:::: MENU ::::
DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Comentarios [Pepe Molina]. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comentarios [Pepe Molina]. Mostrar todas las entradas
  • 6.11.13
“Bruselas mejora las previsiones económicas para España”. Con este titular abría ayer un artículo El País sobre las previsiones de Bruselas en cuanto al crecimiento en España. Y, al leerlo, me asaltó inmediatamente una pregunta: ¿a quién se le imputara la deuda del rescate a la banca? Lo más probable es que se contabilice cuando gobierne la izquierda, para volver a mentirnos diciendo que la derecha gestiona muy bien, y que la izquierda lo hace muy mal.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Pero el problema de la hipocresía de Bruselas y de la derecha, española y europea –puesto que debemos darnos cuenta de que, al margen de la "curiosidad" francesa, quien gobierna en Europa es la derecha- es que los ciudadanos nos creemos lo que nos dicen y no vamos más allá de lo que se nos muestra en la televisión o lo que reiteradamente dicen los portavoces de la derecha de aquí y de allí.

La verdad es que en España seguimos yendo mal, aunque sí es cierto que vamos menos mal que la tendencia que apuntaban los últimos datos. Pero ese “menos mal” no se debe a ninguna acción del Gobierno que se ha dedicado a apuntalar a sus "colegas", sino a que ya no podemos ir peor, aunque nos gobierne Rajoy.

No obstante, de seguir con estas políticas neoliberales de derecha, estamos abocados a un país lleno de pobres, aunque, eso sí, con unas grandes empresas boyantes y unos empresarios –que recientemente daban pena en todos los sentidos-, triunfadores en un país de sueldos bajos y derechos ciudadanos aniquilados.

PEPE MOLINA
Si lo desea, puede compartir este contenido:
  • 13.10.12
El ministro de Economía, Luis de Guindos, atribuye el deterioro de las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) –que hace unos días aventuraba que el Producto Interior Bruto (PIB) español bajaría un 1,3 por ciento durante el próximo año 2013- a "factores externos".

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Por supuesto, si estuviéramos solos en este mundo y solo existiese una moneda, y un solo Gobierno, no existirían esos "factores externos" a los que se refiere el ministro, pero… ¿qué quiere decir el ministro con esto? ¿Es que quizá la economía no ha dependido siempre de factores externos? ¿O de factores ambientales? ¿O del entorno? ¿O es que acaso quiere derivar su responsabilidad a otros y es incapaz de reconocer su desacierto en la política económica o su falta de competencia al respecto?

A nadie hay que explicarle que si los demás crecen, nosotros creceremos; y que si los demás tienen dificultades, es insostenible una línea de bonanza constante. Pero, dicho esto, también debería saber el ministro que si no remamos, el barco no se moverá cuando cese el viento. Y a todos nos da la impresión de que este Gobierno y este ministro están echando el ancla e inmovilizando los remos en una situación económica de “calma chicha”, hablando en términos marineros.

En cualquier caso, el ministro ya estaría más que amortizado si no fuese porque la perversidad de esta crisis no permite añadir otra “crisis política”. No obstante, da la impresión, cada vez de manera más tozuda, de que este Gobierno –con su ministro de Economía a la cabeza- no saben dónde llevarnos, ni cómo. Y lo peor es que nos confunden a todos: técnicos, pueblo llano, socios e inversionistas.

Por poner un ejemplo: ¿cómo se le ocurre decir que el “banco malo” –negado hasta la saciedad por el Gobierno- va a hacer que baje la vivienda? ¿Se han vuelto todos locos? ¿Quiere decir el ministro que cuando por fin parece que se organiza un desastre –el inmobiliario- y se pone orden –con diez años de amortización para los tóxicos- van a bajar las viviendas? Entonces, ¿para qué han hecho el banco malo? ¿Para que baje aún más la vivienda? ¿No sabe el ministro que cuanto más baje la vivienda, menos tendremos todos y menos valdrá el país?

Cualquiera diría que el ministro no sabe lo que dice. Me refiero a que el ministro de Economía no da la impresión de que sepa de economía. Y eso, en la situación en la que estamos, no es grave: es catastrófico. O por lo menos no lo cuenta, o nos cuenta milongas. Y eso tampoco lo merecemos los ciudadanos.

Los ciudadanos, en nuestra tolerancia infinita, seguimos mostrando signos de sometimiento cada vez que hacen una afirmación gratuita, y somos respetuosos y complacientes. Pero es que además, recientemente, también ha asegurado el señor De Guindos que lo del "banco malo" es, además, para que "fluya el crédito".

Por favor, que todo un ministro de Economía sostenga un argumento y el contrario a la vez, tal y como está demostrando en lo del “banco malo”, es cuando menos atentar contra nuestra última pizca de inteligencia.

PEPE MOLINA
  • 26.9.12
Hemos adoptado el euro de forma admirable. Aunque yo, al menos, tengo que admitir que a veces debo echar mano de la calculadora y de un grado de atención especial para asimilar ciertas cifras en euros, especialmente cuando pasan de tres dígitos. Eso me lleva ocurriendo con el caso del tristemente famoso rescate de la banca y, especialmente, cuando se dan cifras que tienen que ver con Bankia.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Todos sabemos que debemos rescatar a la banca. Y todos sabemos que, debido a “situaciones del mercado adversas”, algunos bancos –y aquí englobo a cajas y bancos- van a necesitar que el Estado las rescate, con dinero nuestro o prestado, y que, en este caso, nos lo va a prestar un “mecanismo europeo” pero que, a la postre, es dinero publico: dinero de todos.

Hasta ahí todo parece natural y, hasta cierto punto, entendible. A todos se nos fue un poco la cabeza con el boom inmobiliario y, claro, a los bancos también les pasó algo parecido. Con todo, hubo un tiempo, no muy lejano, en que presumíamos que los bancos los dirigían "gente sensata y muy preparada".

Por ir concretando: ¿cuánto creen que va a necesitar Bankia? Según la consultora Oliver Wyman –que a unos les gustará más y a otros menos, pero que cuando todas las instancias aceptan sus informes algún voto de confianza tendremos que darles-, Bankia va a necesitar 26.000 millones de euros. A estos hay que sumarles otros 4.500 que ya se les dio anteriormente, lo que, sumado, hará un total de 30.500 millones de euros.

Por cuestiones de “criterio”, los expertos están discutiendo si esa cifra será de 6.000 millones menos pero, independientemente de la decisión final, podemos considerar un total de 30.500 millones de euros, tal y como han confirmado los expertos contratados para cerrar la auditoría.

¿Y cuánto son, exactamente, 30.500 millones de euros? Voy a darles alguna idea, para que vean a cuánto ascienden “las situaciones de mercado adversas” con las que aparentemente se encontró Bankia.

El presupuesto global anual de toda la comunidad autónoma andaluza –y ahí se incluyen todos los gastos, de los que los más importantes son Educación y Seguridad Social- asciende a 32.000 millones de euros. Es decir, Bankia tiene un agujero que ellos definen como “para afrontar un escenario económico adverso” de prácticamente el mismo importe que el presupuesto anual andaluz. Seguramente, aprovechando este ejemplo, habrá quienes ahora aprovechen para debatir sobre si es excesivo o no el presupuesto de la Junta.

Bien, voy a darles otro dato: 30.500 millones de euros equivalen a casi 45 millones de salarios mínimos mensuales. ¡45 millones! O, lo que es lo mismo, equivale a más de 3,7 millones de puestos de trabajo durante un año completo. ¡Casi cuatro millones de puestos de trabajo durante todo un año!

Y voy a darles otra cifra: ¿se acuerdan ustedes de las pesetas? ¿Y se acuerdan de que, en ocasiones, se hablaba de unas cifras astronómicas que se decían en billones, con "b"? Pues bien, 30.500 millones de euros son más de 5 billones de las antiguas pesetas. Cinco billones de pesetas. Con "b".

Con estas cifras encima de la mesa, ¿no creen ustedes que no es suficiente con llevar a efecto el rescate sino que, además, es absolutamente imprescindible que se investigue a fondo cómo se utilizó el dinero en Bankia?

PEPE MOLINA
  • 1.8.12
He llegado a la conclusión de que para hacer un análisis desapasionado y objetivo de nuestro Gobierno, deberíamos dejar a un lado la crisis económica. Es tan grande, tan imprevista, tan generalizada y cuenta con tantas aristas, opiniones y juicios de tantos y tantos expertos que opinan en un sentido y en el contrario, en el minuto anterior y en el siguiente, que cualquier análisis del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy carecería de valor. Por lo tanto, lo que me propongo es analizar a este Gobierno obviando ese macroproblema.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Asuntos Exteriores: el señor García Margallo comenzó haciéndole guiños a Argentina, y alardeando de "patriotismo peñonero", intentando darle lecciones de “descolonialismo” a Gran Bretaña que, a la postre, se tuvo que merendar, sin pan y sin agua.

Lo último ha sido la insuficientemente explicada repatriación de los cooperantes españoles de Tinduf. De todas formas, para sonrojarse con nuestro ministro de Exteriores solo hace falta dar un repaso a sus actuaciones.

Educacion: el ministro de Educación centró su acción en la reforma de la asignatura Educación para la Ciudadanía. Sencillamente, es de pena que la formación de nuestros jóvenes dependa de la capacidad de persuasión de una doctrina religiosa y que nuestros responsables políticos no tengan ni la capacidad ni la intención de liberarse del yugo religioso estando ya en el siglo XXI. Y no estamos hablando de analfabetos, sino de gente que se supone magníficamente preparada.

Sanidad: su obsesión fue paralizar iniciativas autonómicas e implantar el copago. Es una verdadera obsesión del partido que sustenta al Gobierno erradicar cualquier atisbo de gratuidad, aunque ello se haya pagado previamente, o aunque esa gratuidad sea un elemento fundamental en los principios más básicos de justicia social.

Lo último ha sido pregonar el hallazgo del siglo: “existen 150.000 tarjetas de la Seguridad Social en vigor de personas ya fallecidas”, es decir el 0,35 por ciento de la población española. En España mueren al año alrededor de 400.000 personas, con lo que esa cifra de “fraude” podría equivaler a los fallecidos en unos cinco meses que, quizá, todavía no se han actualizado.

Hacienda: cuando más confianza necesita el país, “donde dije digo, digo Diego”. Solo pedimos seguridad. Si no sabe, calle; y si no sabe qué va a ocurrir diga "no lo sé". A veces, oyendo a alguien, da la impresión de que cierta “seguridad” no es más que insolencia.

Economía: el caso más grave y evidente de la crisis económica ha sido el de Bankia. Pues bien, todos sabemos que el Gobierno solo no puede solucionarlo. También estaríamos dispuestos a admitir que los ciudadanos somos los responsables con nuestros fastuosos gastos... Pero, ¡por dios, ministro! no encienda la mecha con la traumática dimisión en pleno vendaval. Necesitamos cerebro, no vísceras.

Agricultura y Medio Ambiente: se ha ocupado en hacer una Ley de Costas a medida: a medida de determinados intereses, no de los del país.

Vicepresidencia del Gobierno: su misión ha sido prácticamente la de recordarnos lo malos que hemos sido con nuestros inmerecidos dispendios e iluminarnos los caminos del purgatorio. Una luz de moral ahorradora.

Justicia: he preferido dejarlo para el final. Nos pretende aportar una reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que se ha hecho con el tiempo inoperante, debido en gran parte a la politización que del mismo ha venido haciendo el PP desde que tenemos la democracia en España.

Y ahora, pretende ungirse en redentor y obligar al país a pasar por su propia concepción de la Ley de Interrupción Voluntario del Embarazo. Y me pregunto: este ministro ¿está endiosado?, ¿Fanatizado? ¿O se trata de un fundamentalista católico?

No sabría qué responder. Lo que sí parece es que expertos ya le han indicado que su propuesta no parece ni siquiera contar con una mínima caridad humana, y parece partir de creencias personales, o sugeridas por la Iglesia Católica, en un país que el señor Gallardón no debe olvidar que se declaró aconfensional.

Presidencia del Gobierno: nos prometió seguridad; nos prometió ganar prestigio; nos prometió arreglar los problemas del país e, insisto, dejando a un lado la crisis económica, ¿qué problemas del país ha arreglado?

El anterior análisis son solo pinceladas, no un repaso riguroso de la gestión de los ministerios del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Aunque estoy convencido de que si lo hiciéramos más pormenorizado, saldrían mucho peor parados. Por lo tanto, si intentamos separar el grano de la paja en la gestión de este Gobierno, lamentablemente da la impresión de que solo encontraríamos paja.

No obstante, esta situación de ineficacia y atrincheramiento no es lo verdaderamente preocupante. Lo grave es que el Ejecutivo parece haber cogido la crisis como coartada y la imposibilidad de hacer una autocrítica real de su gestión lo convierte en incapaz de llevar a cabo una política acertada en cualquier asunto.

PEPE MOLINA

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTALBÁN DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - MONTALBÁN DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

ECOEMBES

FIRMAS
Montalbán Digital te escucha Escríbenos