:::: MENU ::::
  • 22.2.18
Bodegas Campos acogerá hoy una nueva edición del salón Vinos de España. Una pasión, un gran encuentro organizado por la Bodega Emilio Hidalgo que reunirá en la capital cordobesa a un total de 44 firmas de más de 25 zonas productoras de toda la geografía nacional: desde Rías Baixas a Rueda, pasando por Ribera del Duero, Toro o Somontano, sin olvidar la zona Montilla-Moriles, que estará representada por Bodegas Pérez Barquero.



Juan Manuel Martín-Hidalgo, promotor del encuentro, explicó que “lejos de parecerse a una feria comercial de vinos, tiene un carácter más cercano y directo con el consumidor, al que se le muestra la enorme riqueza y diversidad enológica de nuestro país de una forma ágil y sencilla".

De esta forma, Vinos de España. Una Pasión no solo ofrece la posibilidad de probar los más de 200 vinos expuestos de gran calidad, sino que facilita el acercamiento con el "alma" de estos vinos: sus bodegueros."Se trata de un valor añadido importantísimo, que marca la diferencia, pues acerca la cultura del vino al consumidor, potencia su conocimiento y motiva un mejor consumo de valor", añadió Martín-Hidalgo.

La jornada se desarrollará en horario ininterrumpido de 11.30 de la mañana a 19.30 de la tarde. Las entradas están disponibles al precio de 25,00 euros a través de la web del evento. Con esta quinta edición, Vinos de España. Una Pasión se afianza como evento anual de referencia en el ámbito enológico y vitivinícola, en el que se reúnen bodegueros, aficionados, amantes y profesionales del sector para compartir las muy diversas experiencias que este mundo puede ofrecer a sus visitantes.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 21.2.18
La Diputación de Córdoba, a través del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), firmó ayer quince convenios de colaboración por valor de 456.000 euros con colectivos y asociaciones de Córdoba capital y de la provincia con el fin de impulsar el desarrollo de programas y proyectos de índole social.



El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, señaló durante la firma que estos acuerdos “son la mejor manera de reconocer el trabajo que diariamente realizan estas entidades con personas en situación de especial vulnerabilidad. Las ayudas económicas que les aportamos servirán para que puedan realizar proyectos clave”.

Ruiz destacó la importancia que tiene para la institución cordobesa Córdoba social, uno de los cuatro ejes del Plan Impulso. En este sentido, afirmó que “representa nuestro compromiso social con la ciudadanía cordobesa, un compromiso que se ve reflejado en el incremento del presupuesto de la Delegación de Bienestar Social para 2018 a más de 54,4 millones, un 5 por ciento más que en 2017, y sumando en el acumulado de estos tres años un incremento del 30 por ciento”.

Por su parte, la presidenta del IPBS, Felisa Cañete, agradeció a las asociaciones la labor que realizan con “proyectos que intentan mejorar las condiciones de vida de los cordobeses, proyectos dirigidos a ciudadanos que necesitan un apoyo especial para su inserción, integración y desarrollo. Trabajáis por una sociedad más solidaria, más inclusiva y más justa y ayudáis a la administración a llegar a todas las personas”.

Los convenios se han suscrito con Proyecto Hombre, para el mantenimiento del módulo terapéutico y la comunidad terapéutica del Centro Penitenciario de Córdoba; con Down, para su programa de inserción laboral; con la Asociación Española contra el Cáncer, para sus pisos de acogida para pacientes oncológicos; con Cáritas, para la Residencia Hogar San Pablo y con Banco de Alimentos, para el programa Alimentos Solidarios 2018.

De igual modo, la Diputación de Córdoba ha firmado convenios con Aprosub, con el Centro de Recursos Especializados; con Iemakaie, para su residencia de psicodeficientes; con Arco Iris, para la atención a mujeres víctimas de violencia de género; con Prode, para el programa de inserción sociolaboral de personas con discapacidad; y con Promi, para el programa de evaluación de competencias.

También se cerró ayer un acuerdo de colaboración con Renacer, para el programa de tratamiento en adicciones, con Acpacys, para la habilitación y rehabilitación de niños y adolescentes con parálisis cerebral; con Cuenta Conmigo, para la atención especializada a personas con discapacidad y sus familias; con Despertar Lucena, para la prevención e intervención en personas con problemas de adicciones; y con Aspas, para su Programa de Rehabilitación Logopédica y Auditiva. A estos quince convenios habría que sumar otro con la Cruz Roja Española.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 21.2.18
El Consejo de Gobierno ha acordado iniciar los trámites del anteproyecto de Ley de Modificación de la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía, en vigor desde 2007. Los 31 cambios introducidos en el articulado se dirigen principalmente a reforzar la participación ciudadana, simplificar y agilizar los procedimientos administrativos, aumentar el protagonismo de los ayuntamientos, impulsar los museos locales y adaptar la norma a las recomendaciones a los cambios legislativos de la última década. Asimismo, se introducen medidas para la mejora de la protección y la difusión.



En el ámbito de la participación, el nuevo texto reconocerá la contribución de la ciudadanía a la conservación, difusión e identificación del patrimonio histórico, más allá del papel de denuncia actualmente reconocido para personas afectadas o informantes en los procedimientos. En este sentido, se introducen medidas para articular la implicación y la colaboración cívica de asociaciones, fundaciones y particulares en la planificación y la gestión. Paralelamente, se refuerzan las disposiciones sobre transparencia y accesibilidad a la información.

Respecto a la simplificación y agilización administrativa, se suprime la autorización de la Consejería de Cultura para realizar obras menores que no afecten a la estructura, el subsuelo o la configuración arquitectónica de los inmuebles situados en los entornos de un Bien de Interés Cultural (BIC), Conjuntos Históricos, Zonas Arqueológicas, Lugares de Interés Etnológico u otros espacios.

Tampoco será necesario elaborar, como hasta ahora, proyectos de conservación para los inmuebles incluidos en los entornos de los BIC, y se suprime la necesidad de tramitar como actividades arqueológicas diversas actuaciones que pasan a tener la consideración de obras.

Por otro lado, se incluye un procedimiento abreviado para la inscripción en el Inventario de Bienes Reconocidos del Patrimonio Histórico, con el fin de garantizar la máxima protección a los bienes que aún no se hallan en el Catálogo General, así como el cumplimiento de las obligaciones de conservación, mantenimiento y custodia por parte de las personas propietarias, titulares o poseedoras.

El nuevo texto de la ley recogerá de forma expresa la prohibición de los detectores de metales con carácter general, salvo excepciones relativas a su uso reglado en actividades arqueológicas, seguridad y defensa nacional o mantenimiento y reparación de infraestructuras. Actualmente, estos dispositivos siguen suponiendo la segunda mayor amenaza para la pervivencia del patrimonio arqueológico, muy por encima de la construcción de infraestructuras.

Ayuntamientos

En relación con el mayor protagonismo que se otorga a los ayuntamientos, aquellos que ya cuenten con los planes urbanísticos requeridos no necesitarán solicitar la atribución de competencias para autorizar obras y actuaciones que cumplan con el planeamiento aprobado, aún afectando a inmuebles inscritos en el Catálogo General y sus entornos.

La Consejería de Cultura sólo se reservará esta competencia en el caso de monumentos, jardines históricos y zonas arqueológicas. La ley también reconocerá la labor que desarrollan los municipios a través de sus museos locales, que podrán tener en depósito bienes pertenecientes a la Junta de Andalucía e integrados en la Colección Museística de Andalucía.

En materia de sanciones, se introducen modificaciones que garantizan la idoneidad y proporcionalidad, y se revisan las circunstancias agravantes y atenuantes. Se precisa con mayor detalle cuándo se entiende que hay reincidencia, se tiene en cuenta la reparación del daño causado o de la legalidad, o la paralización de las obras, y se introducen agravantes en función de la intención de generar perjuicios y de la naturaleza de los mismos.

Respecto a los bienes reconocidos por la Unesco, actualmente siete como Patrimonio Mundial y dos como Patrimonio Cultural Inmaterial, el anteproyecto introduce la necesidad de realizar una la denominada "Evaluación de Impacto Patrimonial", siguiendo así las recomendaciones del organismo de la ONU.

En el capítulo de la mejora de la protección, se recogen medidas como la extensión de la figura del Inventario de Bienes Reconocidos a la totalidad del patrimonio histórico, incorporando los bienes muebles y actividades de interés etnológico, y la armonización de los efectos urbanísticos de la inclusión en este inventario y el Catálogo General. Ello obligará a los municipios a adecuar su ordenación urbanística en el plazo de dos años.

De igual modo, se equipara al régimen de protección de los BIC a los bienes y restos materiales del megalitismo de Andalucía, como forma de reconocer de forma automática el conjunto de manifestaciones de este patrimonio.

También se dota de entorno protegido a las cuevas, abrigos y lugares que contengan manifestaciones de arte rupestre, y se define con mayor precisión el Patrimonio Etnológico en Andalucía, facilitando así la aplicación de las medidas de protección. Se crea la subtipología de "Paisaje Cultural" y se establece que, en determinados supuestos, será necesaria la autorización de la Consejería para la demolición de inmuebles incluidos en la figura de protección Lugar de Interés Industrial.

En materia de fomento y difusión, destacan las medidas para promover la enseñanza e investigación del patrimonio histórico de Andalucía en los distintos niveles educativos y fomentar que la difusión se realice por personas con titulación y experiencia suficientes en las materias de Arquitectura, Humanidades, Arqueología, Historia, Historia del Arte y Antropología, entre otras.

Finalmente, los museos locales, que cumplen una importante función en la custodia y difusión del patrimonio, contarán con medidas de apoyo como la exclusión del régimen general de actuación de actividades arqueológicas en lo relativo al trabajo con los materiales arqueológicos depositado. Ello les evitará trámites y facilitará su labor. También se incluyen las Colecciones Museográficas dentro de las instituciones del patrimonio histórico andaluz.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 20.2.18
La Delegación de Empleo de la Diputación de Córdoba vuelve a apostar por favorecer la empleabilidad de los jóvenes y los mayores de 45 años con dos nuevas ediciones de los programas Tu primer empleo y Segunda oportunidad, iniciativas cuyo presupuesto alcanza los 539.700 euros y que “suponen la creación de empleo en la provincia, en concreto 130 contratos”.



La responsable del Área, Dolores Amo, ha explicado que el programa Tu primer empleo 2018 cuenta en esta convocatoria con 299.700 euros de presupuesto y va dirigido a la contratación de 90 jóvenes desempleados de la provincia, de entre 18 y 30 años, que tengan cotizado un máximo de seis meses y estén inscritos en el SAE para trabajar como animadores socioculturales o monitores de de ocio educativo y tiempo libre.

Amo ha abundado en que “estamos facilitando la incorporación de los jóvenes al mercado laboral y, al mismo tiempo, le damos la oportunidad a los ayuntamientos de desarrollar actividades en sus municipios”, ha señalado Amo.

La diputada provincial ha anunciado que el plazo para la presentación de solicitudes es de 15 días hábiles, pudiendo presentarse una solicitud para cada contratación. Las subvenciones van dirigidas a municipios y entidades locales autónomas de la provincia con una población inferior a 50.000 habitantes.

Con respecto al programa Segunda oportunidad, dirigido a mayores de 45 años, la delegada de Empleo ha explicado que “pretende favorecer el acceso al empleo de este colectivo especialmente vulnerable, aumentando su ventaja competitiva a través de la adquisición de nuevas competencias profesionales adquiridas en el desempeño de una profesión”.

La convocatoria, que permitirá la generación de 40 contratos, cuenta con un presupuesto de 240.000 euros y va dirigida a empresas privadas en forma de inventivo económico. Las personas contratadas deberán ser desempleadas, mayores de 45 años, estar inscritas como demandantes de empleo en el período anterior a la contratación y residentes en la provincia de Córdoba.

Amo ha insistido en que “la cuantía de la subvención será de 6.000 euros por beneficiario y el contrato podrá ser de seis meses a tiempo completo o 12 meses a media jornada”. Asimismo, ha recordado que “el abono de la subvención se realizará con carácter anticipado”.

En ambas convocatorias el plazo de presentación de solicitudes será de 15 días contados a partir de mañana. Las bases se pueden consultar en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) del 19 de febrero de 2018.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 20.2.18
El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia Pública Andaluza de Educación para contratar, en régimen de concesión y por un importe total de 49,9 millones de euros, servicios de comedor escolar y aula matinal que beneficiarán a casi 2.000 centros públicos andaluces de las ocho provincias de la comunidad.



En cuanto al servicio de comedor escolar el paquete contratado, que dará cobertura a 47.481 estudiantes, incluye también el refuerzo de desayuno y merienda para garantizar tres comidas diarias al alumnado de familias en situación o riesgo de exclusión social. Del total de comedores que se licitarán, 396 corresponden a la modalidad de 'catering' y 19 serán de 'cocina in situ'.

En toda Andalucía, alrededor de 1.939 colegios e institutos y casi 200.000 alumnos se benefician actualmente de este servicio. La prestación se ofrece a un precio público de 4,38 euros diarios, con diversas bonificaciones en función de la renta, incluida la gratuidad total.

El servicio incluye la asistencia de personal especializado, con al menos un monitor por cada 15 comensales en Infantil de segundo ciclo; uno por cada 25 en Primaria, y uno por cada 35 en Secundaria Obligatoria. Los menús son supervisados cada mes y se ajustan a las recomendaciones de la Consejería de Salud y del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en cuanto a los estándares de calidad y alimentación saludable.

Los pliegos de condiciones de los contratos exigen la presencia diaria de verdura y fruta fresca; el uso de aceite de oliva virgen extra; una mayor proporción de pescado que de carnes; la limitación de alimentos precocinados y fritos, y la preferencia por la dieta mediterránea y los productos ecológicos.

Aula matinal

Por su parte, el Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia Pública Andaluza de Educación un gasto de 17,9 millones de euros para contratar en los próximos dos cursos, en régimen de concesión, el servicio de aula matinal en los 1.558 colegios públicos andaluces que lo ofertan. Actualmente, 91.380 alumnos de Infantil y Primaria se benefician de esta prestación, 7.000 más que en el curso anterior.

El aula matinal se financia con un precio público de referencia de 15,04 euros al mes, sobre el que se aplican bonificaciones que pueden llegar hasta la gratuidad total en el caso de las familias con rentas más bajas. En este curso 2017/18, el 33,6 por ciento del alumnado accede de forma gratuita y el 61,4 por ciento tiene alguna bonificación.

Junto con el comedor y las actividades extraescolares (ofertadas de 16.00 a 18.00 horas), el aula matinal es uno de los tres servicios complementarios que la Consejería de Educación ofrece en la red de colegios públicos para facilitar la conciliación entre la vida laboral y familiar. Funciona de lunes a viernes entre las 7.30 y las 9.00 horas, antes del comienzo de la jornada lectiva.

Su dotación de personal se fija en función del número de alumnos. Hasta 60 usuarios, el servicio está atendido por dos profesionales como mínimo: un técnico superior en Educación Infantil, Animación Sociocultural, Integración Social o titulación equivalente, y un técnico en Atención Sociosanitaria o equivalente.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 19.2.18
Almudena Grandes (Madrid, 1960) publica la novela Los pacientes del doctor García, cuarta entrega de la serie Episodios de una guerra interminable, que continuará con La madre de Frankenstein. La escritora madrileña se dio a conocer con Las edades de Lulú, XI Premio La Sonrisa Vertical. Es autora de, entre otras novelas, Te llamaré Viernes, Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana o Los besos en el pan.



Los pacientes del doctor García es una novela de espías donde se conectan acontecimientos reales y desconocidos de la Segunda Guerra Mundial y el franquismo, y cuyos personajes comparten la suerte de España y también la de Argentina.

—‘Los pacientes del doctor García’ es un relato de perdedores. Dice usted que la novela “ahonda en las miserias del siglo XX”.

—Sí. Es una novela en la que, por un lado, se ve lo que implicó perder la guerra para los republicanos españoles y para este país, pero también a través de otro personaje, un soldado franquista que se marcha a Rusia y acaba convertido en un criminal de guerra, se ve la gran especialidad del siglo XX, que fue convertir en monstruos a pobre gente.

—En el libro denuncia cómo los aliados consintieron y ampararon una red de huida de criminales nazis en España.

—La red de España funcionó gracias a la protección del franquismo, a la hospitalidad del primer peronismo pero, sobre todo, a que los aliados decidieron mirar hacia otro lado.

—Una mujer, Clara Stauffer, íntima de Pilar Primo de Rivera, dirige esta red. Reconoció que había ayudado a 800 nazis.

—Sí. En 1948, en la única entrevista que concedió a un periodista británico que la engañó, y se colocó en su casa haciéndose pasar por alemán, ella reconoció que su red gobernaba el destino de unos 800 buscados por la justicia.

—La Iglesia también se lleva un buen zarandeo. Tenía párrocos amigos que le hacían certificados de bautismo para los pasaportes.

—Clara no habría llegado muy lejos sin la complicidad de la Iglesia. Tanto de la Iglesia española pero sobre todo también del Vaticano. La red de evasión del Vaticano, lo que llamaban la ruta italiana, era una colaboradora activísima.

—Los republicanos españoles intentaron que los aliados reconocieran que Franco era aliado del Eje. Pero fracasaron. ¿Miedo a que Madrid fuera el Moscú del sur?

—En el fondo, a Churchill le gustaba más Franco que los demócratas españoles. Pero era un miedo completamente infundado, porque políticamente Stalin no tendría, después de la Segunda Guerra Mundial, nada que hacer en España. O sea, era más una cuestión de prejuicio racista que otra cosa.

—Dice usted que los nazis perdieron la guerra pero ganaron la posguerra.

—Claro, porque consiguieron convencer a los aliados de que se habían equivocado de enemigo, de que el gran enemigo era Stalin y que ellos podían ayudarles a derrocarlo.

—Hasta hace pocos años, estos nazis vivieron en España y en muchas ciudades europeas. Estaban identificados por los jueces y los gobiernos, pero murieron sin que nadie les molestara.

—Murieron sin que nadie les molestara, bueno, porque durante todo el tiempo gozaron de la impunidad que les otorgó la voluntad aliada de no molestar al franquismo.

—En España, además, el Estado franquista les hizo millonarios dándoles contratas de obra pública.

—Sobre todo a dos. A León Degrelle, que fundó una empresa constructora. Y a otro, Scortini, que tenía un estudio de ingeniería. Los nazis que vivieron en España siempre estuvieron muy bien. Pero ellos, y algún otro más, se hicieron millonarios.

—Con sus personajes, un médico y un diplomático, reivindica a la burguesía republicana, una clase que prácticamente ha sido eliminada del relato y que levantó la Segunda República.

—La Segunda República no se puede concebir sin la burguesía republicana, que fundó la Institución Libre de Enseñanza, que redactó la Constitución del 31, que sostuvo de la educación y, hacerla desaparecer, no es inocente. Es un intento de justificar que el golpe de Estado franquista era imprescindible por la ignorancia y la incultura de los republicanos. Es una entidad.

—Su protagonista, el doctor Guillermo García, es una mezcla de realidad y de ficción. ¿Existió de verdad o la imaginación le pudo?

—No, no. Es un personaje de ficción, pero está basado en personajes reales. O sea, es verdad. Se basa en los médicos clandestinos de la dictadura y también en personajes reales como Norman Bethune, que es su maestro en la novela.

—En su novela, el lenguaje se aproxima al habla popular. Para usted, tiene sus ventajas.

—Bueno, yo creo que la oralidad es un fenómeno fundamental a la hora de subrayar la verosimilitud de un relato. Y en una novela histórica la importancia de la oralidad permite que los personajes no parezcan acartonados y apolillados. Para mí, sí es muy importante.

—Los diálogos y las descripciones la hacen idónea para llevarla al cine o a la televisión. ¿Alguna propuesta?

—He tenido un par de ofertas para la tele. Sí. Pero no están cerradas.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO
  • 19.2.18
La Delegación de Cultura de la Diputación de Córdoba pone en marcha una nueva convocatoria de subvenciones, dentro del programa Somos pueblo, somos cultura, para el desarrollo de proyectos culturales en los municipios de menos de 50.000 habitantes relacionados con las artes escénicas (circo, teatro y danza), la música, el flamenco, la literatura, la difusión del patrimonio cultural, el cine o el vídeo.



Así lo explicó la delegada de Cultura en la institución provincial, Marisa Ruz, quien detalló que, este año, la convocatoria cuenta con 100.000 euros de presupuesto y va dirigida a personas físicas –individualmente o en grupo– o personas jurídicas como creadores, gestores culturales, productores, dinamizadores, emprendedores, asociaciones y entidades culturales que propongan proyectos culturales en colaboración con los ayuntamientos.

Entre los criterios que se valorarán para la concesión de las subvenciones están la calidad del proyecto, el carácter participativo de la propuesta, que haya colaboración financiera, la identidad propia de la iniciativa, el carácter multidisciplinar y la defensa y difusión del patrimonio cultural.

Marisa Ruz recordó que “la aportación de la Diputación no podrá superar el 80 por ciento del coste total del proyecto ni el 10 por ciento de la dotación presupuestaria de la presente convocatoria”. El plazo de presentación de solicitudes es de 15 días, contados a partir del día siguiente al de la publicación del extracto.

El proyecto subvencionado deberá ser realizado de manera directa por el beneficiario y solo podrá presentarse una petición por solicitante. Quedarán excluidas las actividades que desarrollan los ayuntamientos dentro de sus propios programas de cultura y los proyectos, actividades y actuaciones que puedan acogerse a cualquier otra convocatoria anual de subvenciones de la Diputación o sus empresas y organismos autónomos.

De igual modo, quedarán excluidos los proyectos destinados a la adquisición de equipamientos, mobiliario, vestuario, instrumentos o a la restauración de espacios y bienes culturales. Asimismo, se excluyen las actividades de carácter docente, las relativas al ámbito de los servicios sociales, deporte y medio ambiente, las actividades dirigidas exclusivamente a los miembros de una asociación y las producciones de obras o espectáculos comercializados con fines lucrativos.

La solicitud se podrá tramitar a través de la sede electrónica de la Diputación y se realizará a través del formulario electrónico habilitado al efecto. Los interesados que no dispongan de certificado de firma (exclusivamente para personas físicas solicitantes a título particular) deberán cumplimentar el modelo de solicitud que figura en la página web.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos