:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

IPRODECO - PROYECTO CÓRDOBA RURAL JOVEN

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - IMPUESTO VEHÍCULOS TRACCIÓN MECÁNICA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - LLENAR DE COLOR TU MESA

  • 18.7.21
La formación digital se ha convertido en una pieza clave para el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) durante el periodo de la pandemia por covid-19, con casi 500 inscripciones a las dos ediciones del ciclo Cómo ser periodista freelance. En la actualidad el órgano colegiado cuenta con aproximadamente un millar de profesionales colegiados en Andalucía, lo que supondría la mitad de los periodistas registrados en la organización.


Durante el mes de marzo, la primera edición, y en los meses de mayo y junio, la segunda fase, la formación para ser periodista por cuenta propia se ha desarrollado a lo largo de 14 sesiones virtuales, con la participación de 33 panelistas de diferentes organizaciones y profesionales del periodismo y la comunicación. Un total de 20 horas formativas distribuidas en horarios adaptados a la jornada laboral.

En la primera edición de Cómo ser periodista freelance se llevaron a cabo casi 150 inscripciones a las capacitaciones online, con una media de casi 40 personas en línea en cada sesión, de dos horas y media de duración. En estas cuatro jornadas han colaborado expertos y asesores de los ámbitos financiero y fiscal, legal, así como periodistas y profesionales del marketing. Estos son los asesores fiscal y legal Paco Ortega y Miguel Ángel Pardo; la consultora de comunicación y marketing Teresa Suárez; las empresas De Sobrino & Asociados y Sinlímites Comunicación, y el periodista freelance Pepe Barahona, así como la abogada Celia Sánchez Fernández.

En el segundo ciclo han participado las organizaciones de Andalucía Emprende, la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, ambos de la Junta de Andalucía y la Confederación de Empresarios de Cádiz aportando un total de 26 ponentes, recursos y contenidos para las casi 35 personas inscritas de media, en la decena de sesiones formativas, que se han venido celebrando vía telemática.

Diez píldoras formativas de una hora de duración con el objetivo de ser prácticas y útiles sin restar tiempo apenas a la jornada de trabajo cotidiana. La Fundación Andalucía Emprende ha aportado a los Equipos de Alto Rendimiento (EAR) de transformación digital, trabajo autónomo, coaching, financiación y economía social.

En definitiva, 489 registros de participantes para el ciclo Cómo ser periodista freelance, enmarcado en la cultura del emprendimiento, la itinerancia laboral del profesional de la comunicación y encargos por piezas y a la carta, además de las herramientas digitales y empresa digitalizada.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 18.7.21
Creo que he comentado en un artículo anterior que por las mañanas suelo mirar un calendario que tengo colgado en el estudio y que fue editado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Su singularidad procede de que cada día del mes viene acompañado con un comentario referido a un descubrimiento o al nombre de algún científico o científica que merece la pena ser recordados.


Hace unos días, el pasado 9 de julio, que caía en viernes, pude leer en letra pequeña: “2015. Un equipo de investigación del IGME de la Universidad Complutense y la de Barcelona encontró una mosca de hace 105 millones de años en perfecto estado de conservación: se había conservado en ámbar en la cueva de El Soplao (Cantabria) y aún llevaba una carga de polen en su abdomen”.

¡Una simple y vulgar mosca perfectamente conservada desde hace la friolera de 105 millones de años! Me paro un instante para poder calibrar lo que significa todo ese tiempo y al momento me surge la pregunta: “¿Dónde estábamos entonces nosotros, los humanos, tan ególatras que nos creemos el centro del Universo?”

La respuesta es clara y contundente: en ninguna parte, porque los inicios del homo sapiens se remontan a unos cuantos miles de años. Ni siquiera llegamos a un millón de años, que, al menos, nos daría un poco de categoría temporal y podríamos medirnos con las moscas.

Y ahora, retrocedamos mentalmente y recordemos que por aquella época reinaban en el planeta Tierra esos enormes gigantes que eran los dinosaurios. También, es de suponer, que las dichosas moscas se encontraban por todas partes, por lo que temo que al paso que vamos nuestra especie desaparezca de la faz de Tierra, pero que las moscas seguirán tan plácidamente.

En fin, que una prosaica mosca sea mucho más resistente que nosotros nos tiene que dar mucho que pensar. Y entre las muchas cosas que todavía no hemos resuelto es nuestra conciliación con el paso del tiempo (en el caso de que verdaderamente exista, puesto que los físicos a partir de Albert Einstein nos dicen que el tiempo es otra dimensión, cuestión que al común de los mortales le cuesta entender).

Para encontrar alguna forma de solución, nosotros, los humanos, somos los que hemos creado unos instrumentos de medidas temporales que en la propia naturaleza no existen como tales. Los segundos, los minutos, las horas, los días, los meses, los años... son convenciones que nos sirven para organizar y orientar nuestras vidas.

De este modo, nos convertimos en sujetos que creen controlar el transcurrir del tiempo, ya que consideramos que estamos situados en el punto exacto: vivimos en un supuesto presente (del que, paradójicamente, somos incapaces de determinar su duración), al tiempo que todo lo acontecido lo consideramos pasado y lo que está por venir lo entendemos como el futuro.

No es de extrañar, pues, que a la capacidad que tenemos de archivar los recuerdos le llamemos "memoria", que es la que nos trae al presente, de manera un tanto difusa, las imágenes que archivamos en nuestra mente.

Y pensando en esta facultad me ha parecido muy oportuno mostrar como primera imagen de este artículo el lienzo que Salvador Dalí tituló como La persistencia de la memoria, al ser una buena obra en la que se muestran las fugaces huellas del pasado, de modo que en un paisaje desolado hasta los relojes se ablandan, ya que a medida que nos distanciamos de los acontecimientos vividos se vuelven borrosos como recuerdos personales.


También, hemos de tener en cuenta que la percepción del tiempo es un hecho con un componente subjetivo muy fuerte. Apunto esto porque en la actualidad nos encontramos en una cultura de la inmediatez, en la que las noticias nos llegan casi de manera instantánea, de forma que lo que aconteció hace unos días ahora nos suena a caduco.

Vivimos en una especie de ‘presentismo’ que a veces nos abruma, por lo que, en ocasiones, aspiramos a alejarnos del entorno en el que nos movemos para descansar en lugares alejados o imaginando épocas pretéritas en las que podríamos sentirnos más tranquilos.

Quizás, El ángelus, la obra que acabamos de ver del pintor impresionista francés Jean-François Millet, de 1857, sea el reflejo de una concepción del tiempo muy distinta a la nuestra. En ella contemplamos a dos campesinos, hombre y mujer, quienes, al oír el sonido lejano de las campanas que les llega de la iglesia del pueblo, hacen una pausa en su trabajo agrícola para concentrarse y rezar. Después, retomarán sin prisas sus labores.

Muestran, pues, un tiempo que viene marcado por sentimientos ligados a la naturaleza y a la religión. A la naturaleza, porque serán las primeras luces del alba las que les indiquen cuándo comienzan su trabajo en el campo; y a la religión, ya que son los tañidos de las campanas los que les dicen que es el mediodía, el momento de unirse con sus oraciones a un mundo sobrenatural en el que creen y que forma parte de sus vidas.


Pero las sociedades, paso a paso, se secularizan, y el trabajo en el mundo del capitalismo desarrollado viene determinado por la agitación, la precariedad y los beneficios. Así, los ritmos laborales se marcan con la precisión de los cronómetros. No hay tiempo, pues, para la reflexión y el reposo tranquilo, ya que, incluso, el de descanso está perfectamente medido. Tiempo ajeno que no nos pertenece, a la espera de organizar otro nuestro.

No es de extrañar que casi un siglo después, en 1934, Salvador Dalí evocara la obra precedente a través de un lienzo que titularía Reminiscencia arqueológica del ángelus de Millet. Aquí ya no hay nada de ese mundo de piedad que desprenden esos dos sencillos campesinos. Dalí los convierte en dos inmensos cuerpos marmóreos oscuros que se destacan en la quietud de un paisaje casi metafísico, por la inmensa soledad que rodea a esos dos extraños cuerpos que parecen perennes.

Hoy, además, nos movemos en un tiempo altamente subjetivo, controlado por el devenir de nuestro propio cuerpo. El mismo cuerpo que nos sirve de faro vigilante. El que cada mañana, ante el espejo, nos avisa de los cambios que sufrimos o de las pérdidas que lo acechan. Y aunque se buscan todos los remedios o múltiples pócimas mágicas en forma de cremas ‘anti-edad’, lo cierto es que el tiempo es implacable y sigue su senda sin hacernos caso.


Y comenzamos a volvernos invisibles, como esos personajes hieráticos que el belga René Magritte plasmara en sus lienzos, porque, a pesar de los esfuerzos que hacemos, ya no somos el foco de atracción de lo que nos rodea.

Como prueba de ello, nos sirve un lúcido párrafo de Antonio López Hidalgo que aparece en uno de sus últimos artículos, Los años que se van, y que hemos podido leer en este medio: "Después en casa, fue anotando en un bloc los síntomas que dan forma a la vejez: rigidez articular, disminución de masa ósea y muscular, incontinencia renal, disminución de la agudeza visual y auditiva. Y las arrugas, por supuesto. El cansancio. Sí, andar molido todo el santo día. Sufrir las resacas como la peor paliza nunca sufrida. Y ser invisible para las mujeres, claro".

Quizás sea difícil conciliarnos con el paso del tiempo. Quizás nunca perdonemos que no se nos devuelva la juventud perdida y que estemos abocados a la vejez. Quizás tengamos finalmente que aceptar que la flecha del tiempo solo marca una dirección (la que a nosotros no nos gusta).

Pero lo que no podemos hacer, como Fausto ante Mefistófeles, es cometer la torpeza de no saber quiénes somos y qué queremos, para finalmente negociar con esta sociedad, un tanto absurda, los sucedáneos que nos ofrece y, como contrapartida, acatar mansamente sus servidumbres a cambio de hacernos olvidar que nosotros también somos tiempo.

AURELIANO SÁINZ
  • 18.7.21
El Comité Científico de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir (ASAG), creado en noviembre de 2020, está difundiendo entre los profesionales de sus centros hospitalarios (los comarcales de Andújar y Montilla, y los de Alta Resolución Sierra de Segura, Alcaudete, Alcalá la Real y Sierra de Cazorla, en Jaén, y Puente Genil y Valle del Guadiato, en Córdoba) los primeros documentos redactados para mejorar la práctica clínica al actuar sobre la seguridad del paciente, disminuir la variabilidad en los tratamientos y conseguir la mejora de actuación asistencial.


Estos dos primeros textos, de los nueve que el Comité Científico está preparando, profundizan desde la evidencia clínica, por un lado, en el manejo clínico del paciente COVID-19 y, por otro, en las indicaciones y retirada de monitorización no invasiva. La presentación en los distintos centros se ha llevado a cabo por el coordinador del Comité Científico, el doctor José Javier Cota junto a miembros del comité de dichos hospitales, combinando el formato presencial y telemático.

Según apunta el director gerente de la ASAG, Pedro Manuel Castro, “la elaboración de estos documentos, y su difusión entre los profesionales sanitarios para su puesta en práctica, supone una mejora importante a la hora de aportar un manejo adecuado de todos los pacientes, así como facilitar el trabajo del personal clínico que los tratan médicamente y les dispensa cuidados de enfermería. Todo ello, va a ayudar a aumentar la calidad de la atención dispensada a los pacientes de nuestros centros, así como su seguridad”.

En la redacción de estos documentos han participado los miembros del Comité Científico, que está formado por 25 personas de reconocido prestigio pertenecientes a los hospitales de la Agencia, y que representan a distintas especialidades como: Análisis Clínicos, Cardiología, Farmacia, Hematología, Medicina Interna, Medicina Intensiva, Medicina Preventiva, Urgencias, Neumología, Pediatría, Radiología y Enfermería.

Se tiene previsto continuar trabajando en otros procesos clínicos integrados en la Medicina y la Enfermería, como son Criterios de ingreso derivación y alta; Tratamiento al alta según el diagnóstico establecido; Recomendaciones al alta según el diagnóstico establecido; Tratamiento inicial del paciente que ingresa; Indicaciones de exploraciones complementarias (radiología, análisis clínicos); Guía Farmacológica; Proceso de traslados secundarios y terciarios; y Diagnóstico de enfermedades menos frecuentes (no raras) en función de la clínica.

En concreto, los integrantes del Comité Científico son José Javier Cota (que actúa como coordinador del grupo), Manuel Aguilera, Pedro Arévalo, Adrià Gómez, José Antonio Lis, Emilio del Campo, Francisco Rivera, Manuel Castellano, Francisco Javier Toledano, Julián Salazar, Adrián Montaño, María Jesús Cazalilla, Marta Estrada, Carmen Duro, Marta Cruz, Azahara María Porras, Rafael Martínez, Juan José Villarejo, Samuel Ruiz, Juan María Rubio, Lorenzo Villalobos, Manuel Capote, María Pilar Fernández, Ana María Higuera e Inmaculada Pérez.



REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

  • 18.7.21
La Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba ha publicado la resolución provisional de su convocatoria de ayudas a municipios y entidades locales que desarrollen proyectos, programas y actividades para conseguir la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y la eliminación de la discriminación por razón de sexo u orientación sexual, donde se recoge una partida de 7.500 euros al Ayuntamiento de Montalbán para el desarrollo de distintas iniciativas y para la contratación de un especialista en Igualdad.


La resolución provisional de estas ayudas –que mantiene abierto el plazo de alegaciones hasta el 22 de julio– permitirá a los ayuntamientos beneficiarios el desarrollo de actividades y proyectos dirigidos a favorecer la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, una línea dotada con 200.000 euros; y por otro, la contratación de una persona especialista en dicho área como apoyo técnico a la labor que desarrollan los diferentes consistorio, cuyo presupuesto es de 240.000 euros.

De esta forma, la Delegación de Igualdad ha recogido una ayuda de 4.000 euros para el Ayuntamiento de Montalbán con el fin de favorecer la contratación de un especialista por un periodo mínimo de tres meses a jornada completa o de seis meses a tiempo parcial, que se integrará en el equipo municipal para la realización de programas de igualdad en el municipio. Asimismo, se recoge una subvención de 3.500 euros para el desarrollo de su programa Montalbán con la Igualdad de Oportunidades 2021.

La delegada del Área, Alba Doblas, puso en valor la puesta en marcha de dos líneas de subvenciones en esta convocatoria "que permitirán apoyar a los municipios en la financiación de actividades y proyectos, así como en la contratación de una persona especialista en igualdad". "Además la convocatoria contempla la posibilidad de solicitar subvención en las dos líneas de actuación”, destacó.

Asimismo, la delegada de Igualdad subrayó que la Diputación de Córdoba destinará durante este año 570.000 euros a financiar proyectos y programas que incidan en la promoción de la igualdad de género y contra la discriminación por razón de sexo u orientación sexual en la provincia, tanto desde los ayuntamientos como por las asociaciones.

"El presupuesto destinado a estas ayudas crece un 38 por ciento con respecto al año 2020, un refuerzo económico que refleja la apuesta firme de esta Diputación por dar apoyo técnico y económico al trabajo que se realiza desde las concejalías de Igualdad y las asociaciones para promover la igualdad de género y oportunidades, especialmente en los municipios más pequeños”.

Finalmente, Doblas afirmó que estas convocatorias de subvenciones representan “una herramienta eficaz de motivación y compromiso con la promoción de la igualdad y las políticas feministas, además de ayudar al mantenimiento de las actividades puestas en marcha por los ayuntamientos y asociaciones en un contexto difícil como el actual”.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO



  • 17.7.21
El Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS) y la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba trabajarán juntos en la prevención y la mejora de la seguridad de los mayores de la provincia gracias a un procedimiento operativo de colaboración suscrito entre ambas entidades con el objetivo de prevenir, paliar y combatir en la medida de lo posible las amenazas a la seguridad de las personas mayores.


El presidente del organismo provincial, Francisco Ángel Sánchez, ha explicado que “esta colaboración es fruto de un trabajo previo y de haber detectado que la nueva situación provocada por la pandemia y el confinamiento les hacía aún más vulnerables ante cualquier situación, desde el punto de vista de la emergencia social y también del delictivo”.

El presidente del IPBS ha insistido en que “lo que buscamos es fomentar el clima de confianza entre este colectivo y la Guardia Civil, se trata de coordinarnos y estar operativos para una detección rápida y para prevenir delitos a los mayores”. “Todo ello teniendo en cuenta un elemento imprescindible como son los profesionales de nuestros servicios sociales y su formación, para que conozcan los recursos existentes y las personas de la Guardia Civil que están en el territorio”, ha continuado Sánchez.

Por último, ha señalado que el procedimiento “contempla la realización de charlas, jornadas, folletos y carteles que se distribuirán en colaboración con los ayuntamientos. Además, otra herramienta interesante es la aplicación Alertcops, una gran desconocida a la que tenemos que dar difusión”.

Por su parte, el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, Juan Carretero, ha insistido en que “mejorar la seguridad de los mayores es uno de los objetivos que el Ministerio del Interior recoge en el Plan Mayor Seguridad”.

De igual modo, ha continuado, “la Guardia Civil pone el foco en la Estrategia Institucional 2030 sobre la seguridad de los colectivos sensibles y también el IPBS recoge entre sus objetivos el bienestar de las personas mayores en las mismas zonas donde ejercemos nuestra labor”.

En definitiva, “compartimos intereses que han motivado el interés por conocer herramientas y procedimientos de trabajo para prestar mejor servicio a los mayores de los pueblos de la provincia. Para ello, vamos a comenzar por conocernos mejor y por difundir herramientas como Alertcops”. “También vamos a pedir ayuda a los servicios sociales para prevenir frente a amenazas de seguridad a quienes necesiten cuidados y a sus cuidadores y vamos a contar con el IPBS y la Diputación para llegar juntos más lejos”, ha insistido Carretero.

El procedimiento firmado hoy es el resultado de varios encuentros previos entre el IPBS y la Guardia Civil. Fruto de ellos se ha consensuado un documento de trabajo que, según el presidente del IPBS, “es pionero en España y puede ser un ejemplo para otros lugares de la geografía española y andaluza”.

Medidas del procedimiento

El procedimiento operativo contempla distintas medidas para perfeccionar la respuesta policial ante situaciones que afecten a la seguridad de los mayores. Así, recoge una tarea preventiva mediante la realización de charlas informativas y otras actividades de sensibilización y prevención que se impartirán en sedes e instalaciones del IPBS o en otros lugares.

En ellas se transmitirán consejos fáciles y se prestará atención a su materialización en forma de denuncia cuando sea necesario. Estas charlas se complementarán con la elaboración conjunta de agendas, carteles, folletos y cualquier otro soporte en formato material y/o electrónico para que la información llegue a los mayores de manera efectiva.

Este material informativo se distribuirá de manera pública y a los Servicios Sociales de los ayuntamientos. Asimismo, se informará a los profesionales del ámbito social y a las personas mayores y sus familiares de la existencia de la aplicación de seguridad ciudadana Alertcops, como canal para comunicarse con la Guardia Civil.

Por otro lado, el procedimiento recoge la formación, orientación y apoyo a los profesionales del IPBS acerca de los principales problemas de seguridad que afectan a las personas de mayor edad. Esta formación será impartida por el personal de la Guardia Civil.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 17.7.21
Cepillos de dientes de plástico que se tiran continuamente; bolígrafos que regalan por doquier y que, una vez que se les acaba la tinta, terminan en el cubo de la basura sin posibilidad de recambio... Seguimos viviendo como si hubiera mil planetas en los que acumular nuestra mierda. Pero reciclar también contamina.


Hace poco he estado en una hamburguesería y te dan miles de sobrecitos de kétchup. Y muchos terminan tirados, sin abrir siquiera. Plástico por todas partes. Mi bolsa de reciclaje se llena en un santiamén: cartón de leche, yogur, bote de gel, champú, bandeja del pollo, envoltorio de fiambre, producto de limpieza, desodorante... Y así, un largo etcétera.

¿A qué esperamos para cambiar la forma de envasar todo? Hay ya bolsas hechas de patata; los bolígrafos podían ser de otro material y recargables. Y lo mismo con los refrescos: volvamos al cristal y a devolver los cascos usados a las tiendas.

Yo prohibiría todo lo que no sea biodegradable, todo aquello que no pueda devolverse al planeta sin causarle daño. Quiero que Alma respire aire puro, que vea árboles y montañas que no sean de escombros y basura. Que pueda seguir bebiendo agua del grifo y nadando en ríos y en el mar. Que el cielo siga siendo azul.

A mis cuarenta y tantos aún me queda algo de aquella rebeldía juvenil que quería cambiar el mundo para que fuera un lugar mejor. Solo me queda hacer mi parte después de ver cómo se anteponen al bien común y a la salud el dinero a corto plazo o la dudosa libertad para tomar copas. Pero poco espero ya de los de arriba o de la masa.

De todas formas, no puedo vivir enfadada: no me sienta bien. Solo puedo acostarme tranquila sabiendo que, por mi parte, hago todo lo que puedo. Así que ya tengo un estropajo y un cepillo de dientes ecológicos. Y seguiré indagando para buscar más cosas. La Tierra llora nuestra falta de empatía y su resiliencia se acaba.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ
  • 17.7.21
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha confirmado hoy 338 nuevos casos positivos por coronavirus en Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 60.378, de los que 4.785 han estado ingresados en algún centro hospitalario –591 de ellos en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)–. La provincia registra además 977 fallecidos por covid-19 –como ayer– y cuenta ya con 55.111 personas que habrían superado la infección –175 más que ayer–.


Actualmente, 72 pacientes confirmados con covid-19 permanecen ingresados en los hospitales cordobeses, 13 de ellos ingresados en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La Comunidad Autónoma, por su parte, contabiliza oficialmente a 657.968 personas afectadas por coronavirus (3.999 más que ayer) y 10.258 fallecidos (ocho más en las últimas 24 horas). Según la Junta, el número de personas curadas se sitúa hoy en el conjunto de Andalucía en 605.896 (1.105 más que ayer).

Asimismo, según ha informado la Consejería de Salud y Familias, la campaña de vacunación frente al covid-19 a 16 de julio ha alcanzado a un total de 913.333 en la provincia de Córdoba, de las que 400.439 han completado el proceso de vacunación con las dosis correspondientes.

Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía no actualiza durante los fines de semana el estudio pormenorizado que ofrece en colaboración con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, por lo que hasta mañana no será posible ofrecer esta información con más detalle. En cualquier caso, los datos se pueden consultar a través de este enlace.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTALBÁN DIGITAL


UNICEF

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

ECOEMBES - EL MUNDO 2021

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos