:::: MENU ::::
  • 6.4.21
La Consejería de Salud y Familias ha notificado 133 nuevos positivos por coronavirus en la provincia en las últimas 24 horas. De esta forma, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 46.383, y se contabiliza un total de 916 defunciones, lo que supone tres fallecidos más respecto ayer. Además, 37.767 personas que habrían superado la infección.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza 36 pruebas positivas por covid-19 en la última semana (tres más que ayer), y 81 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.286 vecinos afectados (nueve más que ayer) y 35 fallecidos (uno más). A su vez, según la Junta de Andalucía, 874 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado cinco pruebas positivas en la última semana (igual que ayer), y ocho en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 339 personas afectadas (igual), con 271 curados y diez fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, no se ha registrado ninguna prueba positiva en la última semana, y una en las dos semanas. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 318 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (igual que ayer) y ha elevado a 299 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor registra 15 positivos en la última semana (dos menos que ayer), y 18 en las últimas dos semanas. En total, el municipio ha alcanzado los 226 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (igual que ayer), con 184 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica 34 pruebas positivas en la última semana (una más que ayer). La cifra se eleva a 45 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde el pasado mes de marzo a un total de 1.244  vecinos afectados por el covid-19 (cuatro más que ayer), con 938 personas curadas y 28 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias registran hoy en La Rambla nueve pruebas positivas por coronavirus en la última semana (dos más que ayer), y diez en los últimos catorce días. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 495 vecinos infectados por covid-19 (dos más), de los que 433 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge un positivo por covid-19 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 134 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2 (igual que ayer), mientras que se registran dos fallecidos y 100 vecinos que han superado la enfermedad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 6.4.21
La Guardia Civil ha detenido en el municipio de Fernán Núñez a dos personas, una vecina de la localidad y otra procedente de Puente Genil, como presuntos autores del robo de varios jamones en el interior de una tienda de alimentación, donde sustrajeron también la caja registradora, hasta donde se trasladaron en un vehículo que también había sido sustraído.


La investigación se inició el pasado 23 de marzo cuando la Guardia Civil recibió el aviso de un contenedor de basura ardiendo en una calle de la localidad de la Campiña Cordobesa. Mientras se sofocaba el incendio por una dotación de bomberos de la localidad, los agentes actuantes reciben aviso de la comisión de un robo en una tienda alimentaria dedicada principalmente a la venta de jamones, la cual se ubicaba a cierta distancia del foco del incendio.

Varios agentes de la Guardia Civil se desplazaron al lugar de los hechos, verificando que los ladrones habían accedido al local comercial, sustrayendo la caja registradora y varios jamones expuestos en la tienda. Acto seguido la patrulla de servicio fue alertada del abandono de un vehículo por parte de dos personas, en un paraje aislado, pero cercano a la población de Fernán Núñez. Una vez en el lugar de los hechos se verificó que el vehículo se encontraba con el puente hecho, signo evidente de haber sido sustraído.

Por todo ello, los agentes iniciaron las gestiones tendentes para el esclarecimiento de los hechos, siguiendo así las pesquisas e indicios que hasta el momento se tenían, dando como resultado la plena identificación de los supuestos autores, localizando en el domicilio de uno de ellos, la caja registradora sustraída y varios jamones.

La detención de los supuestos autores de los hechos por parte de la Guardia Civil de Fernán Núñez, se culminó en la localidad de Aguilar de la Frontera, hacia donde habían emprendido la huida con el fin de evitar ser detenidos.

Cabe destacar como a la suma de todos estos delitos, robo con fuerza en las cosas, daños por el incendio provocado del contenedor y sustracción de vehículo, se añade el de tentativa por la sustracción de otro vehículo motor, el cual no llegaron a perpetrar. Las diligencias instruidas y los detenidos han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 6.4.21
La Junta de Andalucía comenzó ayer en las diferentes áreas sanitarias de la provincia de Córdoba la vacunación a los mayores de 79, 78 y 77 años –nacidos en 1942, 1943 y 1944– con cita previa, que están dando los profesionales desde los centros de salud de referencia, mediante llamada telefónica que se recibirá del teléfono 955 800 008. Este grupo de edad será inoculado con la vacuna de Pfizer y recibirán la segunda dosis en 21 días.


En este sentido, la delegada territorial de Salud y Familias, María Jesús Botella, agradeció el gran esfuerzo organizativo de los distritos y áreas sanitarias de la provincia de Córdoba “para vacunar a toda la población a medida que se va avanzando en el plan de vacunación y a medida que se va disponiendo de las dosis necesarias". "El engranaje profesional para afrontar la inmunización de las personas está plenamente operativo, sólo es necesario que nos lleguen las dosis suficientes para poder hacerlo”, aseveró.

En esta línea, María Jesús Botella reiteró su agradecimiento al trabajo que “está realizando el personal sanitario y no sanitario en la organización, logística y gestión del plan de vacunación para que todo transcurra sin incidencias y se logre el objetivo final común que es inmunizar a la población cuanto antes”.

Por distritos, la vacunación de este tramo etario se está llevando a cabo en el Distrito Córdoba a partir de hoy en los centros cívicos de la capital cordobesa de Fuensanta, Poniente Sur, Vallehermoso, Norte, Levante y Lepanto en horario de mañana y tarde, vacunación que también tendrá lugar en los puntos fijos de las Urgencias Extrahospitalarias de Carlos Castilla del Pino y Sector Sur, en horario de mañana.

En el Área Sanitaria Sur de Córdoba también inició ayer la vacunación de este tramo etario en los 12 puntos de vacunación, que se prolongará hasta el viernes; y en el Área Sanitaria Norte de Córdoba desde hoy y hasta el próximo viernes 9 de abril se vacunará a este grupo de edad en Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Hinojosa del Duque y Peñarroya Pueblonuevo.

En el Distrito Guadalquivir se vacunará este tramo etario en las cabeceras de zona básica del Distrito Guadalquivir, en los puntos de vacunación de Bujalance, Villaviciosa, Fuente Palmera; La Carlota; Montoro; Palma del Río y Posadas.

Además, de forma paralela al proceso de vacunación a las personas de entre 79 y 77 años, los profesionales de enfermería continúan esta semana en toda la provincia con la inoculación a domicilio de los pacientes inmovilizados, administrando primeras y segundas dosis.

En relación a la población menor de 65 años con la vacuna de AstraZeneca en Distrito Córdoba se continuará con la vacunación de la población menor de 65 años en los centros de salud de Sector Sur, Córdoba Centro, Poniente y Carlos Castilla del Pino el sábado 10 de abril y en el Distrito Guadalquivir se vacunará durante toda la semana hasta el sábado a las personas de este tramo de edad en los puntos de Montoro, Fuente Palmera, Posadas, Bujalance, La Sierra (Villaviciosa) y Palma del Río.

En el Área Sanitaria Norte de Córdoba, se vacunará a la población menor de 65 años hasta el jueves en el autovacunas de Peñarroya Pueblonuevo, y mañana 6 de abril se vacunará esta población en Pozoblanco, Villanueva de Córdoba e Hinojosa del Duque.

Teléfonos vacunación mayores de 80

Además, ya están activados en las áreas y distritos de la provincia teléfonos para resolver dudas de las personas mayores de 80 que aún no hayan sido llamados a vacunar. En este sentido, la delegada territorial señaló que “con estas líneas, que se atienden desde cada centro tras realizar un refuerzo específico para este fin, se busca dar respuesta a la inquietud de este colectivo y garantizar la vacunación de todos los mayores”.

Así, según explicó María Jesús Botella, “en caso no haber sido citados por no tener actualizados los datos en la base de datos del SAS o por otro tipo de incidencia, como no haber respondido a la llamada a la vacunación, no haber podido acudir a la cita, etcétera, desde estos teléfonos se les asigna una en el dispositivo de vacunación correspondiente o se les toma nota de los datos de contacto para, a la mayor brevedad, proceder a la citación”.

En el distrito Córdoba y Guadalquivir en el teléfono 957354277 en horario de 13.00 a 15.00 de la tarde de lunes a viernes o bien a través del correo electrónico vacunas.dcorgua.sspa@juntadeandalucia.es; en el Área Sanitaria Sur de Córdoba en el 608350987 de 08.00 a 15.00 de lunes a viernes; y en el Área Sanitaria Norte de Córdoba se puede notificar por WhatsApp al Canal Ciudadano en el 690 163 224 o contando directamente con su centro de salud.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 5.4.21
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha informado que la nueva Ley de Policías Locales, en la que trabaja el Gobierno andaluz, recogerá que todos los cuerpos de policía local cuenten con un mínimo de cinco efectivos, además de que todos los municipios de más de 5.000 habitantes dispongan de cuerpo policial propio.


Bendodo ha avanzado que la intención del Gobierno andaluz es que el texto pueda llegar al Consejo de Gobierno durante este próximo mes de abril. El consejero ha explicado que la futura ley quiere dar respuesta a las necesidades actuales de los diferentes cuerpos de la policía local en el territorio andaluz. Además, ha destacado que su aprobación "es muy necesaria, ya que el anterior texto se había quedado obsoleto" tras 20 años en vigor.

La nueva ley incorporará procedimientos y medios técnicos homologados que se adaptan al progreso tecnológico y que permitirán una mejor respuesta en las funciones de los cuerpos. Con el nuevo texto normativo se pretende la protección de los municipios más pequeños y, por tanto, con una mayor vulnerabilidad. Así, se habilita la opción de asociaciones entre estos municipios con el fin de garantizar la seguridad pública.

Respecto a la organización de las pruebas selectivas de ingreso en el cuerpo, la ley promueve la convocatoria unificada por parte de la Junta de Andalucía con el fin de facilitar a los ayuntamientos este tipo de procesos y establecer mayores garantías en la colocación de efectivos.

Entre otras novedades, la norma contempla la opción de asociación entre municipios limítrofes que no dispongan de recursos suficientes por sí solos para prestar servicios de policía local. Esta asociación serviría para conformar un cuerpo con cinco miembros, así como evitar, en la medida de lo posible, las patrullas unipersonales, circunstancia que también se podría cumplir en colaboración con otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El texto también establece una correlación de categorías proporcional y adecuada para una mejor prestación del servicio público y simplifica la escala ejecutiva de una manera eficiente.

Por otro lado, introduce que los ayuntamientos dispongan de lugares adecuados para custodiar el armamento asignado, criterios mínimos de proporcionalidad entre las diferentes categorías y se regula un nuevo procedimiento para la cobertura del puesto de Jefe del Cuerpo.

Además, la ley incluye medidas para el fomento de la igualdad de género en los cuerpos de la policía local y contempla que durante el periodo de lactancia natural se facilite la segunda actividad por riesgo con el 100 por cien de sus retribuciones.

También modifica los requisitos para la movilidad entre cuerpos de policía local, con el propósito de evitar ciertas prácticas abusivas y las permutas y comisiones de servicio. Por otro lado, se regula la figura del vigilante municipal, con el objetivo de diferenciar sus funciones ámbito de actuación y régimen estatuario respecto a la del policía local.

Protagonismo del IESPA

Una vez se apruebe la nueva ley, el Instituto de Emergencias y Seguridad Pública de Andalucía (IESPA) jugará un papel fundamental en la formación de los cuerpos de policía local. En este sentido, en los contenidos de los cursos de ingreso y capacitación impartidos por el IESPA se incluyen como novedades materias sobre absentismo escolar, educación vial, diversidad, igualdad de género, violencia de género y conocimiento de técnicas de mediación.

El nuevo texto logra el objetivo de reconocer entre los policías locales de cada cuerpo la capacidad para asumir la jefatura de su municipio o el de otro dentro de la comunidad autónoma. Para ello, se apuesta por la alta cualificación alcanzada por las últimas promociones formadas en el IESPA.

Por último, Bendodo, que ha pedido su respaldo a todos los grupos parlamentarios para su aprobación antes de que finalice el año, ha subrayado que durante el periodo de elaboración del texto normativo "el diálogo y el consenso han sido claves", por lo que ha querido "agradecer a todos los actores implicados su predisposición para que esta ley vea la luz". "El diálogo y el acuerdo son las señas de identidad del Gobierno andaluz y lo único que pretendemos", ha concluido.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO




  • 5.4.21
Hace ya casi cinco años, Antonio López Hidalgo concibió un libro diferente a todos los anteriormente publicados. Se trata de un libro de relatos extensos basados en hechos reales pero alterados estos por algún elemento de ficción. Uno de estos relatos se transformó en una novela breve, La noche, aún inédita.


El volumen fue creciendo en número de relatos y en extensión, pero seguía guardado en el cajón de aquellos proyectos que nunca ven la luz. Una obra escrita entre el periodismo y la literatura, entre la ficción y la no ficción. El volumen incluso tenía título: Vidas encriptadas. Hoy publicamos en exclusiva el relato titulado La bala. Este es el texto:

(1)

Me llamo Germán Regner. 28 años. Segundo apellido no tengo. Bueno, Ibarra. Pero no está documentado. Nací en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires. A Rosario fui en 2004, cuando tenía 16 años. Allí terminé la secundaria. Empecé Periodismo en la Universidad. Terminé. Empecé Administración. No terminé. Quedé en cuarto año. Al mismo tiempo que empecé Administración en 2009, me puse un negocio, un quiosco. Bien chiquitito. Tenía 22 años. Vendía cigarrillos, golosinas, gaseosa y nada más. No vendía fiambres, carnicería, verdulería. Un negocio de paso. Lo tuve cinco años. Puse otro el año pasado antes que me pasara el accidente.

El 7 de octubre del año pasado, era un martes, me acuerdo. A las siete de la tarde, yo estaba afuera en el patiecito donde tenía todas las mesas. Yo estaba sentado solo. Al lado del quiosco, tenía una verdulería y, en la esquina, una carnicería. Después, todo casas. Yo estaba mandando un mensaje por el celular. En frente del negocio hay un árbol grande. Un palo borracho se llama.

Viene de la calle al lado del árbol. Y ahí se frena una moto. Bajan dos personas. Pendejos. Tendrán 16 o 17 años, no más que, eso, porque eran pequeños, medirían 1.60 cada uno. Flaquitos. Cara normal. Cara descubierta toda. Con pantalón corto, porque octubre era lindo ese día. Estaba musculoso, me acuerdo. Y el que estaba en la moto, manejando, tenía una gorra para atrás. Frenan en la puerta. Se baja el de atrás, que era uno de rulitos, entra, y yo me quedo ahí. Entra mostrando la billetera, como que va a sacar plata para comprar. Y me dice: Flaco, cigarrillos, ¿vende? Yo digo sí. Entra. Entro yo atrás. Cuando él entra primero, yo entro atrás, lo paso después. Para yo dar la vuelta y meterme atrás del mostrador. Cuando yo le sobrepaso a él, me va siguiendo atrás. Le digo: Loco, ¿qué haces? Me sigue y, cuando lo quiero tener enfrente, no estaba. Estaba al lado mío con una pistola así, agachado, la pistola para abajo. Como yo ya sabía que me iba a robar, le abro la caja registradora, le hago un montoncito de billetes de diez pesos. Los billetes estaban separados: los de diez, los de cinco, los de dos, las monedas. La típica caja registradora. Le saco los de diez y le digo: Toma. No, no. Dame más, dice. Siempre agitando la pistola. Agarro los de cinco y se los doy. No, no. Dame más. Dame el celular. Yo le digo: No. Esto ya no te lo doy. Ni en pedo te doy el celular, le digo yo. ¿Por qué no se lo quise dar? Porque yo en el 2014 perdí cuatro celulares. Le dije: No. Ya. Perdí muchos celulares. No me vengas a perder este. Me dice: Dame el celular, que te pego un tiro. No te voy a dar el celular. Será hijo de puta. Me putea. Dame el celular. No te voy a dar el celular.

Lo piso. Cuando lo piso, él se quiere ir para atrás. Pero como lo piso, se va cayendo. Cuando se cae, hace así. Yo me acuerdo perfecto. Cuando lo piso, yo lo quiero agarrar. Pero no lo puedo agarrar, se va cayendo. Peleamos. Yo no sentí nada. Nos caemos. Con el filo del mostrador me corto. Me tajé. No pasó nada. Él se cae hacia atrás, que cae contra la exhibidora de los fiambres y se va corriendo por la puerta. Yo me paro. Cuando voy a dar la vuelta al mostrador, él más o menos me saca cuatro metros. Él estaba por la puerta y yo me estaba recién parando en la caída. Cruza el patiecito, cruza el árbol, se tira en la moto que estaba el amigo esperándolo y se van. Cuando se estaba subiendo en la moto, yo recién estaba saliendo de la puerta. Hijo de puta, encima disparaste. Porque yo escuché el boom, pero no sentí nada. No sentí ardor, como dicen. No sentí dolor. No sentí nada. Yo pensé que no me pegó.

Bueno, a todo esto, cuando el tipo se va… Viste que esta es una situación de cinco segundos. Cuando pasa esto, está guiñándose el verdulero de al lado. Enfrente tienes una tintorería, mercería, dos locales de ropa, un estudio de ingenieros. Un local de ropa en la otra esquina. Una veterinaria acá. Una calle muy transitada. Viene el verdulero. Me disparó el hijo de puta. Lo quiere ir a agarrar, porque estaba a dos metros. Y cuando lo quiere agarrar, el de atrás le hace así, le apunta al verdulero y ahí el verdulero dice banderita blanca. Y se fueron por la calle de atrás. A todo esto, todos los comerciantes salieron a la calle. Me preguntan y yo digo no me pegó, pero yo tenía la remera de manga corta y veo que me cae un chorrito de sangre.

Hago así. No se dejaba ni ver. Es un puntito así la bala que entra. Como si fuera una vacuna. Me disparó, pero tengo la bala en el hombro, digo yo. Me quedó en el hombro. Es un calibre 22. Una bala con un plomo chico que generalmente no tiene orificio de salida porque al ser plomo chico da vueltas. En cambio, un calibre 38 o 45 son balas mucho más grandes. Estas te entran y te salen. Es una pistola más grande que tira con más potencia. El 22 es un arma chica. Entonces, como que lastima más, porque un 45 o 38 te da en el hombro, entra por acá y sale por acá. Esta entra, como me pasó a mí, me fisuró el omóplato, aquí atrás, y la bala fue para abajo. Empieza a dar vueltas con la velocidad que entra y no puede salir. Justo le da en un hueso, que fue mi caso. Si hubiese sido músculo, pie o tejido, capaz que sí tiene orificio de salida. Pero, bueno, como es así, el médico dedujo que la bala entró por acá, me fisuró el omóplato y me fisuró el pulmón. Se fue para abajo. Yo no sentía nada. Entonces, los vecinos se empezaron a acomodar.

Son las siete de la tarde. Me voy para adentro, llamo a mi viejo, le digo no te preocupes, me entraron a robar al negocio, me dispararon, estoy bien, ven a buscarme. Me llevó al hospital. Vivo a dos cuadras del local. Buey, ahí voy, dice. Llamo a mi socio. Le digo: Pedo, no te preocupes. Entraron a robar, recién me resistí, me pegaron un tiro, estoy bien. La bala me entró por el hombro. Vení a cerrar.

A todo esto, salto al patio y me pongo a juntar las mesas. No lo tendría que haber hecho, porque esa fuerza, me dijo el médico, hacía que la bala se corra más. Yo me tenía que quedar quieto, pero son cosas que yo no sabía por el momento de calentura que uno está excitado. Yo juntaba las sillas, las mesas. Llegó mi viejo, subí al auto. La policía, como siempre, tardó cuarenta minutos. Viene mi socio y cierra el local.

(2)

Germán era alto y desgarbado. Se pasaba los días inventándose la vida, dándole sentido al destino no elegido, domeñando al azar, bebiendo cerveza, intentando entender el mundo que se abría a su alrededor. Había ahorrado con la venta de sus pequeños negocios, pero no le gustaba derrochar. Así que, de lunes a viernes, almorzábamos menús baratos en restaurantes modestos. Refresco natural y unos cuantos trozos de fruta para el postre. De primer plato, siempre sopa. De segundo, dependía. Pero andábamos ya cansados de tanta sopa. Siempre diferentes, eso sí. Él decía que en Ecuador había más de doscientas o trescientas sopas diferentes y que por eso los ecuatorianos tenían el hábito diario de comenzar a comer con un buen plato de sopa. Era cierto. En Ecuador la variedad de sopas era muy variada y deliciosa. Desde sopa de mariscos en la costa hasta las tradicionales sopas y locros de la sierra andina. Sopas con plátanos y guineos verdes, sopas con quinua, sopas con habas, con patas de res, aguado de gallina, biche de pescado, caldo de bolas de verde o caldos con guanchaco. A Germán le gustaba sobre todo la fanesca, pero esta solo se preparaba en Semana Santa. Se sabía la receta de memoria: bacalao, zapallo, zambo, habas, chochos, choclo, arvejas, porotos o frejoles, arroz, cebolla, ajo, comino, achiote, maní, leche, crema y queso. Pero no te confundas, me decía, ahí no queda todo, porque esta receta tradicional cada ama de casa la hace a su manera y su preparación puede cambiar mucho de una casa a otra.

A mí la fanesca me parecía una comida muy pesada y poco digestiva. Y después de comerla, mi estómago me pedía con premura un par de gintónics. Pero en Quito nadie bebe gintónic. Ningún país es perfecto, pensaba yo. Pero también se lo decía a Germán: ¿Cómo se puede vivir sin conocer el gintónic? Germán reía sin decir nada. Él bebía sobre todo cerveza. Y como se puede comprobar, le gustaba sobre todo comer. Algún fin de semana nos subíamos a un taxi y nos metíamos en un restaurante cuyo nombre nos hacía salivar: Parrilladas Uruguayas. El sabor de los buenos momentos. A Germán le gustaba el eslogan del lugar: Las carnes y el fútbol se juntan al puro estilo charrúa. Decía que, en Uruguay, hasta que se las metía en el fuego, las vacas eran felices, que corrían alegres, desinhibidas y a sus anchas por aquellos campos inmensos. En ocasiones se ponía profundo: Uruguay es un país lleno de vacas, las mejores vacas del mundo. Yo le decía que la ternera de Kobe en Japón también era feliz, que escuchaba música clásica y que vivía sin estrés hasta el día de su muerte, pobres. Pero esas son vacas pijas, muy pijas, objetaba Germán, que acortaba las frases en todo lo posible para no dejar de masticar.

A Germán le gustaba sobre todo comer, pero no sé dónde echaba tanto manjar ingerido porque era muy flaco. Como buen argentino, también le gustaba hablar. Y viajar. Había llegado a Quito por terapia, huyendo del atraco a su quiosco, huyendo de una bala de la que no podía huir y que tenía enquistada en los pulmones, venía con Elvis imitando la travesía que el bioquímico Alberto Granado y Ernesto Che Guevara de la Serna, estudiante de medicina -le quedaba por aprobar tres asignaturas-, especializado en el tratamiento de la lepra, hicieron por América Latina en 1952 a lomos de La Poderosa, una motocicleta modelo Norton 500 M18 y que hoy se conserva en la casa-museo de Che Guevara.

(3)

Estoy yendo para el hospital, que está más o menos a media hora. Y yo ya me empecé a agitar. Me sentía bien. Mi viejo me miraba. Está mal. Cuando llegamos al hospital, mi viejo me deja en la esquina. Eran las 7.35 horas. El auto no lo podía dejar allí. Enfrente había un estacionamiento. Me dejó ahí. Fue mientras a dejar el auto. Entro, subo la escalera y ya ahí yo no podía. Tenía un pulmón perforado. Pero me sentía bien. Era como si hubiera terminado de correr, qué sé yo, cinco horas, todas seguidas. Estaba muy agitado, pero bien. Pasé por la guardia, llego a la chica que está con el café, y yo le digo: Me dieron un tiro. Llega mi viejo. Los de la guardia me hacen entrar a mí primero. Viene el pasante, no el médico. Como que vio groso porque, al toque, llama al cirujano. El cirujano, que se llamaba Gustavo Berrocal, me mira y dice: Llama al instrumentista, al anestesiólogo. La enfermera me pone en la camilla, me lleva. En dos minutos yo estaba en la camilla, en plena cirugía. No te preocupes, dice el médico.

Yo, todo consciente. Me baja el ascensor, tercera o cuarta planta, me pasan a otra camilla entre dos enfermeras. Me llevan al quirófano, me pasan a la mesa de operaciones, me ponen de este lado. Viene el médico, me dice: No te preocupes. Te vamos a hacer un drenaje, porque tenés el pulmón perforado. Entonces, qué pasa. La bala entró, te perforó el pulmón. El pulmón son tejidos, que no son músculos que cicatrizan, es un tejido que es como una burbuja, que después se vuelve a ser revuelta. Empieza a derramar toda la sangre del pulmón y se mezcla con todos los gases, los jugos gástricos que tiene el cuerpo que van fuera del pulmón. Entonces, me tenían que drenar eso, todo el limado que se había hecho y ahí el pulmón se comenzaba a recomponer de nuevo, con los días.

El médico me pone de lado, me tapa la cara, empiezo a sentir una luz caliente. El anestesiólogo me puso un par de anestesias. Sentí el dolor, pero bastante bien igual. Estaba el médico trabajando. En un momento, cuando me empieza a meter el tubo… el tubo tiene que ser más grande que la bala… cuando tienen que meter el tubo al pulmón es como que tienen que romper más. Y ahí sentí un dolor, pero lloraba. Y lloraba y lloraba. Del dolor. Me terminan de meter el tubo, me cosen. Cableado por todos lados. Ahí eran, no sé, las 7.45 horas. En nueve o diez minutos yo estaba operado, con los drenajes, saliendo de la cirugía para terapia. Fui a terapia. Estuve dos noches en terapia.

Y bien. Hay dos cuestiones con esto. Si se saca o se queda la bala adentro. Si se saca, es porque el cuerpo rechaza la bala y se produce una infección que es mortal. Te tienen que cortar y sacar el pedazo de plomo. Que eso es muy groso porque es muy costoso. Hay muchos profesionales que no se hacen cargo de esas cosas y son operaciones que, en pesos, son, ponle, 30 o 40.000 pesos, o más. Que serán 3.000 o 4.000 dólares. O la bala la acepta el cuerpo. Se empieza a encapsular la bala. El pulmón la empieza a encapsular, se hace un capullito y queda ahí. Ahora pasa a ser parte del cuerpo. Esas son las dos cosas.

La clave eran las 72 horas para ver cómo reaccionaba el pulmón. Gracias a dios, quedó bien, no presentó preocupaciones y ahí quedó. Cada ocho meses me tengo que hacer análisis por si pasa algo. En algún momento el cuerpo tiene que rechazar a la bala. En algún momento. Tiene que ocurrir.

Fue una consternación grande. Estuve dos días en terapia, cuatro días en sala. Nunca hubo ninguna complicación. Yo, siempre consciente. En ningún momento me dormí. Sentí en un comienzo como que me dormía. Y el médico decía: No te duermas, no te duermas, no te duermas. Cabeceaba, pero trataba de no dormir.

Continuará...

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
  • 5.4.21
Tras una jornada sin información actualizada respecto a la evolución de la pandemia en la comunidad, dado que la Junta de Andalucía ha indicado que no facilitará estos datos los domingos, la Consejería de Salud y Familias ha notificado 168 nuevos positivos por coronavirus en la provincia en las últimas 48 horas. De esta forma, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 46.250, y se contabiliza un total de 913 defunciones, cifra que se mantiene estable desde el pasado miércoles. Además, 37.362 personas que habrían superado la infección.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses –si bien los mismos no han actualizado desde el pasado miércoles con motivo de los días festivos de Semana Santa– en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza 33 pruebas positivas por covid-19 en la última semana (siete menos que el miércoles), y 80 en los últimos catorce días (doce más). En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.277 vecinos afectados (33 más) y 34 fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 873 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitaria han detectado cinco pruebas positivas en la última semana (dos más que el miércoles), y ocho en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 339 personas afectadas (cinco más), con 268 curados y diez fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, no se ha registrado ninguna prueba positiva en la última semana, y una en las dos semanas. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 318 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (igual que el miércoles) y ha elevado a 299 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor registra 17 positivos en la última semana (quince más que el miércoles), y 18 en las últimas dos semanas. En total, el municipio ha alcanzado los 226 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (16 más que el miércoles), con 180 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica 33 pruebas positivas en la última semana (once más que el miércoles). La cifra se eleva a 41 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde el pasado mes de marzo a un total de 1.240 vecinos afectados por el covid-19 (28 más que el miércoles), con 930 personas curadas y 28 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias registran hoy en La Rambla siete pruebas positivas por coronavirus en la última semana (seis más que el miércoles), y ocho en los últimos catorce días. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 493 vecinos infectados por covid-19 (siete más), de los que 428 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge un positivo por covid-19 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 134 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2 (uno más que el miércoles), mientras que se registran dos fallecidos y 97 vecinos que han superado la enfermedad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 5.4.21
El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) ha reclamado hoy a las instituciones públicas de la provincia de Córdoba que “eviten fomentar el intrusismo y contribuir, de este modo, a la proliferación de bulos y de noticias falsas”.


Tal y como defendió el vicesecretario general del CPPA en Córdoba, Antonio Jesús Roldán, “las posibilidades de difusión que ofrecen plataformas no periodísticas o redes sociales como Facebook no deben ser excusa para que desde instituciones públicas se esté amparando profesionalmente a personas particulares que no están constituidas como empresas periodísticas y, por ende, que no tributan por desarrollar esta labor”.

Por este motivo, desde el CPPA –que es una corporación de derecho público que tiene el mandato legal de garantizar la defensa de los intereses de los profesionales del Periodismo y de la Comunicación Audiovisual, así como su representación y el correcto ejercicio de la profesión–se ha iniciado una ronda de contactos con ayuntamientos, mancomunidades de municipios y otras instituciones públicas de la provincia que envían convocatorias, comunicados, notas de prensa, imágenes y archivos de audio a personas que no pertenecen ni representan a ningún medio de comunicación.

“Como Colegio Profesional que tiene el mandato legal de combatir el intrusismo laboral en este sector, instamos a las instituciones públicas a que adopten una actitud proactiva para comprobar que los medios de comunicación con los que se relacionan habitualmente están al corriente de sus obligaciones con Hacienda y con la Seguridad Social”, manifestó Antonio Jesús Roldán.

De igual modo, el vicesecretario general del CPPA en Córdoba defendió la necesidad de que los medios de comunicación “cuenten en sus plantillas con personas licenciadas o graduadas en Periodismo o Comunicación Audiovisual y que respeten las normas éticas y deontológicas que rigen la profesión periodística, además de cumplir la abundante normativa relacionada con los servicios de la Sociedad de la información, publicidad y protección de datos”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos