:::: MENU ::::
  • 14.11.19
Si tuviera que escoger un lote de 10 libros para que sobrevivieran a un cataclismo, tengo muy claro que uno de ellos sería la Historia de Roma, de Indro Montanelli. He perdido la cuenta de las veces que he releído muchos de sus capítulos, que me han acompañado en los mejores y peores momentos.



Montanelli fue un periodista que vivió la etapa de Benito Mussolini y que pasó de admirar el fascismo a apoyar al bando republicano durante la Guerra Civil española. Enemigo declarado tanto del fascismo como del comunismo, viajó como corresponsal por varios países europeos y tuvo la oportunidad de conocer a las personas. Y es por eso que, de todos los libros más o menos serios que he leído de Roma, el suyo es el que más disfruto.

Sus retratos psicológicos y sus descripciones de los grandes procesos sociales reflejan una realidad que, muchas veces, olvidamos: la Historia la escriben las personas, no los dioses, ni los héroes.

Julio César no fue un dios, por más que lo divinizaran. Fue un mujeriego que sentía vergüenza de su calvicie. Augusto fue un hombre enfermizo y austero que no supo mantener a su familia a raya. Sila fue un hombre despiadado, que no perdonó una ofensa –como recordaba la inscripción de su lápida–, pero tuvo la inteligencia de abandonar el gobierno absoluto a tiempo y morir entre placeres. Con ánimo moralizante, Montanelli nos explica cómo Roma se convirtió en la gran República que fue, cómo empezó a degradarse, y cómo se autodestruyó.

Uno de los momentos de inflexión de la obra es la aparición de Cayo Mario. Como describe Montanelli, ya había habido populistas antes, como fue el caso de los hermanos Graco. Sin embargo, a su juicio, es con Mario con quien empieza a agonizar la República.

En este sentido, queda aquí la reflexión: “[…] la gente […] estalló con violencia cuando supo que Metelo, pese a ser de los mejores, se oponía a la elección al consulado de Cayo Mario, lugarteniente suyo, solo porque no era aristócrata. Y, sin siquiera saber exactamente quien era, la Asamblea votó unánimemente por él y le confió el mando de las legiones. Pues en Roma se decía a la sazón lo que dondequiera y en todos los tiempos se dice cuando la democracia entra en la agonía: «Hace falta un hombre…»”.

Roma no era una democracia, o no tal y como la concebimos nosotros, pero tuvo la mejor clase gobernante de la Historia. Cuando empezó a corromperse y la población perdió la fe en sus dirigentes, empezó la búsqueda del hombre. Mario fue un gran militar y un mal político, que lideró una de las facciones de la primera guerra civil de la República. Más famoso fue su sobrino y, en muchos sentidos, heredero político, Julio César, que dejaría herida de muerte la República. A su vez, el sobrino de este, Octavio, firmaría la partida de defunción.

Levanto la cabeza, paseo por las calles y leo las redes sociales. Admito que me estremece leer o escuchar a personas que tengo por capaces que Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Santiago Abascal son “el hombre que hace falta” para salvar al país –o la persona, por eso del lenguaje inclusivo–.

¿Acaso nuestra democracia era una ilusión? ¿O es que está agonizando? Que cada uno saque sus propias conclusiones. Indro Montanelli lo tendría claro. Yo también.

RAFAEL SOTO

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos