:::: MENU ::::
  • 22.7.19
El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha atendido hasta junio en Córdoba a 150 personas, entre mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo, frente a las 113 del mismo periodo de 2018, lo que supone un incremento del 32,74 por ciento. Se trata del balance semestral de los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género y personas dependientes a su cargo.



Los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género, gestionados por la empresa Andaluza de Gestión de Servicios Especializados (AGISE), comprenden los centros de emergencia, las casas de acogida y los pisos tutelados que prestan atención y acogida urgente e inmediata las 24 horas al día durante los 365 días del año.

En el segundo trimestre esta red de atención integral, que cuenta en Córdoba con 58 camas, nueve pisos y 27 habitaciones, ha dado cobertura a 32 mujeres más que el pasado año, 83 víctimas de la violencia machista frente a 67, lo que supone un incremento del 27,69 por ciento. Asimismo, se ha acogido a 19 menores más, 67 frente a 48 de 2018, que implica un alza del 39,58 por ciento. En la provincia cordobesa se ha albergado en el centro de emergencia a 88 personas, en la casa de acogida, a 57; y en los pisos tutelados, a cinco.

A nivel andaluz el Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género ha atendido a 1.409 personas, entre mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo, frente a las 1.261 del mismo periodo de 2018, lo que supone un incremento del 11,73%. En el segundo trimestre esta red de atención integral, que cuenta con centros en las ocho provincias, ha dado cobertura en Andalucía a 100 mujeres más que el pasado año, 753 víctimas de la violencia machista frente a 653, lo que supone un incremento del 15,31 por ciento.

Esta subida en el número de mujeres se produce principalmente en los centros de emergencia, 61 mujeres más que en 2018 –en 2019 se ha asistido en estos centros a 536 mujeres frente a las 475 de hace un año–. También se ha producido un aumento con respecto a las personas dependientes al cargo de estas mujeres, principalmente hijas e hijos. Así, hasta junio se dio cobertura a 405 menores, lo que supone un alza del 5,46 por ciento. Por provincias se han atendido durante el primer semestres a 144 personas en Almería, 170 en Cádiz, 150 en Córdoba, 226 en Granada, 103 en Huelva, 161 en Jaén, 147 en Málaga y 308 en Sevilla.

El Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género y personas dependientes a su cargo responde a un sistema coordinado de recursos cuya finalidad no es otra que ofrecer y garantizar una atención urgente e inmediata a cualquier víctima de la violencia machista en Andalucía, independientemente de su origen, procedencia, situación legal o circunstancias personales y culturales. En estos centros se ofrece una intervención integral a nivel social, psicológico, jurídico y socioeducativo tanto a las mujeres como a sus hijos e hijas.

Con el objetivo de reforzar este recurso asistencial, la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha anunciado un incremento de su dotación económica en 2019 después del recorte presupuestario en 2012 de nueve puntos y su congelación en el siguiente lustro. Así, en 2019 los fondos para el Servicio Integral de Atención y Acogida ascienden a 6.121.468,39 euros, un 1,2 por ciento más que en 2018.

Este servicio, que busca favorecer el restablecimiento de los derechos vulnerados por los actos de violencia contra la mujeres, se sustenta en tres niveles de atención: centros de emergencia, casas de acogida y pisos tutelados. A estos tres niveles de atención se accede a través del IAM (en coordinación con otras comunidades autónomas), de los Centros Provinciales de la Mujer y del Teléfono 900 200 999, que es anónimo y confidencial.

En concreto, los centros de emergencia prestan protección a las mujeres maltratadas y menores que les acompañan, garantizándoles una acogida inmediata y una atención de emergencia las 24 horas del día todos los días del año. Aquí, además, el personal especializado se encarga de realizar un diagnóstico-pronóstico personalizado y derivación hacia el destino más apropiado a cada caso, ya sea un recurso propio o externo al servicio integral, o a un domicilio normalizado.

Por su parte, las casas de acogida son centros residenciales que garantizan una atención integral, programándose aquellas intervenciones sociales, psicológicas y jurídicas necesarias para que las mujeres sean capaces de superar la violencia padecida.

A su vez, los pisos tutelados son viviendas independientes para uso familiar ubicadas en edificios y zonas normalizadas, en ambos centros nuestras especialistas establecen un plan individual de actuación en el que se recojan los objetivos personalizados a conseguir por la mujer durante su estancia en el servicio integral del IAM. Además, se programan y realizan actividades lúdico-culturales dirigidas a todas las personas usuarias de las casas de acogida y los pisos tutelados.

El Servicio Integral de Atención y Acogida a Víctimas de Violencia de Género cuenta con 34 centros, de los que nueve son centros de emergencia, ocho casas de acogida compuestas por 52 pisos y 17 pisos tutelados. Esta amplia red y su ubicación permiten que ninguna mujer y las personas dependientes a su cargo que se encuentren en una situación de riesgo en Andalucía estén a más de 200 kilómetros de un recurso de acogida.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 22.7.19
Licenciado en Sociología, Rafael Navarro de Castro (Lorca, 1968) trabajó durante quince años en el sector audiovisual y en 2001 se fue a vivir al campo. Lo cuenta en su primera novela, La tierra desnuda. Hijo de un ingeniero agrónomo, pasó los primeros diez años de su vida en una granja antes de mudarse a Granada, primero, y a Madrid después, donde trabajó como guionista. Después se cansó de la capital. Tuvo a su hija, plantó más de un árbol y ahora publica su primer libro, un homenaje a la vida del campo y a sus gentes.



—El escenario de tu novela podría ser cualquier rincón de la España interior. ¿Tanto se parece la soledad de nuestros campos?

—Pues yo creo que sí. De hecho, tengo muchos amigos que me han hablado, del Pirineo hasta Cazorla o Gredos, de que este pueblo podría estar en cualquier lugar de España.

—Allí nace, al mismo tiempo, la Segunda República y un niño llamado Blas, tu protagonista.

—La novela abarca 80 años y va desde el año 1932 hasta el 2012, y cuenta la vida de Blas, que es como una excusa para contar la vida del valle, incluso la vida del país, pero tal como se ve en ese valle y visto a través de los ojos de los campesinos.

—Ochenta años después muere allí y se lleva a la tumba una forma de vida milenaria. Y también algunos secretos.

—Bueno, yo lo que he querido es rescatar sobre todo los valores y los principios que van a desaparecer con estos campesinos, su forma de respetar la tierra, de relacionarse con ella, de relacionarse con el valle, su forma de ayudarse, de cooperar entre ellos, de juntarse para hacer cosas. Estas son las cosas que a mí me parecen importantes que no se pierdan.

—La vida de Blas es la historia de España en el último siglo. Que bien sintetizada sería como...

—Pues, vista desde el campo, es la historia de una decadencia, de un acorralamiento. Porque ellos están cada vez más acorralados. Y el progreso, en muchos sentidos, es innegable, aunque en otros no tanto. A ellos no parece afectarles de ninguna manera.

—Después de quince años trabajando en el sector audiovisual, abandonas Madrid y te trasladas a Monachil. ¿Qué buscabas en el campo o qué no te daba la ciudad?

—La pregunta es buena, porque eran las dos cosas. Por un lado, huía de esta deshumanización de las ciudades, de las prisas, del estrés, del trabajo. Y, por otro lado, buscaba la tranquilidad del campo y la paz del campo. Y tal vez inconscientemente estos valores de los campesinos, de la autosuficiencia, la cooperación, la relación con la naturaleza.

—Te dedicas a las tareas del campo y al movimiento ecologista. Además, construyes tu propia casa.

—Todas esas cosas están en conexión directa con la novela. Tosas esas cosas son todo lo que pretendo contar y defender y homenajear en la novela, que no solo homenajear el pintorequismo y la vida rústica, sino esta filosofía de vida. Mi filosofía de vida está más cerca de la de los campesinos que de la del urbanita.

—Hay quien ve en tu novela ecos de Delibes o de Chirbes.

—Hay ecos de muchos. Con Delibes yo creo que tengo en común la empatía por el mundo rural y del cariño que le tenemos. Y con Chirbes, la preocupación y la verdad en el mundo que te rodea, y la verdad de su goce. Eso es lo que me gusta de Chirbes.

—La vida campesina va a desaparecer. ¿Qué está muriendo con ella?

—Están muriendo otros valores. No hay que tener una idea nostálgica de la vida campesina, porque es durísima. Y no se trata de recuperar eso ni de volver a eso, sino de aprender lo que tengan que enseñarnos que se basa en esos principios.

—'Los santos inocentes', 'La lluvia amarilla', 'Intemperie'. De vez en cuando el campo aparece por una esquina de nuestra literatura. Pero siempre retrata un mundo de miseria.

—Yo creo que ese retrato de hambre, miseria, injusticia, explotación, abuso, maltrato, analfabetismo, ese retrato es ineludible. En mi novela creo que también está. Respecto a los ejemplos que me has puesto, yo he intentado romper el esquema en el último punto. Hago ese mismo retrato pero el resultado de ese mundo es Blas. Es decir, no es Pascual Duarte, que muestra cómo el resultado es la violencia, la brutalidad.

En Los Santos Inocentes, el paisano con el que hemos simpatizado, termina ahorcando al terrateniente en el olivo. En La lluvia amarilla, la mujer se suicida y el marido se deja morir medio loco. En Intemperie, el niño huye del maltrato y al final el pastor termina matando a los guardias civiles que le persiguen. Es como si el resultado de esa vida tan durísima, tan terrible, que es así, siempre fuera la violencia.

Yo he intentado que el resultado en mi novela sea distinto. Es decir, esto es terrible, vale, pero aquí hay gente sana, aquí hay gente normal, sencilla, que no reacciona violentamente. Reacciona más metiéndose en el caparazón, diciendo, bueno, me quedo en mi terrenillo cuidando mis gallinas, mis cabras, y a mí que me dejen.

—Querías huir de los cuentos de pueblo. Escribir en presente de indicativo. Contar que hay miseria pero que también hay flores.

—Quería huir de la batallita del abuelo, del cuento de pueblo, y ponerlo en presente de indicativo. Como coger al lector y decirle no te voy a contar, vente conmigo que vamos a subir a la sierra y vamos a ver cómo estos niños plantan los pinos, o cómo este niño cuida sus cabras aquí en la sierra. Ese era mi objetivo.

—¿Y qué escribes ahora?

—Estoy escribiendo sobre la contaminación, que sería la agricultura industrial moderna. Es decir, se ha muerto una forma de relacionarnos con la naturaleza, con el campo y con la agricultura. Pero hay otra que viene después. Si he hecho el elogio de la tierra, pues esto sería la crítica del plástico.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO
  • 22.7.19
La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha puesto en marcha, a través de su web, un simulador digital que permite conocer si la unidad familiar puede tener derecho a la prestación de la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía. Para ello, basta con introducir alguna información esencial y no es necesario recoger datos personales.



Con el objetivo de facilitar una información orientativa, en caso afirmativo, el simulador proporciona una aproximación a la cuantía mensual que podría corresponder a la unidad familiar. En caso negativo, indica cuáles son los requisitos que no se están cumpliendo, orientando a los ciudadanos y ciudadanas en la conveniencia o no de solicitar la prestación.

Por otra parte, este simulador de la Renta Mínima pretende ser una herramienta útil para los profesionales de los Servicios Sociales Comunitarios, así como otros centros de atención a la ciudadanía en general como las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo o los centros de salud, en su labor de información y asesoramiento a las personas interesadas o susceptibles de ser perceptoras de esta prestación.

Respecto a la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía, la consejera Rocío Ruiz ha manifestado la intención de su departamento de modificar esta norma para que se convierta en un instrumento eficaz de lucha contra la pobreza porque “pensamos que los requisitos que exige el Decreto Ley aprobado en 2018 son demasiado restrictivos y hacen muy difícil que la ayuda llegue a las familias que la necesitan”.

Además, ha avanzado que “nos proponemos crear un nuevo servicio en cada Delegación Territorial dedicado exclusivamente a la tramitación de la Renta Mínima, ya que actualmente, la gestión de esta prestación es una más de las tareas que desarrolla el personal del servicio de acción e inserción social junto con otras que tiene a su cargo”.

La responsable de las políticas sociales en Andalucía ha señalado que “desde que comenzamos la legislatura, estamos trabajando para agilizar la Renta Mínima porque somos conscientes de que afecta a miles de familias en situación de vulnerabilidad”. Entre las medidas puestas en marcha, ha destacado el refuerzo de los servicios sociales comunitarios con la contratación de más de 1.200 profesionales.

Ruiz ha señalado, a su vez, que “estamos realizando la evaluación del impacto del Decreto de la Renta Mínima tras su primer año de aplicación, en colaboración con la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Andalucía y con la Consejería de Empleo. Esta evaluación comprenderá un estudio comparativo de la normativa autonómica en materia de rentas mínimas para conocer las que están dando mejores resultados en la práctica”.

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación va a destinar en el presupuesto de 2019 un total de 142,4 millones de euros a la Renta Mínima de Inserción Social, con el objetivo de dar un impulso real a esta prestación.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 22.7.19
La firma Bodegas Robles, pionera en la elaboración de vinos ecológicos en el marco de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha vuelto a consagrarse como referente dentro del sector de los productos sostenibles tras su participación en el certamen internacional Biowein Preis, celebrado en Alemania. Su vino Piedra Luenga Bio PX ha recibido una medalla Gran Oro, máxima distinción del certamen, situándolo como el cuarto mejor vino dulce del mundo.



En esta ocasión, el jurado del certamen puso en valor la calidad del Piedra Luenga Bio PX, el vino español más valorado de esta edición y el cuarto a nivel mundial en la categoría de vinos dulces. Un vino dulce vinificado con uvas Pedro Ximénez y criado de forma oxidativa en depósitos de acero inoxidable y cemento, que ha obtenido 97 puntos, tan sólo un punto por detrás de los tres primeros dulces de esta edición.

Asimismo, junto a su medalla Gran Oro, la bodega cordobesa ha obtenido una medalla Oro por su Caprichoso Bio, un vino ecológico coupage de uvas Pedro Ximénez y uvas frescas verdejo con una amplia gama de frescos aromas a frutas, miel y flores, que ha obtenido una valoración de 92 puntos.

El gran premio Biowein Preis, se ha convertido en una de las catas más importantes del sector gracias a la participación de un jurado de catadores profesionales, y el uso del sistema PAR, que permiten una evaluación objetiva y por lo tanto generalmente aceptada de los vinos establecidos.

De este modo, en su última edición, el certamen ha reunido a más de 1.100 vinos ecológicos de 27 países, otorgándose 68 Grandes Medallas de Oro, 517 Medallas de Oro y 439 Medallas de Plata. De ellas, los productores de vino españoles han obtenido 5 Grandes Oro, 23 Medallas de Oro, 24 Medallas de Plata y 4 Recomendaciones.

Una firma de referencia

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación tomó el relevo en la bodega e instauró el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos. Además, es la primera bodega española en certificar su huella de carbono.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 21.7.19
La Guardia Civil de Baena ha procedido a la detención de dos mujeres como presuntas autoras de un delito de robo con fuerza en las cosas y otro de hurto. El primero de estos operativos se desarrolló tras una tentativa de robo con fuerza en una vivienda habitada por una persona octogenaria, donde la autora desistió de su propósito tras acceder al inmueble y comprobar que su propietaria se encontraba en el interior.



Los datos aportados en la denuncia, unidos a los obtenidos en la investigación practicada por la Guardia Civil de Baena, permitieron identificar a la supuesta autora, que resultó ser una vecina de la localidad, de 23 años de edad y conocida por sus antecedentes policiales por la comisión de hechos similares, que fue detenida en fechas recientes.

El segundo de estos operativos se desarrolló tras tenerse conocimiento de que un vecino de la localidad, de 79 años de edad, había sido abordado por una mujer que le sustrajo una cadena de oro que portaba en el cuello y la cartera, en la que guardaba más de 120 euros. Las investigaciones posteriores permitieron identificar y detener a la supuesta autora, una vecina de la localidad, de 26 años de edad, como supuesta autora del hurto.

Plan Mayor Seguridad 

Para prevenir en la medida de lo posible este tipo de hechos, la Guardia Civil del Puesto de Baena ha impartido varias charlas en la localidad, dirigidas a personas mayores. De este modo, en fechas recientes se impartió una charla en el Centro de Participación Activa de la localidad, a la que asistieron unas 80 personas.

Durante el desarrollo de la misma, los agentes expusieron a los asistentes los riesgos más habituales a los que pudieran enfrentarse y la forma de proceder al ser víctimas de este tipo de delitos, así como consejos útiles y métodos de prevención. Esta charla informativa se suma a las ya impartidas por el Puesto Principal de la Guardia Civil de Baena durante el presente año en los centros de Albendín y la localidad de Valenzuela.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 21.7.19
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha puesto en marcha una campaña para concienciar a la ciudadanía sobre el riesgo que supone para la agricultura andaluza la posible introducción o propagación de plagas en el territorio nacional por la circulación de determinados vegetales, como plantas y frutas, susceptibles de ser portadores de las mismas.



La campaña, que se difunde hasta el mes de septiembre mediante el hashtag #entusmanos, tiene una importante componente on line ya que se desarrolla a través de la página web de la Red Raif, de alerta e información fitosanitaria, mediante mensajes en los perfiles institucionales en redes sociales y profesional de la propia Raif, con avisos personalizados por sms y a través de boletines fitosanitarios semanales.

"De esta forma, se consigue sensibilizar acerca de la necesidad de proteger los cultivos ante organismos nocivos, recordando sobre todo a quienes viajan fuera de España en estas fechas que cualquier planta o fruta que se compren puede ser portadora de plagas como la Xylella Fastidiosa o el HLB de los cítricos, cuya llegada a Andalucía sería muy perjudicial para nuestra agricultura", destacan desde la Junta.

El mensaje de la campaña invita a sustituir la adquisición de estos productos vegetales por fotos para evitar los riesgos que conllevaría la introducción o propagación de plagas en el territorio nacional por la circulación de determinados vegetales susceptibles de ser portadores de las mismas.

La Junta de Andalucía insiste en la necesidad de cumplir la normativa vigente en relación a la entrada de vegetales de terceros países en la Unión Europea y su circulación por la misma. Así, recuerda que vegetales de cítricos, prunus (almendro, cerezo, ciruelo...), vid y patata tienen prohibida su introducción, mientras que para el resto de vegetales y productos vegetales (plantas vivas, flores cortadas frescas y ramos para ornamentación, frutas frescas y hortalizas frescas), se especifica que deberán declararse obligatoriamente en las aduanas españolas de destino del viajero cuando se sobrepasen las seis unidades de flores o el kilo de fruta o tres unidades por persona, según el caso, para las frutas.

La Unión Europea cuenta con un pasaporte fitosanitario consistente en una etiqueta y un documento de acompañamiento, que se deberá adjuntar a determinados vegetales o productos vegetales, para que éstos puedan circular dentro de su espacio sin fronteras, y que sirve como garantía de que los mismos han sido producidos por entidades inscritas en el Registro Oficial de Productores, Comerciantes e Importadores de Vegetales, Ropciv, y sometidas a los pertinentes controles y/o tratamientos fitosanitarios, para garantizar la sanidad vegetal dentro de todo su territorio.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 21.7.19
El Hospital Comarcal de Montilla ha realizado durante los seis primeros meses del año cerca de 74.700 actos asistenciales, entre los que se encuentran casi 46.900 consultas externas, cerca de 25.600 urgencias, 242 partos y 2.000 intervenciones quirúrgicas. Precisamente, en el Área de Ginecología y Obstetricia, han sido 242 los partos registrados y 246 los bebés nacidos, 36 partos y 39 bebés más que en el mismo período de 2018, un aumento que supone el 17 por ciento con respecto al año anterior.



Con respecto a las intervenciones quirúrgicas, 1.054 han sido de cirugía mayor ambulatoria y 497 de cirugía menor ambulatoria, aplicándose en ambos casos técnicas quirúrgicas y tecnológicas más avanzadas y menos invasivas que la cirugía tradicional, permitiendo acortar el tiempo de recuperación en el postoperatorio y facilitar al paciente una incorporación más rápida a su vida cotidiana.

Precisamente, el modelo de Alta Resolución con el funciona el centro está articulado para evitar, en la medida de lo posible, largos ingresos hospitalarios. De esta forma, además de reducirse la posibilidad de contraer infecciones dentro del hospital, se disminuye la ansiedad del paciente al encontrarse en un entorno medicalizado y se le facilita una incorporación más rápida a su rutina diaria. En este sentido, hasta el 30 de junio se han registrado en 2019 un total de 1.531 ingresos, que han generado un total de 5.603 estancias hospitalarias.

En lo que respecta a las consultas externas (46.897), han sido las especialidades de Oftalmología, Traumatología, Rehabilitación, Ginecología y Aparato Digestivo, en este orden, las que más pacientes ha tratado. Además, nueve de cada diez pacientes que acudieron a las Consultas Externas del centro hospitalario pudieron marcharse a casa en el mismo día con un tratamiento a su problema de salud debido a que se beneficiaros de la consulta de acto único.

Con este sistema de atención, en tres o cuatro horas se completa todo el proceso asistencial de consulta, ya que en que en ese breve espacio de tiempo el paciente es visto por el especialista, se le realizan las pruebas diagnósticas y se le ofrece el diagnóstico y tratamiento más adecuado, evitándole desplazamientos sucesivos.

En el Área de Hospitalización, por su parte, se han producido 1.531 ingresos, que han generado 5.603 estancias, con una media de 3,7 días. Asimismo, por el Área de Urgencias han pasado 25.541 pacientes, con una media de 142 diarios. De ellas, no han necesitado ingreso el 95 por ciento.

En cuanto a pruebas diagnósticas, se ha llegado a superar las 32.656 realizadas en el área de Radiología (de las que 23.775 son radiografías simples, 3.008 ecografías, 3.568 mamografías, 55 Telemando, y 2.250 TAC). En cuanto al área que las solicita, más de 29.700 se efectúan para Urgencias y para Consultas Externas. El resto pertenecen a Hospitalización, al screening de cáncer de mama y a las solicitadas por Atención Primaria.

En lo que se refiere a pruebas de Laboratorio, se han llevado casi 554.000 análisis clínicos (incluyendo bioquímicas, gasometrías, orina, microbiologías, etc.), 116.323 pruebas de Hematología (entre hematimetría, coagulación y banco de sangre) y unas 4.000 pruebas de Anatomía Patológica.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 20.7.19
El Vermut VRMT. Receta andalusí de Bodegas Robles ha sido galardonado con un Gran Oro, la más alta distinción del Certamen, en la cuarta edición de los Premios Internacionales ConVino, uno de los pocos certámenes nacionales que premia las mejores bebidas con base de vino. El concurso, organizado por Alamesa Wine & Beer Action Marketing, contó con una sesión de cata celebrada en la Escuela de Cata de Madrid a cargo de expertos del mundo del vino y del análisis sensorial.



Bodegas Robles y el chef Paco Morales, que cuenta con una estrella Michelín, han elaborado el Vermut VRMT. Receta Andalusí sobre la base de un vino oloroso ecológico que ha envejecido durante ocho años en barricas de roble americano, una madera que le aporta un elegante aroma a vainilla.

En boca, un ligero toque de Pedro Ximénez despliega un amplio abanico de aromas a jalea de membrillo y tonos a miel. El vermú se macera con diez de plantas aromáticas presentes en el viñedo ecológico de Bodegas Robles, "en un intento por trasladar al producto la experiencia completa de las vides, protegidas durante buena parte del año por un manto de lavanda, amapolas, romero, tréboles y plantas silvestres.

Paco Morales ha incorporado aromas y recuerdos de la gastronomía andalusí y es el responsable de su equilibrio entre dulce, amargo y ácido que permite una prolongada presencia de sus aromas en el paladar y en la nariz. Dos años de intenso trabajo en biblioteca, cocina y viñedo que han permitido recuperar sabores perdidos en la memoria.

Esta nueva apuesta por los sabores andalusíes se suma a la línea de cooperación iniciada meses atrás entre Bodegas Robles y Paco Morales y que, de momento, no solo ha servido para hacer de las hojas adultas de vid de la variedad Pedro Ximénez un nuevo ingrediente en el Restaurante Noor, sino también para la creación de este nuevo vermú o el Agraz-Verjus, un aliño inspirado en la cocina tradicional de los imperios Almohades y Almorávides.

Apuesta por lo ecológico

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación tomó el relevo en la bodega y comprendió la necesidad de incorporar la viticultura ecológica y el trabajo con levaduras autóctonas a la tradición de la bodega.



A primera vista, los viñedos de Bodegas Robles tienen el aire de un jardín salvaje y romántico donde, sin embargo, no hay nada accidental. Su viñedo es el resultado de años de investigación en el que mantiene un diálogo permanente con la universidad y varios centros de investigación nacionales e internacionales.

Este proyecto de investigación fue reconocido por el Ministerio de Medio Ambiente, que premió a Bodegas Robles como la Mejor Empresa Ecológica en España 2006. En 2014, recibe el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Dos años más tarde, la firma recibió el Premio "Rutas del Vino de España", convocado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y por el Instituto de Turismo de España (Turespaña) y, en 2017, recogió el Premio Andalucía de Agricultura y Pesca otorgado por la Junta de Andalucía.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos