:::: MENU ::::
DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - 25 N

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - CÓRDOBA SINGULAR

  • 19.10.21
Los resultados de la nuevas dianas terapéuticas en el tratamiento del cáncer de mama suponen una “auténtica revolución en la medicina de precisión contra esta enfermedad que marcan un antes y un después en su abordaje”, según ha indicado la jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud Córdoba, María Jesús Rubio, que ha recordado que se trata del tipo de tumor más frecuente en la mujer, del que se diagnostican más de 26.000 casos nuevos al año en España y dos millones en todo el mundo.


La doctora Rubio ha explicado, con motivo de la celebración hoy del Día Internacional contra el Cáncer de Mama, que el diagnóstico precoz es la pieza “fundamental para aumentar la supervivencia al cáncer de mama, junto a los avances en la investigación y los tratamientos personalizados.

En este sentido, ha señalado que el año 2020 ha estado marcado por la pandemia de covid-19, que ha afectado a muchas mujeres con cáncer de mama debido al temor por acudir a un centro hospitalario, por lo que este día dedicado al cáncer de mama “debemos recordar la importancia de las revisiones para el diagnóstico precoz”.

La especialista ha hecho hincapié en que en 2021 se han producido grandes avances en la investigación, por lo que “hay que ser optimistas al contar con más elementos para el tratamiento del cáncer de mama de manera personalizada, con una precisión y concreción que permite abordar la enfermedad de manera integral y con más posibilidades de curación”.

Uno de los avances más significativos desde el año pasado se centra en el estudio del ADN que permite predecir la respuesta al tratamiento, ya que al conocer además de la histología del tumor su biología, “nos da la oportunidad de realizar una medicina de precisión, es decir, de aplicar el tratamiento adecuado en el momento preciso”.

El conocimiento de la existencia de diferentes subtipos biológicos de cáncer de mama ha permitido el desarrollo de fármacos dirigidos a esas alteraciones moleculares, lo que ha mejorado la calidad de vida de las pacientes mediante la utilización de tratamientos personalizados. Ha añadido que hoy en día “se considera que no hay cánceres, hay personas con cáncer, cada una con características diferentes, con terapias personalizadas que hacen que la medicina sea más eficaz”.

La supervivencia de las mujeres que padecen esta enfermedad ha mejorado mucho en las últimas décadas, por lo que es fundamental, ha resaltado la doctora Rubio, realizar screening en la población y que ante cualquier lesión las mujeres deben acudir al hospital para realizarse mamografía y todas las exploraciones que permitan diagnosticar la enfermedad y poder asegurar la mejor estrategia de tratamiento.

La doctora Rubio ha señalado que entre el 5 y el 10 por ciento de los tumores de mama son de carácter hereditario, por lo que en los casos en que así se sospeche -mujeres menores de 40 años, tumores triples negativos o con algún familiar que ha padecido cáncer de mama- es aconsejable realizar un estudio genético.

Este estudio permite conocer el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida, lo que da posibilidad de establecer medidas preventivas diferenciadas, así como poder recibir tratamiento dirigido a dichas mutaciones genéticas. Además, si se confirma que el tumor es hereditario, el estudio se realizaría también a familiares directos.

Por su parte, Esther Velasco, ginecóloga del Hospital Quirónsalud Córdoba, ha insistido en que el de mama es el cáncer ginecológico más frecuente, pero, a la vez, la posibilidad de sobrevivir a esta enfermedad ha aumentado mucho en los últimos años.

Por ello, es “fundamental hablar con el ginecólogo sobre la idoneidad de los análisis de detección para decidir cuál es la estrategia más adecuada en cada caso”.

Además, la doctora Cristina Márquez, radióloga especialista en mama del Hospital Quirónsalud Córdoba, ha insistido en la importancia de la detección y diagnóstico del cáncer de mama antes de que dé síntomas, ya que el estadio del tumor en el momento del diagnóstico sigue afectando significativamente a la supervivencia global.

Por tanto, “el objetivo es el tratamiento del cáncer de manera temprana para mejorar la supervivencia y reducir la necesidad de tratamientos más agresivos”. Además, ha destacado que la mamografía es la única prueba que ha demostrado su eficacia para reducir la mortalidad de esta enfermedad hasta en un 30 por ciento.

Incremento de cirugías conservadoras

Otro hecho de gran relevancia en los últimos años ha sido el incremento de cirugías conservadoras y menor intervención sobre la axila con el uso del ganglio centinela, evitando complicaciones y mejorando la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama. 

De cada 100 intervenciones por cáncer de mama, 85 no necesitan vaciamiento axilar gracias a la biopsia selectiva de ganglios centinelas axilares, y el 80 por ciento conserva la mama gracias a las nuevas técnicas quirúrgicas (cirugía oncoplástica) y a la quimioterapia preoperatoria.

Además, la coordinación con los cirujanos plásticos permite, en caso de mastectomía, realizar una reconstrucción del pecho en el mismo acto quirúrgico, según ha indicado el doctor Guillermo Bascuñana, cirujano general de la Unidad Integral de Mama.

Unidad Integral de Mama

El Hospital Quirónsalud Córdoba cuenta con Unidad Integral de Mama, que ofrece a las pacientes un abordaje multidisciplinar en la toma de decisiones de la patología mamaria con especial atención al diagnóstico precoz del cáncer de mama, así como al tratamiento integral (local y sistémico), asesoramiento genético si se precisa, y seguimiento de la enfermedad.

El servicio de Diagnóstico por la Imagen tiene un papel primordial en la detección precoz del cáncer de mama. El Hospital Quirónsalud Córdoba cuenta con un equipo de mamografía 3D con tomosíntesis, que incrementa la sensibilidad del estudio mamográfico, sobre todo en mamas densas, permitiendo la detección de cánceres más pequeños, en estadios más tempranos, y reduciendo así la agresividad de los tratamientos en las pacientes, tanto desde el punto de vista quirúrgico como oncológico.

Quirónsalud en Andalucía

El Grupo Hospitalario Quirónsalud cuenta en la actualidad en Andalucía con siete centros hospitalarios situados en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), dos en Sevilla, Córdoba y Huelva, además de 17 centros médicos de especialidades y diagnóstico y un hospital de día quirúrgico, que lo posicionan como líder hospitalario privado de esta comunidad autónoma.



Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 47 hospitales que ofrecen cerca 7.000 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. 

Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, único centro investigador privado acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando más de 1.600 proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 19.10.21
Al igual que ocurre con la lava del volcán, la vida, la economía y la historia siguen fluyendo lentamente, incandescentes, transformadoras, frente a nuestras vidas que, como recitaba Jorge Manrique, "son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir". Esta idea, la de dos caudales de fuerzas desiguales, me surgió la semana pasada ante la coincidencia de varias noticias en los medios de comunicación relacionadas con la agricultura.


No es una idea nueva: es la eterna lucha del hombre contra la naturaleza, o del individuo contra el sistema, o del héroe frente a su destino. Sola la vuelvo a recordar, adaptándola al momento actual, por la frustración que me produce.

Mientras en Madrid se celebraba la Fruit Attraction, en Almería los agricultores salían a manifestarse para salvar su agricultura y nuevas denuncias de los grupos ecologistas, sobre la mala gestión de los plásticos, aparecían en medios de comunicación nacionales e internacionales en forma de vídeos. La lava, el músculo, la fuerza, el sistema, contra la gota de agua, el hueso, el armazón, el individuo.

Mientras 95.000 visitantes profesionales de 118 países se reunían alrededor de las 1.300 empresas que participaron (y de los buenos platos de jamón que se servían) para hacer negocio, para generar noticias, para hablar de rentabilizar el futuro, 800 agricultores en los momentos de mayor afluencia (según algunos medios de comunicación) gritaban reivindicando que se cumpliesen las peticiones, para salvar su futuro, que se hicieron en el 2018 y aún siguen en el aire. A la vez, los vídeos sobre los residuos en nuestro campo se movían por las redes sociales denunciando el daño que provocan a la biodiversidad y a nuestra salud.

Los números están ahí, luego cada uno los interpreta a su manera, le saca el jugo que quiere. Pero por muchos paros agrarios que hagan nuestros agricultores, o vídeos de los ecologistas, el volcán lo arrasa todo: no hay forma de pararlo.

Si tenemos en cuenta el dato del INE del último trimestre de 2020, el sector agrícola da empleo de forma directa en Almería a 73.000 personas, así que el 1,05 por ciento asistió a la movilización. ¿Es eso un éxito? No lo sé. Pero, por lo que se ve, para las asociaciones convocantes agrarias, sí lo es.

Como tampoco sé a cuántas personas habrán llegado los vídeos de los residuos o si habrán conseguido los objetivos marcados de abrirles los ojos a los consumidores europeos para que dejen de consumir tomates que contaminan los mares y océanos del mundo. No lo sé, pero dudo que los impactos negativos generados por esos vídeos puedan competir con los impactos positivos que se generaron durante los tres días de feria en el IFEMA.

Si algo tuvieron en común las noticias de Madrid y Almería es que en todas las fotos salen los políticos en primera fila. Tanto para cortar la cinta de inauguración como para sujetar la pancarta de los agricultores. Ellos están en medio, sonriendo a todos, calmando, prometiendo a los enfurecidos agricultores, a los incansables ecologistas, que no tienen más remedio que confiar en sus palabras, aun sabiendo que tienen las manos atadas, que son las primeras cenizas que el volcán expulsará cuando lo crea necesario.

Marionetas con poder que se agigantan ante los débiles pero que se arrodillan ante los poderosos, incapaces ni siquiera de contestarles, de impedir los acuerdos con terceros países, de que se apruebe la reforma de la PAC, de gestionar el 100 por cien de los plásticos que se generan cada año.

No se lleven a confusión: a pesar del jarro de agua fría en mi ánimo, del baño de realidad, de hablar como Sancho Panza, yo creo en la fuerza descomunal del agua, la fuente de la vida, la imprescindible esencia de cada uno de nosotros, capaz de destruir montañas, perforar rocas, modificar paisajes.

Soy consciente de que una simple gota de agua puede romper el equilibrio para bien o para mal y es capaz de convertir un vergel en una zona pantanosa que lo engulla todo, o de transformar un desierto en un oasis. Sé que sumando gotas de agua es la única manera de hacer desbordar el vaso, de provocar el cambio, de tener una oportunidad ante los volcanes que, aunque nunca conseguiremos apagarlos, sí podremos minimizar los impactos que generan en nuestras vidas, de enfriar la colada de lava que tantos daños colaterales genera.

Saben algunas gotas de agua que la belleza se esconde detrás de la paciencia, de la constancia, y por eso insisten incansables en las calles, en las redes, en la barra del bar, con la esperanza de que sus pasos, sus palabras, sus desvelos hagan vibrar a otras gotas de agua para convertirse en un caudal capaz de fluir, de transformar. "Sé como el agua, amigo" –que diría Bruce Lee– si quieres alcanzar la mar antes de sucumbir a los volcanes.

MOI PALMERO
  • 19.10.21
El gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, José Plata, asistió a la jornada de trabajo impulsada con el objetivo de poner en común con los equipos de Dirección de las doce Zonas Básicas de Salud de la provincia, la experiencia tras la puesta en marcha de las líneas estratégicas que marcan el nuevo modelo de Atención Primaria promovido por la Consejería de Salud y Familias.


Se trata de un nuevo enfoque en la gestión y la prestación de los servicios dirigido a mejorar el acceso de la ciudadanía a este nivel asistencial, potenciando el uso de medios telemáticos para agilizar la respuesta al usuario y el compromiso de mejora de la atención sanitaria, una mayor relación médico-paciente y la disminución de los tiempos de espera.

El Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba viene trabajando en la puesta en marcha de este nuevo modelo que va a aplicarse en los 47 centros de Atención Primaria que la componen, divididos en 15 centros de salud, 19 consultorios y 13 consultorios auxiliares, que prestan servicio a una población superior a los 256.000 habitantes.

Se trata de un territorio caracterizado por una demografía envejecida y una gran dispersión geográfica, lo que supone un gran esfuerzo de recursos, tanto humanos como materiales, para garantizar la prestación de los servicios de salud a la ciudadanía.

Un sistema que tiene como principal novedad la vuelta de la asistencia presencial en niveles anteriores a la pandemia, algo que se vio afectado por los planes de contingencia activados en el Sistema Sanitario Público Andaluz en prevención de posibles contagios por COVID-19. 

En base a la evolución favorable de los datos epidemiológicos, viene poniéndose de nuevo a disposición de los pacientes que, también, pueden seguir utilizando la opción de la consulta telefónica para interactuar en casos que no precisen presencialidad (renovación de tratamientos, trámites administrativos, etc.).

La consulta de acogida es otra de las nuevas medidas incluidas en la estrategia de la Consejería. Un procedimiento llevado a cabo por profesionales de enfermería que permitirá realizar una primera valoración de los pacientes que acuden al centro de salud -cabecera de cada ZBS- con una demanda no urgente para, de esta forma, conseguir una reordenación de la asistencia en colaboración con el personal facultativo.

Acciones como este encuentro de trabajo se seguirán desarrollando en los próximos días, en este caso a cargo de equipos de Dirección de cada Zona Básica de Salud que se encargará de trasmitir estas líneas estratégicas a los profesionales de Atención Primaria

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 19.10.21
El Ayuntamiento de Montalbán de Córdoba ha aprobado destinar la totalidad de la partida reservada para el sueldo de Alcaldía, así como parte del sueldo de la teniente de alcalde, a actuaciones de conservación y mejora de espacios públicos en el municipio. Así se acordó en el último Pleno Extraordinario, celebrado el pasado 7 de octubre, cuando se dio luz verde a una modificación presupuestaria que permitirá emplear más de 55.000 euros para, a través de esta iniciativa, generar empleo y apoyar a la pequeña y mediana empresa local.


El alcalde de Montalbán, Miguel Ruz, ha explicado que esta partida irá destinada a “pequeñas actuaciones de conservación de vías públicas, jardines y plazas”, así como en espacios y equipamientos municipales como “el cementerio, el teatro o la caseta municipal”.

Para tal fin, se contará “con las pequeñas y medianas empresas del pueblo que se dedican a la jardinería, a la construcción o los suministros, que dan trabajo a nuestros vecinos y vecinas”, con lo que “el aprovechamiento de este dinero, no ejecutado durante 2021, tendrá un buen uso y una repercusión positiva en nuestra localidad”.

Ruz ha subrayado que, a través de esta medida, el Ayuntamiento de Montalbán pretende “contribuir a la dinamización de la economía de nuestro pueblo”, que como el resto de la provincia “trata aún de salir de la difícil situación a la que nos ha abocado la crisis derivada del Covid-19”.

Ahora, cuando “empezamos a ver la luz al final del túnel”, es “más importante que nunca contribuir desde la administración pública a que el tejido empresarial de nuestros pueblos, que genera riqueza en nuestro territorio, salga adelante”.

El alcalde de Montalbán ha reiterado el “compromiso” del Ayuntamiento con el tejido empresarial local, y ha recordado uno de los proyectos “estrella” que pretende ejecutar a través de los fondos europeos Next Generation, un “vivero de empresas en el Polígono Industrial de Los Lucas que permitirá a jóvenes emprendedores desarrollar sus ideas de negocio, al tiempo que dispondrá de oficinas en modalidad de ‘coworking’ para los trabajadores y trabajadoras autónomas de nuestro pueblo”.

En el marco de esta convocatoria de fondos, el Ayuntamiento prevé también realizar actuaciones para la mejora de sectores como el comercio, con el esperado cambio del techo del mercado de abastos, y medidas que supondrán un ahorro energético para toda la ciudadanía, como el cambio de luminarias, además de proyectos de movilidad y ordenación del tráfico o la construcción de un nuevo comedor escolar.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 18.10.21
La factura eléctrica se ha disparado aún más en los primeros 15 días de octubre y de mantenerse los mismos precios durante todo el mes el usuario medio pagaría 122,04 euros, un 88,9 por ciento por encima de los 64,61 euros de hace un año. Así lo pone de manifiesto el análisis sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC realizado por FACUA-Consumidores en Acción, que advierte de que las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno se han mostrado absolutamente insuficientes y sólo están provocando un leve freno a la brutal subida tarifaria.


La asociación está reclamando al Ejecutivo de coalición que imponga durante al menos seis meses un descuento mínimo del 50 por ciento en la factura eléctrica sometida a la tarifa semirregulada PVPC de la inmensa mayoría de familias, excluyendo sólo a las de rentas más altas, que correría a cargo de las principales energéticas que operan en España de manera proporcional a sus cuotas de mercado. FACUA advierte de que la directiva europea del sector permite aplicar este tipo de intervenciones.

En lo que va de año, la factura del usuario medio se ha situado en una media de 86,16 euros, lo que representa una subida del 11,6 por ciento con respecto a los 77,18 euros de 2018, el año que el presidente del Gobierno se ha comprometido reiteradamente a igualar una vez descontado el IPC. "Vamos a cumplir con las medidas que ya hemos tomado y las que podamos tomar", "lo tenemos estudiado", afirmó Pedro Sánchez el pasado jueves en una entrevista en La Sexta.

FACUA advierte de que si las tarifas de la primera quincena de octubre se mantuvieran lo que queda de año, la factura del usuario medio quedaría en 2021 en 1.106 euros (una media de 92,14 euros mensuales), un 19,4 por ciento por encima de los 926 euros de 2018.

En cualquier caso, la asociación señala que incluso si se alcanzara el objetivo del Gobierno, las tarifas eléctricas seguirían siendo desproporcionadamente altas. En este sentido, recuerda que en enero de 2018, el hoy presidente del Gobierno pidió a Mariano Rajoy explicaciones y medidas ante la carestía del recibo de la luz. "Que este Gobierno emprenda un gran cambio en la regulación del sector para reducir los elevados márgenes de beneficio del oligopolio eléctrico es una cuestión de coherencia política", señala FACUA.

El kWh sube casi un 150%

El pasado agosto, la factura del usuario medio se situó en 93,10 euros, batiendo el récord histórico de 88,66 euros del primer trimestre de 2012. En septiembre volvió a alcanzar otro máximo histórico, de 102,71 euros, que será superado con creces este octubre.

En cuanto al precio de la energía, en octubre de 2020 el kilovatio hora (kWh) se situó en una media de 12,41 céntimos (con el 27,19% de impuestos indirectos incluidos). En los quince primeros días de este octubre, el precio medio ha sido de 27,01 céntimos en horario valle, 31,82 céntimos en horario llano y 34,07 céntimos en horario punta (incluido el 10,55% de impuestos indirectos que se aplican en las facturas emitidas desde el 16 de septiembre).

La media aritmética entre los tres tramos ha sido de 30,97 céntimos, un 149,6 por ciento más que hace un año. La media ponderada tomando como referencia el consumo del usuario medio en cada tramo ha sido de 30,30 céntimos, un 144,2 por ciento más elevada que en septiembre de 2020.

Boicot al oligopolio 

"Ante los abusos tarifarios y el chantaje en el que han llegado a incurrir las eléctricas con la amenaza de cierre de las nucleares tras las medidas aprobadas por el Gobierno, FACUA está llamando a los consumidores al boicot contra el oligopolio energético", apunta la asociación, que propone a los consumidores sin bono social que tengan contratada la luz o el gas con Iberdrola, Endesa o Naturgy que las abandonen solicitando el alta con otra comercializadora.

El boicot también va dirigido contra las filiales de las empresas del oligopolio que ofrecen la tarifa PVPC en luz y la regulada TUR en gas. Se trata de las comercializadoras de referencia Curenergía (Iberdrola), Energía XXI y Energía Ceuta XXI (Endesa) y Comercializadora Regulada Gas & Power (Naturgy).

El usuario medio

El usuario medio utilizado por FACUA en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kW -la misma en horario punta y valle- y un consumo de 366 kWh mensuales. Es un perfil elaborado tras el análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas. 

En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha tomado como referencia el perfil de usuario medio tradicional sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45 por ciento de la electricidad en el horario valle, el 29 por ciento en el horario punta y el 26 por ciento en el horario llano.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 18.10.21
Hoy se ha impuesto el término periodismo narrativo para denominar a todos aquellos textos de no ficción que se adentran en un lenguaje creativo y metafórico y cuyos registros varían de la primera persona autorial a la tercera persona del autor equisciente, al narrador-autor como protagonista del texto e incluso a la crónica autobiográfica. En definitiva, textos que cumplen doble función: una referencial, en tanto que son géneros informativos que describen la realidad, y otra estética, porque muestran preocupación por la voluntad de estilo que se materializa en textos muy bien escritos.


Estos géneros periodísticos, como es lógico, están precedidos de una profunda investigación por parte del profesional que, en muchos casos, le lleva a la inmersión en los hechos que investiga. Es decir, el propio periodista prefiere vivir los hechos a que se los cuenten las fuentes informativas. Siempre, por supuesto, que así fuese posible. Es en esta modalidad del periodismo narrativo donde hay que ubicar buena parte de la obra periodística más significativa de Manuel Chaves Nogales.

A lo largo de casi 150 años, es decir, desde finales el siglo XIX, este periodismo narrativo, cuyo apelativo probablemente tampoco sea el más acertado, ha recibido distintas denominaciones: periodismo literario, periodismo informativo de creación, periodismo de largo aliento, periodismo lento, nuevo periodismo o periodismo reposado, entre otros.

En cualquier caso, se pueden distinguir tres momentos esenciales en la evolución de esta modalidad periodística: periodismo muckraking (1880-1920), nuevo periodismo (1960-1970), aunque su proyección trazará su sombra alargada en el tiempo, y el periodismo narrativo actual que nace en la última década del siglo XX y se extiende hasta nuestros días.

Chaves Nogales vivirá entre estos dos primeros movimientos periodísticos, pero su eco alcanzará al tercero. De los muckrakers aprenderá la necesidad de la inmersión, de estar en el lugar de los hechos. De aquí que tenga sentido su conocida frase cuando afirma que el periodismo es andar y contar. O como bien diría también Piero Brunello, autor de Sin trama y sin final, antología de la poética de Chéjov, basta con unos buenos zapatos y un cuaderno de apuntes para «ofrecer buenas ideas, y tal vez aliviar la soledad, a quien se proponga hacer un reportaje, a quien guste de viajar de modo responsable y a cualquiera que aprecie una escritura precisa, honrada y comprometida». De este principio compartido con otros muchos profesionales parte el compromiso de Chaves como buen periodista de inmersión.

En el periodismo de inmersión, el profesional se introduce en un ambiente, comunidad o situación, durante un tiempo determinado para experimentar en su propia piel las vivencias que un día contará, interactúa con los habitantes de ese microespacio y después narra desde una perspectiva personal y empática aquellos trozos de existencia que nadie le contó desde afuera, sino que él mismo protagonizó.

El periodismo de inmersión, como método de investigación, se propone comprender la realidad a partir de la experimentación y, como consecuencia, se hace evidente que el redactor narrará los hechos con un alto grado de subjetividad. La inmersión requiere tiempo. Aquí Chaves Nogales cumple al pie de la letra el espíritu de esta modalidad de periodismo.

El término periodismo muckranking lo acuña el propio presidente Roosvelt. Tradúzcase por rastreadores de basura, periodistas rastrilladores, escarbadores de basura o incluso estercoleros. Y fueron precisamente estos escarbadores de basura quienes protagonizaron la inmersión periodística. Hoy, el término se ha generalizado y designa una tendencia periodística que se consolida en la prensa norteamericana de finales del siglo XIX y que basa sus investigaciones en la denuncia social. Desde luego, el contexto social, político y económico así lo demandaba: corrupción política y empresarial, abusos del poder de la élite de banqueros, pobreza, analfabetismo, concentración de capitales, condiciones laborales pésimas de los trabajadores, inmigrantes. La realidad puso el tema. Los periodistas, el método.

Las denuncias no cayeron en saco roto y el presidente Theodore Roosevelt tomó iniciativas legislativas que culminaron en reformas en 1906. El punto álgido del periodismo muckraking se sitúa precisamente en ese año, pero su esplendor apenas duró una década. En 1910 comienza su declive. Los medios de comunicación dan la espalda a los muckrakers y buscan un futuro más estable a la sombra de una política informativa más oficial e institucional. Hacia 1920, los medios abandonan esta práctica periodística. El periodismo de investigación abre un largo paréntesis, que no se cerrará hasta los años sesenta, cuando los denominados nuevos muckrakers volvieron al primer plano de la actualidad, pero esta vez con un trabajo menos activista y más profesional. Pero su huella nunca se borrará y se extenderá a Europa.

El periodismo muckraking dejó escritos con tinta indeleble nombres para la posteridad donde muchos cronistas americanos y europeos actuales pusieron sus ojos: Jacob Riis desenmascaró escándalos inmobiliarios en Nueva York; Josep Pulitzer destapó casos de corrupción de políticos; Palph Nader escribió sobre una industria automovilística que prestaba mucha atención a los diseños y poca a la seguridad; en 1904, Upton Sinclair se infiltró durante siete semanas en un matadero para denunciar las condiciones de insalubridad con las que se trabajaba en un centro de procesado de carne. Su libro The Jungle (La Jungla, 1912) incentivó reformas legislativas. En cualquier caso, de entre todos, John Reed brilla con luz propia.

En Ciudad Juárez contactó con las tropas rebeldes, convivió con los soldados y se ganó el respaldo de Pancho Villa. Lo cuenta en México insurgente (1914). No fue un observador indiferente en Diez días que estremecieron al mundo (1918), donde narra los primeros días de la revolución rusa de 1917. Una de las mejores crónicas periodísticas del siglo XX, el más claro precedente de lo que cuarenta años después se denominaría Nuevo Periodismo y un espejo claro y nítido en el que los cronistas de nuestros días encuentran una referencia vigorosa y sin tachaduras. Chaves Nogales conocía la obra de Reed, que influyó en su estilo personal, en su compromiso con la realidad y en la primera persona con que escribiría sus textos.

Paralelamente, el periodismo moderno, aunque de manera paulatina, comienza a implantarse en todo el mundo, también en España. La retórica de la objetividad –o del distanciamiento– encontró su coartada en la aparición del telégrafo, en el nacimiento del periódico como empresa capitalista y en el desarrollo del periodismo informativo. La retórica de la objetividad impondrá la impersonalidad de los textos periodísticos y la distancia impuesta al profesional abrirá una brecha en su compromiso con la realidad. Se impondrá la tercera persona, la eliminación de adjetivos y adverbios, la ausencia del autor dentro del texto. La retórica de la objetividad –mal entendida– dará al trasto con los muckrakers, con el periodismo comprometido, con la inmersión en los hechos por parte del profesional.

La objetividad, como una lacra inextinguible, marcará el revestimiento austero de la noticia, pero pronto también otros géneros, como la crónica, sucumbirán a esta cirugía de la impersonalidad autorial. Aunque sobrevivirán autores adeptos a la libertad de creación y de expresión, y al compromiso que nos dejaría diamantes muy pulidos cuando ya la objetividad se imponía en todos los diarios. No obstante, en este periodo entre 1920 y 1960, cuando mueren los muckrakers y comienzan a aparecer los nuevos periodistas, algunos nombres dejarán ya marcado el rumbo de este nuevo movimiento: John Reed, sobre todo, pero también George Orwell, en Reino Unido, quien ya se apresuró a practicar el periodismo gonzo, término que acuñaría años después Hunter S. Thompson; Albert Londres, en Francia; Ernest Hemingway y Lilian Ross, en Estados Unidos; Chaves Nogales, en España.

Los estragos que trajo consigo la objetividad no fueron todos negativos. La objetividad creó e impuso el reportaje neutral con obras como Hiroshima, de John Hersey (1946), que influiría directamente en los autores del nuevo periodismo con obras como A sangre fría, de Truman Capote, u Honrarás a tu padre, de Gay Talese. Una tríada que es el culmen del género. Pero años antes, también Chaves Nogales o Rodolfo Walsh se acercarían a este nuevo género, pero de manera fallida.

Desde luego, la teoría del distanciamiento intoxicó con sus consecuencias negativas. En el sentido, claro, de no entender que la objetividad en la profesión debe ser el método de trabajo –como ya advirtieron Bill Kovach y Tom Rosenstiel–, por cuanto el periodista debe dudar de todo lo que oye, debe contrastar las distintas fuentes informativas y verificar los hechos. Desde un punto de vista ético, el periodista solo alcanza a ser subjetivo, responsable y honrado. La objetividad como método lo salva del infierno y de la falacia. La distancia de la objetividad mal entendida ha condenado al profesional a cubrir ruedas de prensa, a veces sin preguntas y casi siempre cosechando información sin contrastar y sin interés, pero cuya publicación reclaman y dan por válida las empresas informativas para las que trabajan.

No hay filtros. La retórica de la objetividad ha ayudado a crear este contexto: excesos de periodismo de mesa, abuso de fuentes institucionales, sobreabundancia de informaciones, gestación de nuevas rutinas productivas al hilo del desarrollo en línea, la proliferación de contenidos basura, multiplicada por los agregadores de contenido, y en definitiva el agotamiento de los modelos tradicionales de periodismo.

Tampoco en España Chaves Nogales fue un lobo solitario en esta modalidad de periodismo narrativo. Corpus Barga, que cruzó los Pirineos con la madre de los Machado en brazos, se exilió posteriormente a Lima, donde todavía muchos de sus escritos deambulan extraviados en las hemerotecas a la espera de que, como en el caso de Chaves, algún investigador se apresure a identificarlos y desenterrarlos.

Su obra periodística es de una calidad y precisión nunca inferior a la del periodista sevillano. Pero también Ramón J. Sender dejó huellas impecables de rigor en la investigación y calidad de estilo en este periodismo narrativo. Bastaría con recordar su crónica Viaje a la aldea del crimen, publicada en libro en 1934, obra maestra en su género, que narra los acontecimientos que tuvieron lugar en Casas Viejas los días 10, 11 y 12 de enero de 1933.

Como es natural, también hay nombres de mujer. Ya en los años veinte, destaca Josefina Carabias (1908-1981), considerada la primera mujer que hizo periodismo tal y como lo conocemos hoy. A diferencia de Colombine, Josefina era ante todo periodista y trabajaba codo a codo con sus compañeros. En cambio, Colombine, aunque fue la primera mujer que obtuvo un puesto de redactora, se consideraba más escritora que periodista. Carabias hizo de este oficio su vida. Sacó adelante a su familia sólo con los ingresos que obtenía del periodismo. Sobre ella, otra grande del periodismo, Pilar Narvión, decía que era “la Oriana Fallaci española”.

Por su parte, la periodista Carmen Eva Nelken era otra mujer adelantada a su tiempo. Adoptó el pseudónimo Magda Donato. Ejerció la profesión de periodista desde 1917 en El Imparcial, La Tribuna, Informaciones, y posteriormente en Heraldo de Madrid, Estampa y Ahora. Uno de sus trabajos más brillantes fue introducirse en un hospital geriátrico y contar la historia humana de aquel centro rodeado de pobreza y falta de medios. Entre otros títulos de sus crónicas se puede destacar “La vida en la cárcel de mujeres”, “Cómo se vive en un albergue de mendigas”, “Una mujer en busca de trabajo” o “Un mes entre locas”. En este sentido, siguió la estela dejada por Nellie Bly cuando se hizo pasar por loca para escribir su crónica inmersiva Diez días en un manicomio, una de las diez mejores primicias de la historia del periodismo.

Magda Donato fue capaz de visibilizar la vida de las mujeres en su dimensión social. Creía en el periodismo como un medio cuyo fin es incidir en la realidad para mejorarla. Su trayectoria profesional abarca casi todo el periodo republicano y no acabaría hasta que el estallido de la Guerra Civil la mandó al exilio. Margherita Bernard desmenuza su trayectoria y estilo en el prólogo de Reportajes, el libro antología que publicó Renacimiento con sus “reportajes vividos” de la época de la II República.

Todos estos periodistas que vivieron el periodo de 1920 a 1960 marcarían ya las pautas que años después Tom Wolfe esbozaría en su legendario libro El Nuevo Periodismo. Ya estructuraban sus textos narrando los hechos escena por escena y registraban el diálogo en su totalidad. Recogían el retrato global del comportamiento de los personajes, que se hallaba en estrecha relación con la transcripción del diálogo en su totalidad. Y comenzaron a utilizar asimismo la técnica del punto de vista en la tercera persona. Este incipiente divorcio entre autor y narrador permitirá que sean los personajes quienes hablen por sí mismos y dará origen a un nuevo género: el reportaje neutral, que Chaves, en España, y Rodolfo Walsh, en Argentina, practicaron con imprecisiones lamentables y desconocimiento consciente.

Como escribe Muñoz Molina, estos talentos estallan en “una encrucijada precisa de inspiración contemporánea y de aprovechamiento de la tecnología. En efecto, el desarrollo del periodismo es paralelo a la aparición de las nuevas tecnologías. El periodismo moderno estalla con el telégrafo en 1844, cuyo impacto en la población no fue inferior al que en nuestros días vivimos con la incorporación de internet a nuestras vidas. A este se suman el ferrocarril, en 1830; la rotativa, en 1846; la linotipia, en 1886, o el uso del papel continuo, desde 1851. Y posteriormente también el teléfono, la radio, el automóvil o el aeroplano.

El avión influyó de manera determinante en la obra periodística Ramón J. Sender y, sobre todo, en la de Chaves Nogales. Fruto de esta curiosidad y necesidad por narrar desde una perspectiva más amplia es La vuelta a Europa en avión, libro que el propio Chaves califica como reportaje pero que no es sino una magnífica crónica de inmersión. Él mismo, en un escrito posterior, lo reconoce así y escribe: “Al regresar ahora, recogidos en un volumen, mis reportajes sobre la vuelta a Europa en avión, me avergüenza un poco haber opinado y definido tanto”.

Era lógico. El reportaje era entonces un género en germen que no se consolida hasta la publicación de Hiroshima en 1946. En España, la clara influencia de la crónica florida y excesivamente personalizada recogida del siglo XIX, perseguirá a sus autores hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX, tan distante del estilo periodístico que imponía en sus albores la teoría de la objetividad.

Chaves Nogales volvería a intentarlo cuando escribió Los secretos de la defensa de Madrid. Esta vez la inmersión no fue posible. El exilio había puesto tierra de por medio. Así que optó por llevar a cabo una amplia labor de campo documentándose en toda aquella información facilitada por las fuentes. Andrés Trapiello advierte lo evidente: que este es un libro “en el que Chaves no asegura que haya sido testigo directo de los hechos narrados”. En parte, no lo fue.

Por esta razón, él mismo rechaza la crónica y opta por el reportaje. Tal vez su hermano, que era militar y asistente del general Miaja, y el propio general Miaja pudieron ser sus fuentes o algunas de sus fuentes. Obviamente, el libro está escrito con las técnicas del reportaje, pero el resultado último es un reportaje fallido, porque en el último capítulo el autor vuelve a la primera persona, a la opinión reiterada, al excesivo protagonismo. Un capítulo, por otra parte, prescindible e innecesario, que hubiese dado al género la posibilidad de ser el primero o uno de los primeros reportajes neutrales de nuestra historia.

Tampoco fue necesaria la inmersión para escribir El maestro Juan Martínez que estaba allí (1934). El libro no es una novela, como alguien ha escrito. Tampoco es un reportaje. El método de trabajo es la entrevista, pero el resultado final es un soliloquio. Se trata de una historia de vida. Género que, por otra parte, poco practicado por los profesionales de la información. Sí lo hicieron Albert Londres, Ryszard Kapuściński, Elena Poniatowska y, posteriormente, Svetlana Alexievich, maestra indiscutible de un género que le valió la concesión del Premio Nobel de Literatura en 2015 “por su obra polifónica, un monumento al sufrimiento y al coraje de nuestro tiempo”.

Lluís Bassets advierte que, si nos acercamos a las narraciones de la periodista bielorrusa, “no encontramos ficción, poesía o literatura dramática, los géneros usualmente valorados como literatura, sino unos relatos casi siempre en primera persona de millares de desconocidos ciudadanos rusos y de las antiguas repúblicas soviéticas, gente común que explica sus propias vidas, emociones, experiencias e ideas”. Los libros de Alexiévich tienen mucho de historia oral, de antropología social, de memorialismo colectivo, pero que son ante todo fruto de un trabajo periodístico.

Por supuesto, Alexiévich utiliza la entrevista como método de indagación en las fuentes informativas, es decir, busca la confesión de aquellas personas que sufrieron la tragedia que relatan. Pero el resultado es un soliloquio, una historia de vida, un relato contado en primera persona por su propio protagonista, en el que desaparecen las preguntas indagatorias y la voz del profesional que las formula. Un recurso utilizado en ciencias sociales, pero también en periodismo.

Y es lo que también hizo Chaves Nogales en este libro. Ya desde el título, dice quién se responsabiliza de esta historia: Juan Martínez, que estaba allí. Él se limita, que no es poco, a escribir cuanto le cuentan. También Alexievich advierte desde el título: Voces de Chernóbil. No es ella quien habla, sino las víctimas de la catástrofe.

En todo caso, la mayor parte de la obra de Chaves Nogales la integran crónicas, un género que él cultivó desde sus inicios. En estas, narradas en primera persona, el periodista observa y pregunta. La entrevista, como género auxiliar, es parte del cuerpo informativo de la crónica. Pocas veces esta aparece aislada, como género autónomo, sino más bien integrada en esta otra estructura más extensa y compleja. Estas entrevistas, en ocasiones son breves, son formuladas a personajes anónimos, pero en otras responden a las características de un género concreto: la entrevista perfil. Formato integrado por las descripciones del autor fruto de su observación, así como por la fórmula pregunta y respuesta, por la que el entrevistado se expresa con su propia voz.

Chaves Nogales no solo cultivó los géneros informativos, también textos de opinión, como el artículo y el ensayo. Su primer libro, La ciudad, es un ensayo. El último, publicado en 1941, La agonía de Francia, también lo es. El primero, más lírico. El segundo, más reflexivo, más taxativo en sus argumentaciones, a veces excesivas, pero es también el libro más preciso en su estilo, más contundente y cerrado en su estructura. El libro mejor escrito de Chaves Nogales. Aparentemente, está escrito con una continuidad y unidad como prevista para nacer en libro y no, como otros, en entregas seriadas en los diarios.

El escritor sevillano también escribió ficción. Su segundo libro, Narraciones maravillosas y biografías ejemplares de algunos grandes hombres humildes y desconocidos, es ficción. Reconoce Chaves en el prospecto que quiso escribir “una gran novela”, pero al final el volumen derivó en un conjunto de relatos. A sangre y fuego, aunque inspirado en hechos reales, también es ficción. El propio Chaves califica el libro como un conjunto de novelas breves, basadas, a veces, en hechos reales y, otras, en sus propias invenciones. También la ficción merodea por las páginas de La bolchevique enamorada y otros relatos.

En definitiva, es posible y necesaria la catalogación de la obra de Manuel Chaves Nogales. Garmendia, por su parte, lo ve innecesario. Dice que la prosa de Chaves “se resiste a ser catalogada”. Yo no lo creo. Y añade que, incluso en los textos informativos, “puso el cronista literatura”. Tampoco lo creo. El cronista escribió poniendo cada palabra en su sitio y procurando que la cadencia lograda no ensombreciera la verdad de los hechos, que es lo que hace y lo que debe hacer todo buen periodista, cuando informa y cuando opina. Y lo que debe hacer, por supuesto, todo buen escritor.

Ignacio F. Garmendia, en la Obra completa de Manuel Chaves Nogales, publicada en 2020 por Libros del Asteroide, ha preferido establecer en los textos un orden cronológico y en parte temático, y rechazar la diferencia entre géneros periodísticos y literarios y, por supuesto, entre los propios géneros periodísticos, un ejercicio, nos enseña, que –escribe Garmendia– “me parece más un pasatiempo universitario –dicho sea con todos los respetos– que una cuestión que concierna a los lectores”.

También difiero, como es natural. El lector también debería saber por qué un periodista se compromete en el mismo texto, o por qué escribe en tercera persona, o por qué es el protagonista de la historia, o por qué opina cuando no debería, y por qué escoge una historia y rechaza otra. Tal vez haya que esperar a la próxima publicación de las obras completas de Chaves Nogales para que el lector sepa por qué el autor, a veces, opta por la ficción y, otras, se embarra en la realidad. El propio Chaves advierte al lector en casi todos sus libros, aunque a veces yerre, del género en el que anda metido. Es cuestión de ética y también, como no podía ser menos, de estética.

Ponencia incluida en la mesa de periodistas “Chaves Nogales y el periodismo de su generación” para el curso de verano “Chaves Nogales, un periodista para el siglo XXI”, organizado por la Universidad Internacional de Andalucía y celebrado en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla los días 5 al 8 de octubre de 2021.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTALBÁN DIGITAL


UNICEF

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - CÓRDOBA RURAL

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - CÓRDOBA RURAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos