:::: MENU ::::
  • 12.12.18
La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha abierto la convocatoria 2019 para solicitar las ayudas para el fomento de la transformación de productos de la pesca y acuicultura, dotada con casi seis millones de euros para proyectos que podrán desarrollarse hasta 2021. Para la anualidad próxima el presupuesto asciende a 3,3 millones de euros; dos millones para 2020 y 800.000 euros para 2021. Estos incentivos, que se conceden en régimen de concurrencia competitiva, podrán solicitarse hasta el 30 de enero de 2019.



Estas subvenciones, previstas en el Programa Operativo del Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP) 2014-2020 para Andalucía, priorizan proyectos de empresas constituidas por jóvenes o mujeres y que dispongan de plan de igualdad.

Las ayudas están dirigidas a apoyar iniciativas que contribuyan al ahorro de energía o a reducir el impacto en el medio ambiente, incluido el tratamiento de residuos; a mejorar la seguridad, higiene, salud y condiciones de trabajo, o también a proyectos que sirvan para la transformación de pescado que no pueda destinarse a consumo humano, así como a la obtención de subproductos de estas actividades, entre otros.

La intensidad máxima de la ayuda pública será del 50 por ciento del gasto subvencionable total de la operación, mientras que la cuantía máxima de la subvención no podrá superar el 30 % de la disposición presupuestaria total de la convocatoria. Los formularios para solicitar estas ayudas están disponibles en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) del viernes 30 de noviembre

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 12.12.18
Una mujer ha fallecido esta mañana, en torno a las 8.30, tras ser atropellada por un tractor en el municipio de Baena. Los profesionales sanitarios trasladados hasta el lugar de los hechos tan sólo han podido confirmar el fallecimiento de esta persona.



Según ha informado el servicio de emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de Justicia e Interior de la Junta, ha sido un particular quien alertaba del atropello de la mujer en la Avenida de Alemania de Baena, hasta donde se han trasladado de inmediato agentes de la Policía Local, así como personal de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) y los Bomberos de Baena.

Sin embargo, pese a la rápida intervención del equipo de emergencias sanitarias, tan sólo se ha podido confirmar la muerte de la mujer, de unos 50 años de edad. Asimismo, los agentes de Policía Local han puesto en marcha una investigación para conocer las causas del accidente.

Este atropello es el segundo accidente que se registra en la provincia de Córdoba en una semana en el que se ve implicado un tractor, y que se ha saldado con la muerte de una persona. En concreto, el pasado 8 de diciembre un hombre falleció en Cabra tras ser arrollado por un tractor cuando se encontraba trabajando en la recogida de la aceituna.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 12.12.18
El Grupo de Desarrollo Rural (GDR) de la Campiña Sur inicia esta semana una campaña de jornadas informativas en los distintos municipios de la comarca con el objetivo de dar a conocer la nueva convocatoria de ayudas de su Estrategia de Desarrollo Local (EDL), que contará con un presupuesto de más de 1,4 millones de euros para impulsar diferentes iniciativas para fomenten el crecimiento económico de la zona.



La sede Guadalinfo de Montalbán acogerá el próximo 18 de diciembre, de 9.00 de la mañana a 14.30 de la tarde, esta jornada dirigida a dar a conocer las seis líneas de ayudas, que contarán con un presupuesto de 1,4 millones de euros financiados a través fondos FEADER y la Junta de Andalucía.

De esta forma, el objetivo de esta campaña informativa es ayudar y asesorar a aquellas personas o entidades que quieran poner en marcha proyectos para que puedan presentar su solicitud de ayudas a esta nueva convocatoria, cuyo plazo finalizará el próximo 31 de enero de 2019.

En concreto, la nueva convocatoria de ayudas en el marco de la Estrategia de Desarrollo Local de la Campiña Sur contempla seis líneas de subvenciones dirigidas a mejorar la competitividad y sostenibilidad de la industria agroalimentaria (250.000 euros); el fortalecimiento y creación de pymes en la comarca (238.800 euros); o la modernización de municipios para mejorar la calidad de vida, el desarrollo socioeconómico y la igualdad de oportunidades (400.000 euros).

Asimismo, se apuesta por el fomento de la integración social que favorezca la igualdad de oportunidades (185.000 euros); la conservación, sostenibilidad, protección y puesta en valor del patrimonio (150.000 euros); y la mejora y desarrollo de la oferta turística y apoyo a la artesanía comarcal, con especial atención a la lucha contra el cambio climático (93.100 euros).

Para ello, aquellas personas o entidades interesadas en poder conocer las características de esta convocatoria de manos del equipo técnico del GDR Campiña Sur, podrán inscribirse previamente en la web de la asociación con el fin de recibir una atención personalizada.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ
  • 11.12.18
La librería Casa Tomada, uno de esos templos dedicados en Sevilla al mundo de las letras, acogerá mañana, a partir de las 20.00 de la tarde, la presentación de Periodismo Narrativo en América Latina, la última obra del periodista Antonio López Hidalgo, miembro del Consejo Editorial de Andalucía Digital y autor de la sección Preguntar para escribir que se publica en este mismo periódico.



El acto de presentación de esta nueva obra, que cuenta con dos ediciones –una española y otra ecuatoriana–, será conducido por Francisco Sierra Caballero, ex director general del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL), con sede en Quito (Ecuador). A su vez, participarán los periodistas y profesores universitarios María Ángeles Fernández Barrero e Isaac López Redondo.

De la mano de Antonio López Hidalgo, nueve profesores investigadores de distintos países –Estados Unidos, México, Venezuela, Chile, Brasil, Colombia y España– analizan en este libro y  desde distintos ángulos ese nuevo periodismo narrativo surgido en América Latina.

"El objetivo de esta obra no es otro que el de sumarse a esa labor de investigación y difusión de estas nuevas narrativas que han comenzado a despertar el interés de tantos investigadores de la Comunicación en este y otros continentes", reconoce Antonio López Hidalgo, quien alaba este "periodismo que es nuevo y renovador, pero que tampoco es aquel nuevo periodismo de los años sesenta, sino que pretende ir mucho más allá en sus nuevas narrativas".

Parafraseando al periodista norteamericano Jon Lee Anderson, que en 2007 logró el Premio José Couso de Libertad de Prensa, el coordinador de Periodismo Narrativo en América Latina recuerda que el éxito y la calidad de la crónica latinoamericana actual son comparables al boom literario que en los años sesenta y setenta sacudió a este continente con nombres como los de Gabriel García Márquez, Julio Cortázar o Mario Vargas Llosa.

"Este reconocimiento no ha alcanzado ni a España ni al resto de Europa porque, según Jon Lee Anderson, estos países andan sobrecargados y desorientados en el laberinto de sus propias crisis nacionales", explica López Hidalgo, quien destaca que, en cualquier caso, "el periodismo narrativo en América Latina vive al margen de los diarios, y encuentra su razón de ser en revistas impresas de vida efímera o en publicaciones digitales", aunque "siempre acaban buscando otra vida más prolongada en las páginas de los libros".

De este modo, Javier Darío Restrepo, Patricia Poblete Alday, José Eduardo Serrato Córdova, Steven Bermúdez Antúnez, Edvaldo Pereira Lima, Amber Workman, Marcela Aguilar, Dolors Palau-Sampio y el propio Antonio López Hidalgo recorren en esta nueva obra ese periodismo narrativo que huye de la retórica de la objetividad o del distanciamiento que proponían los manuales de estilo del periodismo tradicional y que cristalizó en el uso de la tercera persona textual que se impuso con la llegada del telégrafo.

Un autor de reconocido prestigio

Catedrático de Redacción Periodística en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, Antonio López Hidalgo (Montilla, 1957) publicó su primer libro en 1990, El sindicato clandestino de la Guardia Civil, una obra realizada al alimón junto a Juan Emilio Ballesteros, por la que fueron procesados y absueltos posteriormente.

En la editorial Comunicación Social, Antonio López Hidalgo también ha publicado El periodista en su soledad; De la vida y otras anécdotas; El Titular. Manual de titulación periodística; Géneros periodísticos complementarios. Una aproximación crítica a los formatos del periodismo visual; y La Columna. Periodismo y literatura en un género plural. Entre otras obras, es autor de La exactitud de la nostalgia, La ciudad perdida, El privilegio del olvido, La belleza de las pequeñas cosas o Escrito en Brasil.

En 2010, el periodista montillano presentó en la Diputación de Córdoba El ruido y las nueces, una obra que recopila el medio centenar de columnas que López Hidalgo publicó en el Diario Bahía de Cádiz entre los años 2005 y 2006. El acto, que congregó a un buen número de amigos y profesionales de la información, fue conducido por el periodista y escritor Juan Cruz, director adjunto de El País, quien reconoció que "a Antonio López Hidalgo da gusto leerle".

Profesor invitado en varias universidades iberoamericanas, es Premio de Narrativa de la Asociación Cultural "Marquesado de Priego", además de miembro de la Cofradía de la Viña y el Vino, para la que concibió en septiembre de 1992 la primera Exaltación del Vino de Montilla. De igual manera, Antonio López Hidalgo es miembro del Patronato de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: CELIA LÓPEZ
  • 11.12.18
La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ampliará hasta enero de 2019 el plazo previsto para solicitar las ayudas tanto para la creación de empresas por parte de jóvenes agricultores como para el Plan Renove de Invernaderos. La Junta de Andalucía facilita así la participación de todas aquellas personas interesadas en concurrir a la convocatoria 2018, que de esta forma dispondrán de más tiempo para presentar sus solicitudes.



Tras el cambio, la fecha límite de tramitación de la documentación necesaria para acceder a los incentivos dirigidos a jóvenes será el 14 de enero de 2019 y las subvenciones a invernaderos podrán solicitarse hasta el 28 de enero, ambos inclusive. En ambos casos se retrasa un mes lo establecido inicialmente en las bases reguladoras, ya que se fijaban como finalización del plazo los días 14 y 28 de diciembre, respectivamente.

La modificación de las bases reguladoras de estas ayudas incluidas en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 supone además una muestra de la cercanía de la Consejería y quienes conforman el sector andaluz, ya que responde a la petición de las organizaciones agrarias y cooperativas de la región.

Las ayudas dirigidas a la creación de empresas para los jóvenes agricultores están dirigidas a hombres y mujeres de entre 18 y 40 años que se instalan por primera vez en una explotación agraria de Andalucía y la mantienen durante al menos cinco años. De esta forma, el Gobierno regional apoya acciones empresariales que contribuyen a la entrada en el sector agrario de jóvenes agricultores adecuadamente formados, lo que garantiza el relevo generacional en el sector.

Por su parte, el Plan Renove respalda inversiones dirigidas a mejorar el rendimiento y la sostenibilidad global de las explotaciones agrarias para cultivos intensivos, a través de la sustitución de invernaderos de tipo parral o plano por otras estructuras más modernas y con tecnologías más avanzadas que, por ejemplo, logran un mayor aprovechamiento de la energía.

Adelanto de pagos para jóvenes

Con el fin de hacer más accesible la entrada en el sector agrario de aquellos jóvenes que buscan instalarse por primera vez en una explotación agraria de Andalucía, Agricultura está trabajando también en una modificación de las bases reguladoras de estas ayudas para adelantar el momento en que las personas beneficiarias reciben los incentivos asociados al cumplimento de su plan empresarial, de forma que puedan disponer de los mismos desde los primeros pasos que den para incorporarse a la actividad agraria.

En concreto, los beneficiarios recibirán el primer pago (correspondiente al 25 por ciento del importe total de la ayuda) junto con la resolución favorable de su solicitud de ayuda, momento en que ha quedado acreditado que han realizado alguna de las actuaciones indicativas de estar en proceso de instalación.

Tras esta fase, los agricultores pueden pedir el segundo pago de la subvención (50%) tras justificar la titularidad de la explotación y el alta en el censo de empresarios agrícolas y en el Régimen Especial de Trabajadores Agrarios. Finalmente, el tercer abono (25%) se efectúa una vez acreditada la correcta ejecución del correspondiente plan empresarial.

Actualmente, el primer pago estaba supeditado a la acreditación de la titularidad de la explotación y el alta en el censo de empresarios agrícolas y en el Régimen Especial de Trabajadores Agrarios, por lo que algunos jóvenes encontraban problemas para acceder a la financiación necesaria en las primeras fases de su proceso de instalación, como por ejemplo para acceder a la titularidad de la tierra.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 11.12.18
La Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía cerrará el próximo 31 de diciembre el plazo para la solicitud de renovación del bono social eléctrico, una iniciativa dirigida a las familias más vulnerables para que pueden acceder a descuentos en la factura de la luz que van desde el 25 al 40 por ciento del coste total mensual. Para quienes quieran solicitar el bono social por primera vez no existe un plazo definido y se puede requerir en cualquier momento.



La solicitud del bono social, acompañada de la documentación acreditativa, puede realizarse a través de los siguientes medios: por teléfono, a través del número disponible en la página web de la comercializadora de referencia (COR); en las oficinas del COR, cuando éstas existan; por fax o a través de la dirección de correo electrónico que comunique el COR en su página web y en su factura; por correo postal en la dirección que comunique el COR en su página web y en su factura; a través de la página web de su COR.

Las personas y familias que ya disfrutaban del anterior Bono Social disponían como plazo inicial para solicitar la renovación el pasado 8 de octubre, fecha que más tarde se amplió al 31 de diciembre. Han de tener en cuenta que quienes tuvieran bono social antiguo cuentan con la obligación de solicitar su renovación al nuevo bono social (se les concederá el nuevo bono social tras comprobarse que cumplen con los oportunos requisitos).

Si los beneficiarios no solicitan la renovación, a partir del 31 de diciembre de 2018 se pasará a la facturación por el PVPC o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor. Si solicitaron la renovación pasado el 8 de octubre y las compañías eléctricas le han aplicado desde entonces el PVPC, una vez concedida la renovación se podría aplicar el bono social con carácter retroactivo hasta el 8 de octubre. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ofrece más información al respecto en su web.

La documentación que hay que aportar para solicitar el bono social eléctrico es una fotocopia del NIF o NIE de la persona titular del punto de suministro; certificado de empadronamiento en vigor de la persona titular del punto de suministro; Libro de familia o, en su caso certificación de la hoja individual del Registro Civil oportuno; copia del título de familia numerosa en vigor; certificado o documento acreditativo expedido por los servicios sociales del órgano oportuno, en el caso de que aplique alguna de las denominadas circunstancias especiales.

Además, ante cualquier duda o consulta sobre este tema, se puede contactar con el servicio gratuito de información y asesoramiento de Consumo Responde, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es o del perfil de Twitter @consumoresponde.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 10.12.18
Ginés Sánchez (Murcia, 1967) publica Mujeres en la oscuridad, una novela compleja, ambiciosa y descomunal (casi 600 páginas), en la que sus protagonistas –Julia, Tiff y Miranda– se le insubordinaban a cada instante, hasta que lograron conocer juntas un destino común. Aunque la oscuridad alumbre el título, reconoce que, a veces, escribir es buscar a ciegas sin saber qué. Pero él lo dice así: “El proceso de escritura es semejante a estar peleando a oscuras con un cerdo engrasado”.



Tiene un hablar pausado, un sentido del humor coherente y discreto, los ojos azules, el pelo escaso. Se levanta temprano para enfrentarse al folio en blanco. Le gusta escribir desde el punto de vista femenino. Y meterse en las tripas y en el corazón de sus personajes: Julia, catedrática universitaria a la que le atraen los jóvenes; Miranda, que trabaja en clubes selectos, y Tiff, veinteañera y romántica incurable.

En su escritura, es soez o lenguaraz. A veces, intimista. Le gusta el realismo sucio. Por eso hay quien dice que esta novela tiene un aire de Thelma y Louise y de Amores perros. A él no le importa. Está enamorado de la prosa intensa e inimitable de Juan Rulfo.

A algunos de sus personajes comienza a concebirlos en Instagram. Otras historias las escucha en las terrazas de los bares. Después, él se encarga de deformarlas para que las vecinas no lo asesinen sin misericordia por publicar pecados inconfesables. Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio durante diez años, es autor de Lobisón, Los gatos pardos, Entre los vivos y Dos mil noventa y seis.

—¿No le da vergüenza escribir tan bien en un país donde los doctorandos no saben citar en sus tesis y donde los alumnos de máster plagian sus TFM, incluso de Wikipedia, para despistar?

—Ja, ja, ja. El problema no es ya que plagien o que no plagien. Eso es simplemente un dato. Yo creo que la gente dejó de tener ganas de hacer bien su trabajo y yo sí tengo ganas de hacer mi trabajo. Por lo menos, decente. Si lo hago bien o no lo hago bien, ya lo diréis vosotros. Ojalá que la gente volviese a tener ganas de hacer su trabajo bien.

—Almudena Grandes califica su escritura de adictiva. ¿No me dirá que fuma y bebe cuando escribe? Ya sabe que hay mucha tradición en esto de mezclar literatura con vicio y postureo más que con disciplina y trabajo.

—Ja, ja, ja. Ojalá pudiera. Lo del postureo sí tiene una discusión. Ahora, yo no sé primeramente a qué se dedicaba esta gente que bebía y que tantas cosas hacía porque, si yo me tomo un dedo de whisky, te garantizo que no puedo trabajar ese día ni de casualidad. Yo me levanto temprano por la mañana, a las siete estoy trabajando hasta las doce. Y te garantizo que, si me he tomado una cerveza en la noche, ya no puedo trabajar.

—Una novela de mujeres en tiempo de empoderamiento de las mujeres. Pero usted comenzó a escribir la novela hace ya un par de años.

—Sí. Cuando yo empecé, no estaba la cosa como está ahora. Estaba surgiendo el movimiento y yo más pensando en otras cosas. En el transcurso de las escritura, en algún momento, tuve la tentación de decir vamos a hacer un poco más de política. Pero ya no tenía sentido, porque los personajes ya estaban muy estructurados, muy hechos, e iba a sonar demasiado de pegote. ¿Empoderamiento? Bienvenido sea, al menos que los hombres nos veamos obligados a pensar en las cosas que hemos hecho, que a veces hemos pensado que eran graciosas, y que no lo son.

—De hecho, ya había empleado voces femeninas en otras novelas, pero en esta solo hay voces y perspectivas femeninas. ¿Qué buscaba tan adentro de ellas?

—Bueno, uno empieza realmente a crear un personaje y le pregunta: ¿Quién eres? Un personaje es un poco como un fenómeno meteorológico. Está más allá de las nubes y uno le echa un globo sonda para saber exactamente qué hay. Y luego empiezan a llegar respuestas. Lo que trato de decirte es que la inmensa mayoría de mis novelas, y en esta más que nunca, todo es sobrevenido.

Es decir, a partir de trazar a Miranda, a Julia y a Tiff, de repente empiezan a enriquecerse, empiezan a cobrar una vida absolutamente inesperada y ya al final lo que tratas es de no perderte. El final es un bosque con tantísimos árboles que ya dices "voy a no perderme, a ver dónde están". ¿Qué buscaba? No buscaba nada. Buscaba lo que ellas han encontrado. ¿Qué se pretendía? Llegar al final de sus personalidades.

—Dice que le gusta escribir desde el punto de vista femenino para descansar de vivir siempre en la mente de un hombre. Pablo Neruda también escribió: “Resulta que me canso de ser hombre…”.

—Ja, ja, ja. Hombre, no es que me canse de ser hombre, pero sí que cada vez que tú armas un personaje es un poco, haciendo una analogía un poco cuartelera, como un videojuego. En un videojuego tú tienes un esquema de personajes y luego eliges. Construir un personaje es algo parecido.

Entonces, qué sucede. Al tomar un personaje femenino, puedes elegir unas armas de base distintas de las cuales tú estás pensando permanentemente, y te das cuenta, primero, de que es apasionante hacerlo, y te das cuenta perfectamente de que si durante un mes vas haciendo los capítulos de Tiff, tu subconsciente es una chavala de 20 años. Es un maldito descanso.

—Pero también es un riesgo intentar meterse en la mentalidad de una mujer.

—Yo le estoy quitando un poco la mística a eso. Por ejemplo, en Dos mil noventa y seis, mi novela anterior, uno de los personajes principales es Sandera. Es una mujer y es negra y, sin embargo, la gente me pregunta: ¿Cómo es escribir desde el punto de vista de una mujer? Nadie me preguntaría cómo es escribir desde el punto de vista de un negro. Claro. No hay, o yo no percibo, diferencia más que en el punto de arranque. Porque después tú vas poniéndole armas y con lo que estás jugando es con las armas. Y el concepto del género es una cosa que es como muy al principio de generar el personaje.

—En su novela, narra la historia de tres mujeres diferentes que huyen de los hombres que las persiguen y cuyas vidas están entrecruzadas sin saberlo.

—Lo que hay realmente es como un juego de espejos. Es decir, tú ves en ellas al mismo tiempo que vas viendo otras cosas que van pasando detrás de ellas.

—A Julia, catedrática universitaria, le atraen los muchachos jóvenes. Por los que a veces paga para estar con ellos.

—Yo lo que defiendo es que cada cual piense como quiere. Pero Julia tiene 50 años, ha vivido ya sus cosas o ella tiene sus fantasías y tiene su punto de vista al respecto. Es decir, ella lo dice, a mí no me des tipos de 50 años, a mí dame cinturitas finas. Lo dice así, directamente. A mí dame músculo y cinturitas finas. Yo tengo que hablar, ya tengo gente con quien hablar.



—Miranda es latinoamericana y trabaja en clubes selectos. Como desgraciadamente les ocurre a tantas mujeres de aquel y de este continente. Es el primer personaje que creó y al que más cariño tiene.

—Les quiero a todos igual, pero sí que es el primer personaje que yo creé y da gusto verla ahí, que al final ha sido un personaje de la suficiente importancia como para estar ahí. Luego, Miranda está ahí también porque ella quiere. Que era también otra de las cuestiones. Es decir, si un día hay que escribir sobre una que no quiere estar ahí, también lo escribiremos. Pero Miranda quería estar ahí.

—Y Estefanía es veinteañera y una romántica incurable. ¿El amor también tiene algo de enfermedad fatídica?

—En el caso de Estefanía absolutamente sí. Pero Estefanía es una romántica, que no sabe que es romántica y al mismo tiempo sí sabe que es romántica. Estefanía es una contradicción permanente. Su lema es “no soy rehén de nadie”. Pero, en cambio, se pasa la novela entera buscando quien la esclavice y quizás la haga rehén.

—'Mujeres en la oscuridad'. Cuenta que la oscuridad fue algo que se apoderó poco a poco de la historia. ¿Tuvo que encender la luz o logró defenderse caminando a hurtadillas?

—Ja, ja, ja. El proceso de escritura es semejante a estar peleando a oscuras con un cerdo engrasado.

—Como decía, cuando comienza a escribir, parte de un arranque, de una idea, pero pronto la historia se le desboca, los personajes se le sublevan. ¿Siempre es así o consigue, poco a poco, imponer su voluntad?

—Bueno, hay que marcar unas pautas, porque tampoco puedes ir por ahí a asaltar las aldeas ni nada de eso. Pero, en general, yo suelo ser muy de seguir a los personajes, de dejarlos a ellos libres. Los dejas que sean y luego recoges. Dices sí, sí, pero vamos a reconducirlos porque tenemos que contar una historia. Pero primero, galopa.

—Los hombres de su novela tienen conductas eminentemente machistas. Las mujeres se rebelan contra ellos. ¿En la vida es igual o se impone cada día más el sentido común, el respeto y la igualdad?

—Yo creo que todavía nos falta un proceso importante de educación. Nos falta una generación o dos. Ahora mismo lo que está pasando es que los hombres ya nos estamos preguntando sobre determinadas cosas. Cosas que hace a lo mejor treinta años era impensable. Pero ya nos las preguntamos. Obviamente, para mi generación ya llegamos un poco tarde para determinadas cosas, pero nos preguntamos las cosas. Bueno, es el primer paso de la educación.

—A veces soez o lenguaraz; otras, más intimista. Pero siempre cuidando el estilo. ¿La búsqueda de la belleza es la base que guía su escritura?

—Yo soy un enamorado, ante todo, de las cosas de Juan Rulfo. El que haya leído a Juan Rulfo sabe que la intensidad es importante, que la potencia es importante, que el ritmo es importante. Hay gente por ahí que dice: “Tienes que manejar muy bien el lenguaje”. Bueno, puede ser. Pero Ginés sobre todo es un obseso del ritmo, de la intensidad. Y Ginés, sobre todo, va a tratar de que cada párrafo sea un todo hermoso.

—Esta, sin duda, es su novela más compleja y ambiciosa y, en sus propias palabras, la más descomunal. Dice usted que marca un fin de ciclo. ¿Hacia dónde nos llevará ahora? ¿O todavía anda perdido?

—No lo sé. Sinceramente. No lo tengo claro. Si le hemos dado la vuelta a la tortilla, a lo mejor hay que empezar a plantearse cosas. No lo sé.

—La ciudad de la novela no tiene nombre. Sus protagonistas no son personajes concretos. Pero algunos secundarios, como Tiff, nacen de husmear en Instagram. Además, escribe en las terrazas de los bares robándole frases a las parroquianas que se confiesan confiadas a las amigas. ¿No teme que alguna vecina le persiga a escobazos por airear sus desamores?

—Ja, ja, ja. No será la primera vez ni será la última. No, no, porque piensa que al final de lo que se trata es de deformar, es decir, yo respeto muchísimo a los escritores que se dedican a contar su vida. Yo nunca contaré mi vida, porque en el momento en que esté contando mi vida, estaré deformando la realidad. Y yo, si hay una parroquiana que está contando algo, ya sea lo que esté contando, al final será deformado de alguna manera, porque a mí me convendrá deformarlo. No creo que ninguna pueda corroborar su fuente.

—Dicen de su novela que tiene algo de 'Thelma y Louise' y de 'Amores perros'.

—Hombre, ellas van en coche y van huyendo y en el transcurso del viaje van a comenzar a descubrir cosas de sí mismas. Y tiene un punto de Amores perros en el sentido de que Amores perros es una película de realismo muy sucio. En cierto sentido, el ambiente general de ese realismo sucio, costroso, yo creo que impregna bastante el libro y las relaciones del libro. Entonces, sí.

—También existe la novela breve. ¿No se anima y así se relaja un poco?

—Ja, ja, ja. Además, están muy de moda. Eso está un poco en las estrellas o en el destino. Es una cosa que yo no controlo. No sabría decirte. En este momento soy un marasmo de confusión.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍAS: IVÁN JIMÉNEZ
  • 10.12.18
Andalucía ha exportado alimentos y bebidas por valor de más de 123 millones de euros a China y Hong Kong entre enero y septiembre de 2018, un montante que se espera que aumente en los próximos años con la reciente firma de acuerdos que permitirán la venta de uva de mesa, carne fresca y productos curados de porcino como jamón, paleta, lomo, salchichón y chorizo.



Hasta la fecha, desde España se exportaban a China productos cárnicos congelados pero desde ahora será posible, por ejemplo, la venta de jamones curados con hueso. Así, el mercado asiático se presenta, por tanto, como un nicho de oportunidades de negocio para los productores andaluces.

Desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural se subrayan las posibilidades que abren estos acuerdos comerciales, por lo que se anima a los empresarios de Andalucía a aprovechar al máximo este nuevo destino para los productos andaluces. A esto se une que la sociedad asiática está aumentando su capacidad adquisitiva, por lo que se trata de un mercado que podría dar muy buenos resultados en los próximos años.

China y Hong Kong ocupan actualmente el puesto número 11 del ranking de destinos internacionales a los que se exportan alimentos de Andalucía y el aceite de oliva es el producto más demandado por este mercado. En concreto, entre enero y septiembre de 2018 se han producido transacciones relativas a este alimento valoradas en cerca de 52 millones de euros. Otro de los principales productos comercializados en el país asiático son las naranjas dulces, con ventas por 6,8 millones de euros en este mismo período.

Por provincias, Sevilla lidera las exportaciones agroalimentaria a este destino asiático con ventas por valor de 44,5 millones de euros entre enero y septiembre de 2018, seguida de Málaga, con transacciones que superan los 31 millones. Granada reúne exportaciones por 14,4 millones en este mismo período, Córdoba por 10,8 millones, Cádiz por 8,2 millones, Huelva por 7,1 millones, Jaén por 6,8 millones y Almería por 420.000 euros.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos