:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

  • 13.10.15
Después del último fiasco electoral de Mas, la situación en Cataluña no es que camine hacia el abismo, que también, sino hacia un esperpento cada vez más grandioso. El disparate separatista, de por sí ya quimérico, está alcanzando cada día que pasa ribetes de tal calentura y alucinación que empieza a no haber palabras, ni siquiera en la psiquiatría, para describirlos.



La CUP, una organización más allá de la extrema izquierda, de noviazgos filoetarras, revolucionaria sin anestesia, presta a implantar un régimen soviético y establecer la anarquía como gran receta libertaria, es ahora quien conduce el vehículo del secesionismo. “Mejor imposible”. Ya solo falta Jack Nicholson, excepcional en su papel y en aquel otro de Alguien voló sobre el nido del cuco, para que de inmediato lo elijan para presidir la cosa.

Pero seguro que se negaba. Porque quizás para el momento ya solo quepa, y ya que una propuesta es de coralidad, El camarote de los hermanos Marx para hacerse cargo de la Generalitat y que Groucho comenzara su discurso de investidura con aquello de “la parte contratante de la primera parte”.

Porque es ahora el matrimonio con esa formación y esos postulados la propuesta, la situación surrealista a que se entrega la dirección política de la derecha catalana, de una burguesía que ayer presumía de “seny”, de las gentes del orden y el comercio. Ni Dalí ni Buñuel, disparatando genialmente juntos, hubieran llegado a imaginárselo.

El quilombo actual proviene del nuevo trastazo del “Astut” que se ha pegado en las urnas y de nuevo contra los alambres. Porque ha sido una costalada monumental por mucho que se camufle. La mayoría absoluta ya la tenían con la suma de la vieja CiU, que ha dinamitado, y ERC: 71. Pues bien, han perdido nueve escaños cuando se suponían que sumarían y que todos, en amor y compañía, iban a arrasar y más comenzando la campaña en la Diada y acabándola en el puente de la Merced para que no fueran a votar los “malos catalanes” que quieren seguir siendo, además, españoles y europeos.

El tercer batacazo de Mas, que van tres en los que ha pasado de los 51 diputados de su partido a los 30 de que dispone ahora, lo ha colocado a él, a su formación política y a todo ese estrato que fue mayoritario de la sociedad catalana ya no solo como subordinados a ERC sino como oferentes y mendicantes ante una formación que a su votantes, lo menos que les pone, es los pelos de punta. A sus votantes y a todos quienes no comparten sus recetas, que no ocultan y que vienen a ser un mix entre el chavismo y el régimen albanés comunista.

Si Europa había dicho por activa y por pasiva, aunque no quisieran oírlo, a viva voz y por escrito, lo que les parecía el invento independentista y la puerta que ellos mismos se daban de salida, imagínese cualquiera el alborozo de Bruselas y del mundo entero, en su vertiente democrática, desarrollada o simplemente sensata, con la CUP dirigiendo el Prucés, la procesión, vamos. Con ello, cualquier ribete de moderación, de europeismo, de normalidad queda ya no arramblada sino se que ha ido por la torrontera como esos coches arrastrados por la avenida cuando llega la gota fría.

Porque el problema en que se han metido los separatistas ha derivado de su obsesión y apuesta única. Todo a la independencia. Un potaje de todos juntos y revueltos con un único objetivo. Y van y fracasan. Porque para la mayoría en escaños se quedan colgados de la CUP y a la absoluta en votos emitidos no llegan. Un 47 por ciento fatídico que sobre el censo se queda en un 35 por ciento. Y hasta los de la CUP, que son muy revolucionarios pero algo más precisos con las Matemáticas, dicen que eso no llega a la mitad siquiera.

Ahora ese potaje es una olla hirviendo y me malicio que no tardará en devenir en “olla podrida”, en la que algunos habrán de empezar a buscar alguna salida antes de que estalle y lleguen los cachos a todas sus supuestas fronteras. Todo es un revolutum de cuestiones enfrentadas donde los intereses de cada cual se disparan.

El primero, ese de Arturo, cuyo pellejo presidencial peligra. Pero todo lo demás es aún peor. ¿Proclaman mañana la Republica Soviética y Libertaria de los Países Catalanes? ¿Acuñan moneda propia? ¿Se alían con Putin?

¿Qué parecen desvaríos lo que escribo? No. El desvarío es el suyo y cada vez más evidente. Y hoy a muchos catalanes les preocupa ya mucho. Incluso a una buena parte de los catalanes que el pasado día 27 votaron a Juntos por el Sí porque eran gentes de Convergencia, nacionalistas y hasta veían que se podía apretar con ese voto.

Lo lógico es que empiecen a estar asustados. Pero no de ese miedo que quieren inculcarles a España. Ni a delirantes invasiones ni a opresiones inventadas. El miedo de muchos catalanes es cada vez mayor a lo que dentro de Cataluña se ha incubado y les amenaza. El miedo de muchos catalanes no es a lo que diga o haga Madrid, ni a lo que haga Bruselas. El miedo de cada vez mayor y mayoritario número de catalanes es a lo que está pasando, a dónde les están llevando, los suyos y desde dentro. Y, visto lo visto, es para tenerlo.

ANTONIO PÉREZ HENARES

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTALBÁN DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos