los bancos) con préstamos a fondo perdido, el actual Gobierno parece más preocupado por que las clases desfavorecidas no salgan perjudicadas por la emergencia sanitaria-económica.

Ello es motivo de cierta esperanza en que las cargas no golpeen otra vez a los débiles y desafortunados de la sociedad, haciéndolos más pobres aún. Sus medidas han sido oportunas, necesarias y sensibles socialmente, diametralmente opuestas a las que tomaría un Ejecutivo preocupado exclusivamente por el interés económico y mercantil.

Muchos de los que aplaudieron por las tardes a los que se enfrentaban “en primera línea” a la pandemia, exhibiendo así un agradecimiento público a la abnegada actitud profesional de los sanitarios y otros colectivos, más por entretenimiento que por verdadera empatía, fueron los mismos que apoyaron con su voto los recortes en la sanidad y en el resto de prestaciones sociales como si fueran gastos suntuarios.

La ideología que considera elefantiásico al Estado y pugna por “adelgazarlo” es la misma a la que se adscriben los que ahora se indignan de que el Gobierno no disponga de recursos materiales y humanos para afrontar la emergencia sanitaria con mayor diligencia y eficacia.

Los que ahora apoyan de manera cómoda y nada comprometida (con aplausos) a los funcionarios públicos por su entrega en condiciones de carestía son los que anteriormente defendieron la precariedad en sus condiciones y recursos.

Los que privatizaron hospitales se quejan de falta de camas de Cuidados Intensivos y los que externalizaron servicios, porque eran más rentables prestados por la iniciativa privada, se sorprenden de que las residencias de ancianos hayan sido focos de contagio que diezmaron miles de vidas de nuestros mayores, a los que no se les permitió acudir a los hospitales para no colapsar las escasas camas de UCI. Es la actitud cínica de los hipócritas que no son consecuentes con sus decisiones políticas.

Afortunadamente, por suerte más que por voluntad expresa, existen motivos para una cierta esperanza de que las cosas no sean tan insoportables para “los de siempre”, para los que dependen de los servicios públicos, y de que se protejan también las necesidades sociales tanto como las económicas.

Hasta la derecha política, que no social, reclama ahora la potenciación de la sanidad y las redes de auxilio público de la población (sumándose incluso a la aprobación del Ingreso Mínimo Vital), aunque sea por mera estrategia electoral y con la boca pequeña.

Hay actualmente la oportunidad, simplemente coyuntural, de rediseñar y fortalecer la sanidad, la educación, las residencias de la tercera edad y demás servicios y prestaciones públicos en función de las necesidades de la población y no de su rentabilidad o sostenibilidad para las arcas del Estado, dejando de lado ese “darwinismo” social al que aspira el proyecto del neoliberalismo político-económico.

Entre otros motivos, porque se ha demostrado que sólo el Estado social, dotado con poderosas herramientas de justicia y bienestar, es capaz de afrontar con éxito retos como los planteados por una emergencia sanitaria de la magnitud de la que hemos vivido, aunque todavía no la hayamos superado definitivamente.

Por eso queda una tímida esperanza de que, con un poco de suerte, conscientes de la necesidad de una imprescindible solidaridad social, se pueda invertir la tendencia que hace hegemónica la economía y subsidiaria a la sociedad.

Y que las deficiencias de este modelo social, a la hora de “socializar” los costes cuando afronta crisis que son recurrentes, como la emergencia sanitaria o la pasada recesión económica, no afecten con mayor dureza a los estamentos más indefensos de la sociedad.

Ya que, por fortuna, quienes hacen posible que un Gobierno así pueda emprender tamaña transformación son los ciudadanos que, en su mayor parte, van a verse beneficiados de tales políticas: trabajadores, mujeres en general, amas de casa, jubilados y pensionistas, personas dependientes, jóvenes y niños. Y también, naturalmente, sus representantes políticos donde reside la soberanía popular a la hora de pactar y llegar a acuerdos que posibiliten disponer de leyes presupuestarias al efecto y del tiempo y estabilidad requeridos para ejecutarlos.

Si se contempla el futuro desde la perspectiva que ha proporcionado la experiencia sufrida, la conclusión inevitable es la de fortalecer el modelo social del Estado de Bienestar. Y para lograrlo sólo existe un camino: el de apoyar a los partidos que lo defienden y no a los que intentan debilitarlo en nombre de la economía y el mercado. Es decir, contar con un poco de suerte y una cierta esperanza en no malograr tales expectativas.

DANIEL GUERRERO
  • 29.6.20
La Guardia Civil ha denunciado en Santaella a un varón de 20 años de edad, vecino de la localidad, como supuesto autor de una infracción contra la Ley Orgánica de Represión del Contrabando, durante un operativo que se enmarca en las inspecciones que el Instituto Armado viene desarrollando en la provincia para evitar la compraventa ilícita de tabaco.



Según la Guardia Civil, los hechos se remontan al pasado 20 de junio, cuando una inspección desarrollada en un establecimiento dedicado a la venta de alimentación en Santaella permitió localizar en el interior de cajas de chucherías y dulces un total de 378 cajetillas de tabaco de contrabando de diferentes marcas, que fueron aprehendidas.

Ante ello, se procedió a la instrucción del pertinente expediente de denuncia al responsable del establecimiento como supuesto autor de una infracción contra la Ley Orgánica de Represión del Contrabando y otra contra la ordenación del mercado de tabacos. Según el Instituto Armado, este mismo establecimiento "ya había sido denunciado con anterioridad por los mismos hechos en varias ocasiones".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO


  • 29.6.20
El Patronato Provincial de Turismo ha firmado un convenio de colaboración con la Academia del Vino para la realización de una serie de eventos y concursos con los que se persigue dar a conocer y difundir las diferentes variedades de vinos y de aceites de oliva virgen extra.



Inmaculada Silas, vicepresidenta del organismo provincial, dependiente de la Diputación de Córdoba, ha destacado que “los vinos de nuestra tierra son una de nuestras mejores señas de identidad, cuya excelencia es conocida en el mundo entero”.

“Desde el Patronato estamos trabajando, conjuntamente con la Academia del Vino, para que sigan gozando del reconocimiento que merecen, y su promoción y puesta en valor se hace aún más necesaria en estos momentos, como uno de los principales atractivos con los que reflotar la economía de nuestra provincia”, ha señalado la diputada.

Silas ha insistido en que “desde la Diputación estamos comprometidos con la promoción y desarrollo socioeconómico de los municipios y mancomunidades, utilizando para ello cuantos instrumentos, proyectos y programas sean necesarios”.

En este contexto se pretenden llevar a cabo una serie de eventos a lo largo de este año, como el XXV Concurso Ibérico de Vinos Premios Mezquita de Córdoba y la IX Muestra Ibérica de Vinos y AOVES Premios Mezquita.

El Patronato de Turismo aportará 5.000 euros a este proyecto, que va a contar con una inversión total de 15.000. El Concurso Ibérico de Vinos Premios Mezquita es el más importante que se celebra en la mitad sur de España y uno de los más populares de entre los que evalúan vinos de Portugal.

En cuanto a la Muestra Ibérica de Vinos y AOVES, la cita supone una ocasión para que los consumidores y profesionales conozcan los vinos y AOVE que han participado en los Premios Mezquita.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


  • 29.6.20
La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado entre las 12.00 del mediodía y las 20.00 de esta tarde el "aviso naranja" por temperaturas de hasta 40 grados en la Campiña cordobesa, según ha confirmado Emergencias 112 Andalucía, servicio adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía.



Además, el nivel amarillo se activará por temperaturas de hasta 38 grados en la Sierra Norte de Sevilla; Subbética, Sierra y Pedroches, en Córdoba; Morena, Condado, Cazorla y Segura en Jaén; y en la Cuenca del Genil, en Granada. En todas estas zonas el aviso se activará entre las 12.00 y las 20.00 horas. En la comarca del Valle del Guadalquivir, en Jaén, se esperan valores de hasta 39 grados en la misma franja horaria.

Por este motivo, el Servicio de Emergencias 112 Andalucía facilita una serie de consejos para evitar riesgos asociados a las altas temperaturas. De este modo, entre las recomendaciones, los ciudadanos deben evitar salir a la calle en las horas centrales del día y tampoco realizar actividades físicas o deportivas en las horas de más calor.

En caso de ser necesario salir a la calle, es recomendable protegerse con complementos como gorra, sombrero y gafas de sol y utilizar crema solar. Asimismo, es preferible usar ropa holgada, de tejidos finos y colores claros.

Por otro lado, en estos días de altas temperaturas hay que beber agua de forma abundante y evitar las bebidas alcohólicas que favorecen la pérdida de líquidos. Debe prestarse especial atención a las personas más vulnerables, como son los niños, los ancianos y los enfermos crónicos, a los efectos del calor. En ningún caso se debe dejar a nadie, tampoco a las mascotas, en el interior de un vehículo cerrado al sol.

Asimismo, Emergencias 112 Andalucía aconseja también ventilar la casa a primera o a última hora del día y mantener cerradas las ventanas y persianas que estén más expuestas al sol durante las horas de mayor calor. Siempre que sea posible, se debe usar el aire acondicionado o el ventilador y, en caso de no disponer, es recomendable permanecer en las estancias más frescas de la vivienda.

La alimentación más recomendable estos días es la elaborada a base de frutas, verduras y legumbres (que también pueden cocinarse en platos fríos). Es muy importante respetar la cadena de frío y no consumir comida que haya estado expuesta al sol. Para los más pequeños de la casa, se deben preparar los biberones en el momento en el que vayan a ser consumidos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 28.6.20
Nos encontramos en un mundo en el que la mentira ha hecho acto de presencia de manera habitual en nuestras vidas, como si mentir fuera lo más normal del mundo y sin que se le dé excesiva importancia a las consecuencias que conlleva, por lo que cualquiera estaría dispuesto a hacerlo, especialmente si supiera que no iba a ser descubierto.



Hay que entender que las mentiras no son solo aquellas que nos decimos directamente, dado que vivimos en una sociedad en la que los medios de comunicación y las redes sociales se han hecho omnipresentes, de modo que la saturación de noticias y de comentarios de toda índole nos han invadido, acompañándose, claro está, de las denominadas fake news (bulos o mentiras planificadas) que pululan por los espacios digitales como aves dispuestas a posarse en el cerebro de los ciudadanos.

Pero no solo que estén muy presentes en estos medios, sino que las mentiras, en todas sus modalidades –engaños, bulos, embustes, simulaciones, falsedades, medias verdades, ocultamientos, tergiversaciones– forman un entramado tan complejo que es necesario estar bien preparado para no ser una de sus víctimas.

Sobre esta cuestión, recientemente, un amigo me escribía que “la mentira es una de las grandes calamidades de nuestra sociedad. La verdad, sencillamente, no se lleva ni se practica. Lo vemos a diario; asistimos perplejos al triste espectáculo de la política española en la que se ha impuesto la modalidad de la ofensa basada en mentiras. Es repugnante. Hay catedráticos de la intoxicación, maestros del lanzallamas con el combustible de las mentiras. Cosas horrorosas montadas en el artificio del embuste”.

Pasando al plano personal, quisiera apuntar que siempre he sentido un fuerte rechazo a la mentira y al uso de las variantes que se emplean para engañar. Estoy, pues, muy de acuerdo con lo que manifestó el psiquiatra Carlos Castilla del Pino cuando escribió aquello de que “no hay pecados, si los hubiera, se resumirían en uno: la mentira. Adán fue el primero que mintió a Dios al desobedecerle”. En otro párrafo manifestaba que “la mentira es el mal por excelencia. Cualesquiera que sean los males, siempre tienen una cosa en común: la mentira”.

Hay que reconocer que la mentira forma parte de la historia de humanidad y que, en más de una ocasión, no es fácil descubrirla, pues el que miente busca las estrategias a su alcance para no ser sorprendido como autor del engaño. Por otro lado, en el caso de que la víctima se percatara de ello y quisiera conocer la verdad, quien ha sido el autor de la mentira jurará y perjurará que eso que se le atribuye no es cierto, haciéndose el ofendido ante los interrogantes que se le hacen o las pruebas que se le presentan.

He de manifestar que Castilla del Pino, un gran humanista, no era creyente, aunque en la frase citada se remontaba al propio Génesis para hablarnos del supuesto comienzo de este vicio moral. No obstante, y remitiéndonos otra vez al texto bíblico, quizás el ejemplo más conocido, y del que se nos habló desde pequeños, fue el juicio del rey Salomón, quien tuvo que aclarar cuál de las dos mujeres mentía cuando alegaban ser las madres de un niño recién nacido.

Es significativo que la escena que explica ese relato haya sido plasmada en distintos lienzos por grandes pintores, caso de Peter Paul Rubens cuyo cuadro se encuentra expuesto en el Museo del Prado. También en el mismo museo puede verse la versión que realizó el pintor español José de Ribera, en este caso, dentro del estilo tenebrista, bastante distanciado del empleado por Rubens, tal como podemos apreciarlo en la imagen siguiente.



Recordemos esa historia bien conocida: dos mujeres que habían sido madres cada una de ellas de un niño, uno fallecido y el otro vivo, se presentan ante el rey alegando ser la verdadera madre del niño vivo. Salomón, para averiguar finalmente quién decía la verdad, dio la orden a uno de sus soldados para que con la espada lo partiera y le diera a cada una de ellas la mitad.

Una de las madres, aterrorizada, le suplicó que no lo hicieran y que se lo dieran a la otra; esta, sin embargo, estaba de acuerdo en que cada una se llevara la mitad del niño. Salomón entonces no tuvo ninguna duda y mandó que se le entregara a la primera mujer, ya que consideraba que era la verdadera madre.

¿Y por qué hablo de la mentira si, como bien apunto, forma parte de las relaciones humanas y nos tropezamos con ella con más frecuencia de la que quisiéramos? La razón proviene de que, no solo como persona sino como profesor, se me ha intentado engañar en más de alguna ocasión, por lo que me he visto en casos en los que he tenido que dilucidar cuál de los dos alumnos o alumnas decía la verdad y quién mentía.

El más reciente se me ha producido durante el confinamiento, en el que he estado desde casa corrigiendo los trabajos que me remitían los alumnos. El hecho me creó un malestar bastante grande, pues no solamente era el sentimiento de pesar de verte engañado por algunos de los que formaban parte de una clase a la que te has entregado con todo el entusiasmo, sino también porque no tenía la posibilidad de encontrarme presencialmente en mi despacho con las implicadas.

Tengo que aclarar que, como criterio pedagógico, siempre me he decantado por la evaluación continua a partir de trabajos que íbamos desarrollando a lo largo del curso; en vez de acudir a los exámenes tradicionales en los que el alumnado se lo juega todo a una carta. Por otro lado, como profesor, oriento y proporciono los recursos, teóricos o prácticos a los estudiantes para que puedan realizarlos con mi apoyo.

En el caso aludido, se trataba de dos alumnas que me presentaron trabajos muy similares. A ambas, por correo electrónico, les manifesté mis dudas para que me explicasen qué había acontecido. Una de ellas, la segunda en enviarme el trabajo, y sobre la que yo sospechaba que sería la que había copiado, juraba y perjuraba que ella no lo había hecho, e insistía en que no entendía qué es lo que podía haber sucedido.

Les indiqué que en cursos anteriores había tenido algunas experiencias similares, como fue el de dos amigas que me entregaron sus trabajos escritos que eran exactamente iguales, incluso con los mismos errores. Al llamarlas a mi despacho y podérselo demostrar, la que había sido la autora original me indicó que se lo había pasado solamente para que le sirviera de orientación, pero que en ningún momento imaginó que podía ser engañada.

Consecuencia del engaño: la amistad que mantenían, como me dijeron tiempo después sus compañeros, se rompió para siempre. Y es que la amistad, tal como he manifestado en alguna ocasión, no admite el engaño ni la mentira.

En este último caso que comento, al igual que hizo Salomón, solo cuando las amenacé con anular sus trabajos o llevarlos ante una Comisión del Departamento, empezaron a contar algo de la verdad. Pero soy consciente que, al no poderme ver con ellas, ambas se pusieron de acuerdo para no desvelar del todo lo que habían estado haciendo.

Lo triste, tal como se lo expresé a las dos, es que iban a ser maestras y sus comportamientos no auguraban nada bueno para el futuro cuando tuvieran que educar a sus alumnos, pues las personas que mienten dejan detrás un reguero de daños morales de graves consecuencias.

AURELIANO SÁINZ
  • 28.6.20
La Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba, Incentifor y la Federación de Empresarias de Córdoba pondrán en marcha el próximo 7 de julio el Encuentro Virtual ‘Mujeres ante la Crisis C-19’, una jornada a través de Internet en la que quince mujeres de distintos ámbitos debatirán y compartirán su experiencia sobre nuevas formas de organización de la sociedad y el trabajo.



La responsable de Igualdad en la institución provincial, Alba Doblas, ha explicado que “es una jornada muy especial para las mujeres que ejerzan una actividad autónoma, empresarial o profesional porque durante una mañana compartirán sus experiencias y debatirán sobre nuevas posibilidades y oportunidades ante esta nueva realidad a la que nos enfrentamos y que tenemos que construir de otra manera”.

“Esta crisis ha afectado de manera más intensa a las mujeres, desde el punto de vista laboral y de conciliación, por ello en este momento es necesario cambiar ese punto de vista para tomar en cuenta nuestra opinión y para responder eficazmente a las necesidades que las mujeres nos plantean”, ha señalado.

En este sentido, ha continuado, “para las mujeres profesionales resulta fundamental valorar el alcance de los servicios públicos, establecer redes de colaboración, considerar los efectos de la conciliación de la vida familiar con el trabajo dentro del hogar y asumir los nuevos retos digitales, teniendo en cuenta que la brecha digital se da en el ámbito rural”. Para ello, “hemos ideado este modelo de jornada que es ágil, dinámico y con contenidos impresionantes”.

La presidenta de Incentifor y de la Federación de Empresarias de Córdoba, Inmaculada Pérez, ha desgranado el programa del encuentro, “que contará con la intervención y también del ámbito de la investigación para hablarnos de la globalización de esta pandemia”.

Fernández ha destacado que “el encuentro se basa en una estructura sencilla con ponencias de unos quince minutos sobre distintas temáticas y siempre desde el punto de vista de empresarias, profesionales e investigadoras”. “Estas mujeres nos darán su opinión para extraer unas conclusiones que nos permitan extraer información sobre nuevas formas de organizar la sociedad y el trabajo”, ha subrayado.

Entre las profesionales que participarán en el encuentro virtual están Carolina Peguero, diplomática e integrante de la Mesa de Seguridad de la ONU; Merce Brey, experta en diversidad y en liderazgo incluyente; Pilar Mateo, investigadora; María Pía Sánchez, responsable de la Plataforma Ganaderas en Red; y Amelia Arenas, psicóloga.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos