:::: MENU ::::


DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

  • 17.7.21
Sevilla cuenta con el único Campus de Formación de una Cámara de Comercio en España y en Europa con Grados Universitarios Oficiales y Formación Profesional (FP) Superior y Dual. El Campus Universitario y Superior de la Cámara de Comercio de Sevilla destaca, además, por su empleabilidad: nueve de cada diez estudiantes trabajan tras finalizar sus estudios.


Una formación diseñada desde las necesidades de las empresas y conectada con el mundo laboral, impartida por profesionales en activo, con un enfoque global y utilizando las herramientas más innovadoras y digitales, es la receta de este éxito que tiene como objetivo formar a futuros profesionales capaces de afrontar los nuevos retos del futuro.

Una singular metodología que ofrece una experiencia formativa única en Europa con Programas de Emprendimiento y de Empleabilidad, Planes Internacionales, Talleres de Competencias, Becas y Ayudas y más de 300 eventos con empresarios y profesionales que potencian la inserción laboral de los estudiantes que se forman anualmente en EUSA y Nuevas Profesiones.

Un Campus donde destaca la conexión de los Grados Universitarios y de los Ciclos Formativos Superiores y Duales con el mundo empresarial, contando con más de 500 empresas colaboradoras y más de 90.000 convenios de prácticas de empresas.

Más de 75.000 familias han confiado el futuro profesional de sus hijos en el Campus de Formación de la Cámara de Comercio de Sevilla

Plazas en Grados Universitarios Oficiales + Especializaciones Profesionales

La diferenciación desde la formación universitaria es clave para impulsar la empleabilidad de los estudiantes. Por ello, Centro Universitario EUSA impulsa el talento de sus alumnos a través de innovadores Grados Universitarios con Titulación Oficial de la Universidad de Sevilla + Especializaciones Profesionales de la Cámara de Comercio de Sevilla:


Plazas en Formación Profesional Superior y Dual

El Centro FP Nuevas Profesiones del Campus de la Cámara de Comercio de Sevilla ofrece 17 Ciclos Formativos Superiores y Duales con Título Oficial, Prácticas en Empresas y Bolsa de Trabajo, en diversas especialidades como Educación Infantil, Turismo, Enseñanza y Animación Sociodeportiva, Administración y Finanzas, Sonido, Realización Audiovisual, Animación 3D, Desarrollo de Aplicaciones Web y Multiplataformas, Marketing y Publicidad, Gestión de Ventas y Espacios Comerciales y Producción Audiovisual.

El 96% de los alumnos del Campus de la Cámara de Sevilla recomienda la formación que han recibido

Puedes solicitar información presencial o virtual sobre Grados Universitarios Oficiales y FP Superior y Dual llamando o contactando por WhatsApp en los teléfonos 627 364 537, 678 610 311 y 687 402 928 o en la sede principal, ubicada en la Calle Plácido Fernández Viagas, 4 de Sevilla o en la sede del Campus Cartuja Center (mediante cita previa). También puede consultarse su página de Facebook, su perfil de Twitter o su perfil de Instagram.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 16.7.21
La comercialización de aceite de oliva ya supera la producción de la pasada campaña. Así lo ha destacado UPA Andalucía tras los datos publicados por la AICA, y que "confirman la magnífica salud de las ventas, incluso con precios constantes por encima de los 3 euros desde hace más de un mes". Además, el consumo mantiene su línea ascendente, sobre todo gracias a las exportaciones, por lo que se esperan unas cifras de ventas "de récord absoluto", superiores a las registradas en 2020, un año que ya fue histórica.


En concreto, según los datos de la AICA, hasta junio se han vendido 1,23 millones de toneladas de aceite de oliva, con una media de salidas en los nueve meses de campaña de 140.000 toneladas. Ante esta "magnífica realidad", el responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA y secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, destaca que el volumen de ventas ha superado la producción de la pasada campaña.

"En nueve meses han salido 1.233.510 toneladas frente a las 1.112.000 toneladas producidas", recordó Cano, quien destacó que estos datos tienen lugar con unos precios por encima de los costes de producción, lo que "confirma que el olivar tradicional tiene mucha vida a pesar de los especuladores". "No para de demostrar que este cultivo, el modelo mayoritario de Andalucía, es sostenible social, medioambiental y económicamente y que somos imprescindibles para cubrir la creciente demanda mundial”, aseveró.

Los datos de la AICA confirman una producción acumulada de aceite de oliva de 1.387.266 toneladas, con unas existencias totales de 437.287 toneladas, lo que suponen 86.744 toneladas menos que en mayo; mientras que en los almacenes del Patrimonio Comunal Olivarero se guardan 35.089 toneladas, 9.311 menos que a 30 de mayo.

“Un mes más seguimos inmersos en una campaña de comercialización excelente, con un importante ritmo de salidas y con los precios por encima de los costes de producción. Esto demuestra que el consumo no se resiente pese a los discursos interesados que pretenden que el olivar tradicional no tenga futuro. La realidad corrobora lo que seguimos defendiendo desde hace mucho tiempo: no sobra aceite de oliva, sobran especuladores”, concluyó Cristóbal Cano.

No obstante, UPA Andalucía mira con preocupación la próxima campaña de recolección y está muy atenta a la evolución del campo, puesto que el déficit hídrico que se registra se ceba, principalmente, con el olivar de secano, y podría conllevar una importante reducción productiva de no llover en los próximos meses y, en especial, en otoño.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 16.7.21
No tengo inconvenientes –estimado Vicente– en responder a tu pregunta sobre la relación que en la actualidad han de mantener los políticos con los científicos y con los técnicos. Vaya por delante, en primer lugar, que no defiendo el despotismo ilustrado, ni siquiera el que protagonizó Carlos III de España a pesar de que reconozco que contribuyó al progreso cultural.


Declaro de manera clara que el pueblo es el sujeto de la soberanía y, por lo tanto, él debe ser el protagonista en la orientación para solucionar los asuntos culturales, sociales, económicos y políticos. Pero, teniendo en cuenta la complejidad de los problemas de estos tiempos, opino que es imprescindible que los políticos tengan en cuenta los conocimientos de los científicos y de los técnicos que conocen la complejidad de los asuntos relacionados con el bienestar que todos se proponen lograr.

Si el desarrollo científico y tecnológico siempre ha determinado los cambios que ha experimentado la sociedad, en estos momentos en los que la comunicación es instantánea su influencia en la economía y en la cultura es directa e imparable.

Reconozco que los principios, los criterios y las pautas que orientan a los políticos son diferentes de los que siguen los científicos y los técnicos pero, en mi opinión, el desarrollo científico, las bases éticas y los fines sociales de sus trabajos deberían ser, al menos, convergentes con las metas de los políticos.

Ya sé que los responsables públicos se apoyan en la voluntad de los ciudadanos mientras que los científicos y lo técnicos se basan en datos comprobados, pero todos parten –deberían partir– de conocimiento de los problemas reales para orientar la búsqueda de las soluciones más eficientes, más correctas y más justas.

Es posible que la dificultad mayor para lograr el entendimiento razonable y la colaboración eficaz estribe en la diferencia de sus respectivos apoyos porque, mientras los políticos se sustentan en los deseos, en las creencias y en las voluntades de los ciudadanos, los científicos y los técnicos asientan sus búsquedas y sus conclusiones en la razón y en la comprobación empírica.

Sirva de ejemplo ilustrativo los despistes, las contradicciones y los errores cometidos por las diferentes administraciones cuando han desoído las indicaciones que han hecho los profesionales de la medicina durante esta ya larga pandemia del coronavirus

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GUERRERO
  • 16.7.21
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha confirmado una nueva víctima mortal en la provincia de Córdoba como consecuencia del coronavirus. De esta forma, junto a los 318 nuevos casos positivos confirmados en las últimas 24 horas, por lo que el número total de afectados en toda la provincia asciende a 59.722, Salud registra 977 fallecidos por covid-19 y cuenta ya con 54.936 personas que habrían superado la infección. De esta forma, la incidencia se sitúa en 385,8 casos.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza 19 pruebas positivas por covid-19 en la última semana (siete más que ayer) y 28 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.528 vecinos afectados (once más) y 36 fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 1.436 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado cuatro pruebas positivas en la última semana (dos más que ayer), y seis en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 596 personas afectadas (tres más), con 571 curados y doce fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, se ha registrado cinco pruebas positivas en última semana (como ayer), y seis en los últimos catorce días. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 330 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (igual) y ha elevado a 318 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor registra 15 pruebas positivas en la última semana (una más que ayer), y 28 en los últimos 14 días. En total, el municipio ha alcanzado los 284 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (cuatro más), con 253 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica 52 pruebas positivas en la última semana (tres menos que ayer). La cifra se eleva a 95 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde marzo de 2020 con un total de 1.688 vecinos afectados por el covid-19 (una más), con 1.473 personas curadas y 29 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias registran hoy en La Rambla cuatro positivos por coronavirus en la última semana (una más que ayer), y nueve en las últimas dos semanas. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 533 vecinos infectados por covid-19 (uno más), de los que 514 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge 31 positivos por covid-19 en la última semana (una menos que ayer), y 61 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 265 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2 (siete más), mientras que se registran dos fallecidos y 165 vecinos que han superado la enfermedad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 16.7.21
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) –la organización que representa a las denominaciones de origen (DOP) de vino, entre ellas Montilla-Moriles– y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) han firmado un nuevo Protocolo General de Actuación que permitirá reforzar los canales de interlocución entre la organización sectorial y el Departamento y las actuaciones conjuntas de formación y divulgación en ámbitos de interés común para las DOP y el Ministerio.


El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y CECRV han suscrito un Protocolo General de Actuación que da continuidad y consolida la colaboración iniciada entre el Departamento y la organización representativa de las denominaciones de origen de vino en 2016, cuando firmaron el primer convenio de colaboración.

El nuevo protocolo permitirá continuar y profundizar en el ámbito de la calidad diferenciada y del sector vitivinícola, además de asuntos como la aplicación de la nueva PAC y de aspectos concretos de la misma que atañen directamente a las denominaciones de origen (sistema de autorizaciones para plantaciones de viñedo, intervenciones sectoriales en el Plan Estratégico nacional, otros mecanismos de regulación de oferta ligados a las DOP,  protección de las figuras de calidad y de los derechos de propiedad intelectual).

Asimismo, este protocolo pretende ahondar en la colaboración de ambas instituciones en la aplicación de las normas nacionales y europeas que regulan la certificación de producto, los procesos de revisión legislativa que está llevando a cabo la Comisión Europea de las políticas de calidad, de promoción y de comercial, o la protección de las indicaciones geográficas en acuerdos comerciales internacionales de la UE con otros países o zonas del mundo, entre otros.

De este modo, las próximas actuaciones en el marco del nuevo protocolo estarán centradas en el ámbito de la sostenibilidad, con el objetivo de visibilizar lo que ya está haciendo por parte de las denominaciones de origen en términos de sostenibilidad medioambiental y de determinar también áreas de avance que cristalicen en nuevas acciones y compromisos para continuar impulsando el papel de las DOP como herramientas de sostenibilidad para las zonas rurales.

Durante los 5 años de vigencia del anterior convenio, CECRV y el MAPA han mantenido un intercambio constante de información y posicionamiento de las denominaciones de origen sobre asuntos relevantes para el conjunto del sector y para las figuras de calidad en particular y han realizado acciones de divulgación en materia de comercio online, certificación de producto, aportación económica, social y medioambiental de las DOP en las zonas rurales, enoturismo o promoción y creatividad en entornos online.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 15.7.21
Más de 30.000 cordobeses padecen insuficiencia cardiaca, una enfermedad que es "la gran epidemia del siglo XXI y la más infravalorada", según ha alertado el doctor Manuel Anguita, jefe de servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Córdoba, quien ha insistido en que se trata del problema cardiovascular "más importante y el que causa más mortalidad, por encima del infarto de miocardio”.


El doctor Anguita ha explicado que no se debe infravalorar esta enfermedad, que presenta una prevalencia muy alta, en España la padecen entre el 4 y el 6 por ciento de la población adulta por encima de los 40 o 45 años. Y la incidencia va aumentando también, registrándose unos 6 casos por cada mil personas al año, es decir, de cada mil cordobeses que no hayan tenido esta enfermedad antes, 5 o 6 la desarrollarán este año, por lo tanto, aumenta la prevalencia porque cada vez hay más casos activos y más nuevos.

El especialista ha señalado que la insuficiencia cardíaca se produce cuando hay un fallo en la función de bomba del corazón, lo que hace que no pueda enviar la sangre correctamente al resto del organismo y por tanto aumenta la presión en los pulmones y se puede producir líquido en el hígado y las piernas.

Los síntomas típicos de esta patología son disnea (el paciente siente que se ahoga) y edema (se hincha). En este sentido, ha indicado que cualquier problema de cualquier estructura cardíaca que no se cura, puede producir insuficiencia cardiaca, por eso es tan frecuente.

El doctor Anguita ha insistido en que al ser tan frecuente, no se le da la importancia que tiene, “un error, y más si se tiene en cuenta que los pacientes ingresados por insuficiencia cardíaca tienen una mortalidad del 10 por ciento, cifra que no ha bajado en los últimos 15 años, mientras que la del infarto es del 7 por ciento y ha ido disminuyendo en los últimos años, según recoge el estudio RECALCAR de la Sociedad Española de Cardiología”.

Además, a largo plazo, cuando un paciente de insuficiencia cardiaca recibe el alta, a los 5 años la mortalidad está entre el 30 y el 50 por ciento a pesar del tratamiento. El doctor Anguita ha afirmado que hay tratamientos efectivos para esta enfermedad, pero hay que hacerlo a tiempo, por lo que ha aconsejado que cuando un paciente tenga disnea debe ir al cardiólogo para estudiar qué la produce y si es por insuficiencia cardiaca, prescribir tratamiento cuanto antes.

Tratamiento

El tratamiento se realiza con medicamentos y también con el implante de dispositivos –marcapasos especiales, desfibriladores– se trata de “tratamientos complejos que deben estar dirigidos por profesionales expertos en esta patología”, ha recalcado el especialista.

La insuficiencia cardiaca, que puede surgir a cualquier edad, pero es más probable a partir de los 65 años, se puede prevenir con hábitos como “llevar una vida saludable, realizar ejercicio, evitar la obesidad, y no consumir tabaco y alcohol, que es un veneno para el músculo cardiaco”, ha explicado el doctor Anguita. Además, tener bien controlada la hipertensión es fundamental, es el factor de riesgo más importante para sufrir la enfermedad.

El especialista ha resaltado que los pacientes de cáncer en tratamiento con quimioterapia deben realizarse revisiones periódicas frecuentes planificadas por los profesionales de Oncología y Cardiología para prevenir daños cardiacos.

Quirónsalud en Andalucía

El Grupo Hospitalario Quirónsalud cuenta en la actualidad en Andalucía con siete centros hospitalarios situados en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), dos en Sevilla, Córdoba y Huelva, además de 17 centros médicos de especialidades y diagnóstico y un hospital de día quirúrgico, que lo posicionan como líder hospitalario privado de esta comunidad autónoma.



Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 47 hospitales que ofrecen cerca 7.000 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. 

Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, único centro investigador privado acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando más de 1.600 proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 15.7.21
En las líneas de hoy prefiero olvidarme de esos malos momentos que nos vuelven a ahogar ante el aumento vírico. Sonaba maravilloso oír que descendía el número de contagios, que podríamos disfrutar con cuidado del verano que acabábamos de estrenar. Pero se coló de rondón la quinta ola vírica. Todo empezó a tambalearse de nuevo.


Los contagios suben de número e incluso los hospitales acusan dicho aumento vírico. Dejo el tema para momentos menos acalorados. Quien pueda disfrutar de un poco de verano que lo haga con el máximo de cuidado para no contagiarse y contagiar. ¡Suerte!

Entro en un tema provocado por un despiste mental o, más bien, por querer llamar la atención. O tal vez por ignorancia saturada de cierta jactancia petulancia o simple pedantería… Hay una tozuda manía por poner en uso una serie de palabras metidas con calzador aunque aparentemente aparezcan como correctas.

Hay una terca manía por llamar la atención con el uso ¿no adecuado? del lenguaje. El refrán decía que “hablando se entiende la gente”. Hasta ahora así lo creíamos e intentábamos comunicarnos o bien razonar (es decir, entender y que me entiendan).

Pero apareció la tormenta acompañada de truenos (lenguaje inclusivo) y relámpagos (palabros raros) y con dicha borrasca caía una granizada de extranjerismos ininteligibles para la mayoría del personal. Pero esto último es otro derrotero que se queda aparcado.

El conato de ofrecer un supuesto lenguaje llamativo y acoplado a unas circunstancias sociopolíticas apareció ya hace algunos lustros (periodo de cinco años). En honor a la verdad, se hace necesario decir que toda lengua viva se enriquece a lo largo del tiempo ganando vocablos nuevos y arrinconando otros por desuso.

La lista (¿?) oficiosa partió del “miembras” que se escurrió de boca de Bibiana Aído. Algún tiempo antes, la exdiputada Carmen Romero se atrevió a lanzar “jóvenas”, término que tímidamente justificó afirmando que “la norma en el lenguaje viene del uso”.

Aun algo antes, durante el primer Gobierno socialista de Felipe González, un grupete de directoras generales se llamaban a sí mismas “altas cargas”, en lugar de “altos cargos”. No puedo olvidar la presencia de “portavozas”. Hay más pero, para muestra, un botón.

Con respecto a “carga” o “altas cargas” hay que matizar que la Real Academia Española (RAE) ofrece más de cincuenta significados y, desde luego, ninguno ocupa el lugar femenino de “cargo”, uno de cuyos significados en masculino es “dignidad, empleo, oficio”. En femenino, “carga” significa “peso”. Esta explicación me dará pie para aclarar la cagada “soldados y soldadas” de reciente uso por la autoridad competente (¿?).

Digamos que dichos antecedentes lingüísticos buscaban dar visibilidad a la mujer en el escenario público mucho antes que las supuestas pioneras (¿?) de ahora. El lenguaje llamado “políticamente correcto” aterrizó entre nosotros llamativamente por boca de una ministra que debió coger del zapatero, y por error, una alpargata con la que llamó la atención. Una palabra nueva para añadirla a posteriori a lo que mucho tiempo después se llamaría “lenguaje inclusivo”.

Y saltó la rana de charco en charco y vinieron mendrugos tras mendrugos (mendrugas) esculcando un lenguaje al que llamaron “políticamente correcto”. Esculcar supone “registrar por doquier para buscar algo oculto” y así, de paso, llamar la atención. La mímesis (imitación) se difundió a velocidad del rayo.

En todo lo anteriormente dicho, queda relativamente claro que la elección de las palabras es una cuestión más política que gramatical. Y no es así: no debemos olvidar que las palabras perecen o reviven “si el uso lo requiere”. El pueblo es el dueño del idioma, junto con la ayuda de especialistas lingüísticos, escritores...

Si lo miramos despacio, aquella guerrilla vulgar y de mal gusto era una manifestación de incultura. Una “élite” (falsa) babeaba e inventaba cada día un nuevo palabro para ganarse la portada de algún periódico y un rápido resbalón pasando por la televisión daba a cada sujeto (o sujeta) parlante (o parlanta) el ascenso al Olimpo de la modernidad. Hasta una exministra se ufanó advirtiéndole a la RAE que “el lenguaje inclusivo no hay quien lo pare: está en la calle”.

Desde entonces no ha llovido mucho pero sí han salido lobanillos por doquier hasta la última parida (más bien bomba) disparada ante un conjunto de sufridos militares donde se deja caer un majestuoso “soldados y soldadas”. Desde luego, no me invento una jaimitada como ésta.

Incultura, bravuconada (fanfarronada), llamada de atención al oyente diciéndole que “soy yo, vuestra autoridad suprema…”. Un breve comentario para redondear dicho exabrupto aparatosamente incorrecto. Por respeto, omito nombres.

Desgloso y doy unos tímidos datos sobre el asunto. “Soldada” nos remite, en primer término, a salario, sueldo, remuneración, paga o jornal, entre otros significados. Y, en segundo plano, remite a “soldar”, o sea, a “pegar y unir sólidamente dos cosas, o dos partes de una misma cosa, normalmente con alguna sustancia igual o semejante a ellas”. También “soldar” puede significar “componer, enmendar o disculpar un desacierto con acciones o palabras”.

Es evidente que nuestras insignes políticas nos van a machacar con palabros que, de ser calcetines –o mejor, medias–, parecen que están sembrados de zancajos, es decir, “parte del zapato o media que cubre el talón, especialmente si está rota”. Los que ya somos algo viejos recordamos eso del zancajo como un roto en los calcetines.

Señoras, señoritas, doncellas, niñas… ¿Está en la calle vuestro palabro? ¿Seguro? ¿O es mejor y más exacto decir que está sembrado por algunas de vosotras, supuestamente más influyentes, porque de alguna manera hay que hacerse notar? Tres explicaciones para decir “¡eh!”:
  1. Que somos nosotras las paridoras de tales novedades.
  2. Que mientras tiramos piedras al tejado del vecino evitamos que éste hable de algunas barbaridades que se están plantando y regando.
  3. Porque queremos pasar a la Historia como mentes lúcidas (¿enlucidas?), como todólogas, es decir como “personas que creen saber y dominar varias especialidades”.
Para terminar este picadillo de palabras hay que dejar claro que cualquier lengua (idioma), mientras está viva, permanece abierta a cambios lingüísticos constantes: unas palabras dejan de usarse y caen poco a poco en el olvido mientras otras –dados los múltiples frentes de influencias– se van enriqueciendo, al igual que vocablos en desuso desde hace tiempo vuelven a estar activos de nuevo.

Y surgen paridas y más paridas con la etiqueta –seguro que cuentan con un influencer (otro tropezón cogido de lengua ajena)– o con una mente que tiene diarrea mental. Confusión de ideas, de lenguaje “políticamente correcto” frente al social o al popular o, incluso, al religioso, por la razón simple de que hay que destruir todo, casi todo o parte de lo que quedó de un mundo (el nuestro) chungo, cicatero, pobre, domeñado por los ricos cuya misión es dominar a los pobres. Para lo cual, nada mejor que echarlos a la piscina de la ignorancia.

Pero no se preocupen que nosotras (Agustinas de Aragón) los sacaremos de la cloaca pútrida de los dominadores. Y luego viviremos juntos y comeremos perdices porque como todólogas nos hemos ganado un puesto. ¿De fruta? ¿De dulces? Uno de lo que sea. Claro, se guardan lo mejor en el bolsillo. Para eso se están rompiendo el lomo (perdón, la loma) por nuestro bien.

PEPE CANTILLO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTALBÁN DIGITAL


UNICEF

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA


FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos